Et­cé­te­ra

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS -

RE­CIEN­TE­MEN­TE, EL SE­NA­DOR DE ES­TA PRO­VIN­CIA, Ama­ble Aristy, es­tu­vo en La Re­vuel­ta de la Ma­ña­na, don­de al pre­gun­tár­se­le so­bre su va­lo­ra­ción acer­ca de la ges­tión de Ma­no­li­to, pre­fi­rió man­te­ner­se en si­len­cio y no dar nin­gún ti­po de opi­nión al res­pec­to.

MA­NO­LI­TO TAM­BIÉN ES­TU­VO EN ES­TE MIS­MO ES­CE­NA­RIO y al ser con­sul­ta­do so­bre la va­lo­ra­ción de Aristy co­mo se­na­dor, di­jo que a él no le co­rres­pon­día opi­nar y que es el pue­blo que de­be ex­pre­sar­se. Es­tos dos po­lí­ti­cos al pa­re­cer son co­mo el agua y el acei­te. Al me­nos eso es lo que pa­re­ce in­di­car su ac­ti­tud.

PUES EL PRO­PIO MA­NO­LI­TO DE­JÓ ENTREVER SUS AS­PI­RA­CIO­NES a un car­go más al­to que el de di­rec­tor mu­ni­ci­pal, y no di­jo ni sí ni no a sus po­si­bi­li­da­des de can­di­da­tear­se a la Al­cal­día de Hi­güey. El hom­bre ha he­cho mu­cha pre­sen­cia en es­ta ciu­dad en los úl­ti­mos días. Juuuu, hay que ha­cer­le se­gui­mien­to a es­te fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal.

POR CIER­TO, CO­MO QUE LOS VO­CA­LES DE VERÓN-PUN­TA CANA es­tán reac­cio­nan­do an­te lo que ellos mis­mos han de­nun­cia­do co­mo una ne­ga­ti­va del di­rec­tor mu­ni­ci­pal de su­mi­nis­trar los do­cu­men­tos de in­for­ma­cio­nes so­bre pre­su­pues­to y ges­tión que es­tos le so­li­ci­tan.

A LA JUN­TA DE VO­CA­LES LE CO­RRES­PON­DE EJER­CER la con­tra­lo­ría y con con­tun­den­cia, pues así se lo or­de­na la ley. No es ho­ra de dor­mir­se, sino de em­pe­zar a res­pe­tar la ley. En­ton­ces de­ben uti­li­zar los me­ca­nis­mos que la pro­pia ley les con­fie­re pa­ra exi­gir cuen­tas al di­rec­tor mu­ni­ci­pal. Más ac­ción y me­nos bu­lla me­diá­ti­ca, se­ño­res vo­ca­les.

LA JUN­TA MU­NI­CI­PAL ES­CU­CHÓ EL RE­CLA­MO DE LA GEN­TE, pu­so su oí­do en el pue­blo, y dio ini­cio a la re­pa­ra­ción de im­bor­na­les y al­can­ta­ri­llas de las prin­ci­pa­les vías de es­te pue­blo. Qué bueno que así sea, por­que siem­pre que llue­ve las ca­lles de es­ta lo­ca­li­dad se con­vier­ten en ver­da­de­ros ríos.

Y CE­RRA­RON VA­RIAS MI­NAS QUE OPE­RA­BAN SIN PER­MI­SOS. Lo que mu­chos pre­gun­tan aho­ra es ¿dón­de es­ta­ba Me­dio Am­bien­te que lo per­mi­tió du­ran­te tan­to tiem­po?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.