A ex­cep­ción de Ma­cao, las pla­yas pú­bli­cas de Verón-pun­ta Cana no cuen­tan con sal­va­vi­das

BavaroNews - - IMPACTOS - Gé­ne­sis Pa­che gpa­che@edi­to­ra­ba­va­ro.com

De to­das las pla­yas a las que tie­ne ac­ce­so el pú­bli­co lo­cal, so­lo la de Ma­cao cuen­ta con sal­va­vi­das, y des­pués el res­to per­ma­ne­ce sin los tan ne­ce­sa­rios res­ca­tis­tas. Y pa­ra col­mo, tam­po­co exis­ten pla­nes de con­tra­tar­los.

Las pla­yas abier­tas al pú­bli­co ubi­ca­das en Ca­be­za de To­ro, El Cor­te­ci­to, Los Co­ra­les, Jelly fish, Bi­bi­ja­gua, Are­na Gor­da y Uve­ro Al­to no cuen­tan con sal­va­vi­das, pe­ro en sus aguas se ba­ñan cien­tos de per­so­nas dia­ria­men­te.

So­lo los ho­te­les de la zo­na cuen­tan con es­te ser­vi­cio bá­si­co den­tro de su per­so­nal, mis­mos que tra­ba­jan en la pla­ya cir­cun­dan­te a la edi­fi­ca­ción ho­te­le­ra don­de de­ven­gan su sa­la­rio. Es­tos res­ca­tis­tas so­lo es­tán dis­po­ni­bles pa­ra los clien­tes del ho­tel en cues­tión, y su ran­go de ac­ción no lle­ga has­ta los ba­ñis­tas de las “pla­yas pú­bli­cas”.

Per­so­nas que ha­cen vi­da al­re­de­dor de las dis­tin­tas pla­yas de Verón-pun­ta Cana re­fie­ren que so­lo en épo­ca de Se­ma­na San­ta es que se co­lo­can res­ca­tis­tas en es­tos lu­ga­res. Se­ña­la­ron que to­do el res­to del año es­tas cos­tas per­ma­ne­cen sin vi­gi­lan­cia de un per­so­nal de­bi­da­men­te en­tre­na­do en res­ca­te, y que an­te cual­quier even­tua­li­dad los ven­de­do­res y quie­nes es­tén en ese mo­men­to son los que de­ben so­co­rrer a quie­nes se es­tén aho­gan­do.

Fe­li­pe Gar­cía Fe­rrei­ra, vo­ce­ro de la Aso­cia­ción de Ven­de­do­res de la Pla­ya del Cor­te­ci­to (Ave­pac), di­jo que en esa pla­ya nun­ca han te­ni­do res­ca­tis­tas. “Yo no los he vis­to. En 20 y pi­co de años que ten­go aquí, nun­ca he vis­to sal­va­vi­das en es­ta zo­na”, ase­gu­ró Gar­cía.

Se­ña­ló que cuan­do hay emer­gen­cias los ven­de­do­res son los que so­co­rren a los ba­ñis­tas. En la ac­tua­li­dad, so­lo la pla­ya de Ma­cao cuen­ta con un per­so­nal pa­ra es­tas la­bo­res. Y pe­se a que ha­ce po­co fuer can­ce­la­da la mi­tad de los que la­bo­ra­ban allí, aún per­ma­ne­cen con­tra­ta­dos unos ocho, ade­más de un su­per­vi­sor.

Los sal­va­vi­das de la pla­ya Ma­cao son pa­ga­dos por la Jun­ta Mu­ni­ci­pal Verón-pun­ta Cana. Es­tos de­ven­gan un sa­la­rio de 9,000 pe­sos men­sua­les. En su mo­men­to, el di­rec­tor de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal Verón-pun­ta Cana, Ra­món An­to­nio Ra­mí­rez, ex­pli­có que ha­bían pres­cin­di­do de al­gu­nos de es­tos tra­ba­ja­do­res por­que es­tos no se pre­sen­ta­ban a sus pues­tos.

