Mer­ca­do al­ter­na­ti­vo en Verón-pun­ta Cana

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­TO­NIO CORCINO / an­cor­cino@gmail.com

Co­mo el tu­ris­mo su­pera el cre­ci­mien­to de los de­más sec­to­res de la eco­no­mía na­cio­nal, ma­ni­fes­ta­do por su di­na­mis­mo, con una par­ti­ci­pa­ción del PIB en un 4%, lo que da opor­tu­ni­dad pa­ra que sub­sis­ta fe­nó­meno co­mo el mer­ca­do al­ter­na­ti­vo o la pi­ra­te­ría, que di­na­mi­ta la con­fian­za en los mer­ca­dos emi­si­vos.

En mun­do de li­bre mer­ca­do y de li­bre com­pe­ten­cia, los que vi­si­tan al Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Verón-pun­ta Cana co­mo des­tino tu­rís­ti­co, go­zan de pleno de­re­cho de ad­qui­rir bie­nes y ser­vi­cios que se ofre­cen el mer­ca­do, la op­ción de com­prar­los ba­ra­tos y de ca­li­dad, ob­te­nien­do de ese mo­do, los mis­mos re­sul­ta­dos que sí los ad­quie­ren en cual­quier mer­ca­do, que ga­ran­ti­cen sus com­pras, co­mo los son ofre­ci­dos por los re­pre­sen­tan­tes de ope­ra­do­res de tours o los que se ex­hi­ben en las tien­das o gifts shops cer­ti­fi­ca­dos y le­gal­men­te cons­ti­tui­dos, y así se po­drían evi­tar in­con­for­mi­da­des y ce­rrar el círcu­lo vi­cio­so que re­pre­sen­ta es­ta prác­ti­ca.

Por el desem­pe­ño al­can­za­do por el tu­ris­mo en la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na, el ejer­ci­cio de la pi­ra­te­ría o mer­ca­do al­ter­na­ti­vo po­dría po­ner en pe­li­gro su es­ta­bi­li­dad, ya que lo que se les ofre­ce a los tu­ris­tas en es­tos mer­ca­dos in­for­ma­les, son pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos o ex­cur­sio­nes que aten­tan con la sa­lud y se­gu­ri­dad, cu­ya prác­ti­ca que per­ju­di­ca a las em­pre­sas, al em­pleo y al fis­co, que se tra­du­ce en pér­di­da mi­llo­na­ria. Los pre­cios y las ca­de­nas de co­mer­cia­li­za­ción de es­tos pro­duc­tos y ser­vi­cios, son es­ta­ble­ci­dos por in­di­vi­duos sin es­crú­pu­los, que lo que bus­can es ga­nar di­ne­ro de cual­quier mo­do y sin con­trol; que ex­po­nen la cre­di­bi­li­dad de la na­ción.

Pa­ra ga­ran­ti­zar de­re­chos y cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co, es ne­ce­sa­rio lu­char con­tra la pi­ra­te­ría y asu­mir ac­cio­nes que neu­tra­li­cen su di­ná­mi­ca, co­mo cons­ti­tuir un nú­cleo an­ti­pi­ra­te­rías in­te­gra­do por re­pre­sen­tan­tes de ca­da or­ga­nis­mo del Es­ta­do, pro­tec­ción al con­su­mi­dor y pro­vee­do­res de mer­can­cías y ser­vi­cios tu­rís­ti­cos, pa­ra que in­ter­cam­bien in­for­ma­cio­nes, den se­gui­mien­to, y even­tual­men­te com­ba­tir esa prác­ti­ca, y que la so­lo ve­mos sus reac­cio­nes en tem­po­ra­da ba­ja, por el con­tra­rio es­tas ac­cio­nes de­ben ser siem­pre y en to­dos los ám­bi­tos. Por su im­pac­to ne­ga­ti­vo, to­dos de­be­mos afron­tar­la, y en tal sen­ti­do los pro­vee­do­res de ex­cur­sio­nes tie­nen que ha­cer lo pro­pio, y no acep­tar clien­tes di­rec­tos y las tien­das so­lo ven­der pro­duc­tos le­gí­ti­mos.

En tan­to, es de­ber de los or­ga­nis­mos del Es­ta­do vi­gi­lar y con­tro­lar el desa­rro­llo sano de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca, sal­va­guar­dar a los tu­ris­tas, aus­pi­ciar bue­nas prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les y evi­tar que per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas pon­gan en ries­go la ima­gen del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.