Sin egoís­mos ni or­gu­llo

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS -

enemi­go más des­truc­tor del hom­bre pue­de ser su “yo” mis­mo. Ten­de­mos a la in­ca­pa­ci­dad de so­lo sen­tir­nos ani­ma­dos cuan­do las co­sas mar­chan de acuer­do a nues­tros pla­nes, sino la frus­tra­ción y la de­s­es­pe­ran­za nos so­me­ten. Pe­ro aun­que es­tas emo­cio­nes ne­ga­ti­vas sur­jan de for­ma es­pon­tá­nea e ins­tin­ti­va, po­de­mos do­mi­nar­las sin per­mi­tir que nos fre­nen y nos des­alen­te­mos.

Ca­so con­tra­rio, nos de­sin­te­re­sa­mos por los de­más al ocu­par­nos ex­clu­si­va­men­te de nues­tra si­tua­ción par­ti­cu­lar, al mis­mo tiem­po, pre­ten­de­mos ocul­tar nues­tra frus­tra­ción con más­ca­ras que nos mues­tren ex­clu­si­vos, exi­to­sos. De­ja­mos de la­do la ayu­da y colaboración con nues­tros se­me­jan­tes, en el entendido de que ca­da quien es res­pon­sa­ble de sus asun­tos, y en esa mis­ma lí­nea so­mos in­ca­pa­ces de pe­dir­las. Así nos ais­la­mos en una ba­ta­lla par­ti­cu­lar que nos lle­va a ac­cio­nes has­ta de mal­dad, es­tas que so­lo des­en­ca­de­nan en re­mor­di­mien­tos y con­go­jas.

Ha­bría pre­fe­ri­do la sa­bi­du­ría de li­diar con­mi­go, ser aho­ra un mo­de­lo a mi lec­tor de los re­sul­ta­dos, sin em­bar­go, com­par­to con mu­chos las pe­sa­das ras­tras de ac­tuar an­te mis fra­ca­sos de for­ma egoís­ta y or­gu­llo­sa, ras­tros de per­so­nas he­ri­das, ren­co­res y odios, des­con­fian­za fren­te a lo que a mi con­cier­ne, y en­tre esa gen­te… yo mis­mo.

Gra­cias a Dios, no ha­ce mu­cho, des­cu­brí ca­pa­ci­da­des que ha­cen pre­va­le­cer al hom­bre sin re­cu­rrir al as­pec­to mal­va­do de su esen­cia: la com­pren­sión del bie­nes­tar otor­ga­do por el bien ha­cer, la aser­ti­vi­dad, coope­ra­ción y hu­mil­dad.

En­ten­der que la au­to-jus­ti­fi­ca­ción so­lo sir­ve pa­ra ali­men­tar la al­ta­ne­ría ca­ren­te de re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, fue una epi­fa­nía. A pe­sar de los des­poel jos ge­ne­ra­dos por la so­ber­bia, el ac­to de hu­mi­llar mi es­pí­ri­tu ha si­do un bál­sa­mo, un ener­gi­zan­te ba­sa­do en el amor que me lle­va a per­te­ne­cer, acla­ran­do mis fi­nes por en­ci­ma de in­tere­ses par­ti­cu­la­res, por tan­to, re­nue­va mi uti­li­dad y com­pro­mi­so de pre­va­le­cer.

En es­ta ac­ti­tud, las pér­di­das, re­cha­zos, fra­ca­sos, no son más que fe­nó­me­nos nor­ma­les del exis­tir, eta­pas de un pro­ce­so que ha­brán de ser su­pe­ra­das, opor­tu­ni­da­des pa­ra ali­men­tar la sa­bia ex­pe­rien­cia, ca­pa­ci­ta­ción a los ve­ni­de­ros en­fren­ta­mien­tos con el mal. En­tre las lí­neas del sa­ber, leí una vez: “El or­gu­llo del hom­bre lo hu­mi­lla­rá, pe­ro el de es­pí­ri­tu hu­mil­de ob­ten­drá ho­no­res” (Prov. 29, 23). Es­te ho­nor, no vie­ne des­de el ex­te­rior, se en­gen­dra des­de den­tro y se ex­te­rio­ri­za a tra­vés de la paz mos­tra­da en una son­ri­sa per­ma­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.