Tam­bién ma­ni­fes­tó que es­ta ins­ti­tu­ción ha­bía es­ta­do pa­gan­do esos sa­la­rios pe­ro que esas no eran sus fun­cio­nes. Ra­mí­rez ha­bló de un acuer­do al que ha­bía arri­ba­do la Jun­ta, el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo (Mi­tur), el Cuer­po Es­pe­cia­li­za­do en Se­gu­ri­dad Tu­rís­ti­ca (Ces­tur) y las em­pre­sas de ex­cur­sio­nes que lle­van sus clien­tes a Ma­cao, de que los sa­la­rios se­rian pa­ga­dos en­tre to­dos, pe­ro que al fin de cuen­tas era la Jun­ta la que ha­bía te­ni­do que asu­mir­los.

El di­rec­tor dis­tri­tal di­jo que el pa­go de es­tos res­ca­tis­tas no es al­go que le co­rres­pon­de a las al­cal­días. Pre­ci­só que no hay pla­yas en el país en las que los ayun­ta­mien­tos los pa­guen, que eso so­lo ocu­rre en Verón-pun­ta Cana.

A prin­ci­pios de año, la Cá­ma­ra de Dipu­tados apro­bó en pri­me­ra lec­tu­ra el pro­yec­to de ley que ha­ce obli­ga­to­rio el ser­vi­cio de sal­va­vi­das y la ins­ta­la­ción de to­rres de vi­gi­lan­cia en bal­nea­rios pú­bli­cos y pri­va­dos.

Es­ta es una ini­cia­ti­va de la dipu­tada Ma­ría (Cleo) Sán­chez. En el pro­yec­to de ley se es­ta­ble­ce que el pa­go co­rres­pon­dien­te a los ser­vi­cios, así co­mo la ins­ta­la­ción de las to­rres de vi­gi­lan­cia, es­ta­rán a car­go de los ayun­ta­mien­tos, y en los lu­ga­res pri­va­dos, es res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­pie­ta­rios de los mis­mos.

MI­NIS­TE­RIO DE TU­RIS­MO

El vi­ce­mi­nis­tro de Tu­ris­mo, Mai­re­ní Cas­ti­llo, ex­pu­so que ha­ce un tiem­po el Mi­tur jun­to a otras ins­ti­tu­cio­nes for­mó el Pa­tro­na­to de la pla­ya Ma­cao, que se­gún su opi­nión ha da­do re­sul­ta­dos, por­que no se han te­ni­do ca­sos que la­men­tar.

Se re­cuer­da que ha­ce po­co más de un mes fa­lle­ció un ba­ñis­ta aho­ga­do en la pla­ya Ma­cao, lue­go de que los res­ca­tis­tas en­tra­ran al agua a sal­var a cua­tro per­so­nas que se en­con­tra­ban en pe­li­gro.

Cas­ti­llo re­cor­dó que en el mo­men­to de for­mar el pa­tro­na­to lle­ga­ron a un acuer­do con la Jun­ta Dis­tri­tal pa­ra que ellos asu­mie­ran los sa­la­rios con los im­pues­tos que pa­ga­ban los em­pre­sa­rios del sec­tor. Se­gún in­di­có el vi­ce­mi­nis­tro de Tu­ris­mo, los em­pre­sa­rios pa­ga­rían a la Jun­ta Mu­ni­ci­pal, y es­ta a su vez le pa­ga­ría los sa­la­rios. “No co­no­ce­mos la ra­zón por la que fue­ron re­du­ci­dos los sal­va­vi­das”, di­jo Cas­ti­llo.

Opi­nó que de­be­ría ser Tu­ris­mo quien pa­gue las per­so­nas que tra­ba­jen en las de­más pla­yas, pe­ro que en aquel mo­men­to se de­ci­dió que fue­ra la Jun­ta Mu­ni­ci­pal, por la ne­ce­si­dad que ha­bía en Ma­cao.

El vi­ce­mi­nis­tro re­co­no­ció que las de­más pla­yas ne­ce­si­tan de sal­va­vi­das y de to­rres de vi­gi­lan­cia pa­ra pre­ser­var la vi­da de los ba­ñis­tas. Di­jo que han es­ta­do ana­li­zan­do y es­tu­dian­do jun­to a otras ins­ti­tu­cio­nes es­ta si­tua­ción.

VI­DA DE UN SAL­VA­VI­DAS

Los ac­tua­les sal­va­vi­das que tra­ba­jan en la pla­ya Ma­cao son hom­bres de es­ta mis­ma co­mu­ni­dad, que en su mo­men­to fue­ron en­tre­na­dos por la Em­ba­ja­da de Ca­na­dá. Los pues­tos de tra­ba­jo de es­tos res­ca­tis­tas son unas cua­tro to­rres de vi­gi­lan­cia cons­trui­das a la ori­lla de la pla­ya.

La pla­ya de Ma­cao ha si­do co­no­ci­da na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal­men­te por su fuer­te olea­je, lo que per­mi­te que fun­cio­ne co­mo un lu­gar ideal pa­ra la prác­ti­ca de surf. In­clu­so, allí hay una es­cue­la pa­ra ello, pe­ro es­ta mis­ma si­tua­ción ha­ce que sea un do­lor de ca­be­za pa­ra los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad, pues­to que a dia­rio hay per­so­nas pro­pen­sas a aho­gar­se por la pe­li­gro­si­dad del bal­nea­rio.

Los ocho sal­va­vi­das que la­bo­ran en es­ta pla­ya de­ven­gan un sa­la­rio de 9,000 pe­sos que son pa­ga­dos por la Jun­ta Mu­ni­ci­pal Verón-pun­ta Cana. Es­te suel­do, se­gún cuen­ta Jo­sé An­to­nio de León, uno de los que tra­ba­ja en Ma­cao, no les al­can­za pa­ra na­da.

De León tie­ne más de tres años ejer­cien­do es­te ofi­cio. Apar­te del sa- la­rio di­ce que tie­nen un se­gu­ro mé­di­co y la fa­ci­li­dad de tra­ba­jar en la es­cue­la de surf que hay en esa mis­ma pla­ya. Es­te jo­ven co­men­tó que cuan­do el mar es­tá em­bra­ve­ci­do tie­ne mu­cho tra­ba­jo, lle­gan­do a te­ner que ha­cer has­ta 20 res­ca­tes en un so­lo turno, ya sea el de la ma­ña­na o el de la tar­de.

De León apun­ta que “mu­chas ve­ces se es­tá aho­gan­do una per­so­na y los com­pa­ñe­ros con que an­dan se ti­ran a ayu­dar­lo, y al no sa­ber na­dar te­ne­mos que acu­dir no­so­tros al re­ca­te”.

Je­sús Fran­cis­co Viz­caíno, un sal­va­vi­das de la pla­ya Ma­cao y quien pron­ta­men­te se­rá pa­dre, co­men­tó que el sa­la­rio que per­ci­be no es­tá muy bueno. Es­tos res­ca­tis­tas co­men­tan que otros com­pa­ñe­ros que se han ido a ejer­cer el mis­mo ofi­cio en los ho­te­les co­bran has­ta 18 mil pe­sos.

Los sal­va­vi­das de Ma­cao tra­ba­jan con cier­tas pre­ca­rie­da­des, pues­to que no cuen­tan con uni­for­mes ni los uten­si­lios ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer los res­ca­tes. Las úni­cas he­rra­mien­tas que tie­nen son dos torpe­dos.

La pla­ya de Ma­cao es la úni­ca que cuen­ta con sal­va­vi­das.

Mai­re­ní Cas­ti­llo.

Ra­món An­to­nio Ra­mí­rez (Ma­no­li­to), di­rec­tor mu­ni­ci­pal de Verón-pun­ta Cana.

Jo­sé An­to­nio de León, sal­va­vi­das de Ma­cao.

Je­sús Fran­cis­co Viz­caíno, sal­va­vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.