Exi­gir más al de­man­dan­te y me­nos a la de­man­da

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­TO­NIO COR­CINO / an­cor­cino@gmail.com

An­te po­si­bles de­man­dan­tes que bus­can com­pen­sa­cio­nes por denuncias fal­sas, por lle­nar ex­pec­ta­ti­vas, com­pro­me­ter la sa­lud y la se­gu­ri­dad, se re­quie­re la apli­ca­ción de la ley.

Al leer un no­ta de un por­tal de in­ter­net, en la que da­ba cuen­ta de que tri­bu­nal de Li­ver­pool con­de­nó a cua­tro miem­bros de una fa­mi­lia bri­tá­ni­ca con pe­nas de cár­cel co­mo con­se­cuen­cia de una de­man­da fal­sa con­tra un ope­ra­dor de tours, quie­nes du­ran­te su es­tan­cia en un ho­tel de Be­ni­dorm, con­tra­je­ron una in­to­xi­ca­ción y en au­dien­cia la ava­la­ron con diag­nós­ti­cos mé­di­cos, y lue­go de com­pro­bó la fal­se­dad por­que no se ori­gi­nó en el ho­tel, es­te he­cho ocu­rrió en el Reino Uni­do, el cual po­see un legislación que fre­na es­te ti­po de re­cla­ma­ción de sino es­tá bien sus­ten­ta­da, y que no es la pri­me­ra con­de­na si­mi­lar, pe­ro que pa­ra los fi­nes es con­si­de­ra­da un ca­so ejem­plar, en tan­to que el clien­te siem­pre tie­ne la ra­zón, pe­ro si pue­de lle­var­se a la ra­zón.

Las le­gis­la­cio­nes y el de­re­cho a la pro­tec­ción del con­su­mi­dor ins­tru­yen a co­mo ac­cio­nar cuan­do son vul­ne­ra­dos sus de­re­chos co­mo las obli­ga­cio­nes, con­sa­gra­dos en el Có­di­go Éti­co Mun­dial pa­ra el Tu­ris­mo, cu­yos prin­ci­pios orien­tan a los ac­to­res de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca, a ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios del sec­tor y mi­ni­mi­zar sus po­si­bles da­ños. El tu­ris­ta co­mo go­za por igual de su pro­tec­ción y al re­cla­mar su de­re­cho es­ta tie­ne que re­unir los re­qui­si­tos, for­mas y tiem­po pa­ra que sea no ile­gal e in­jus­ta an­te per­so­na, em­pre­sa o país, por aque­llo de que el tu­ris­ta no siem­pre tie­ne la ra­zón, ya que en oca­sio­nes las em­pre­sas pre­fie­ren un mal arre­glo que un buen plei­to.

Las de­man­das que su­fren ca­da día las em­pre­sas tu­rís­ti­cas en to­do el mun­do, en par­ti­cu­lar las que ofre­cen ser­vi­cios en la na­ción, con las que ha­cen clien­tes ex­tran­je­ros por cual­quier de­ta­lle, uti­li­zan­do los por­ta­les in­ter­net y las redes so­cia­les pa­ra re­cla­mar que, ge­ne­ral­men­te no tie­nen el de­bi­do me­ri­to que las sus­ten­ten, sino que cae el mal entendido y no en la vo­lun­tad de­li­be­ra­da de en­ga­ñar o po­ner en ries­go su sa­lud y se­gu­ri­dad. Aho­ra bien, así co­mo hay tu­ris­tas co­mo di­cha fa­mi­lia in­glés, tam­bién exis­ten per­so­nas y pro­vee­do­res mal in­ten­cio­na­dos, es la ley la que de­be de es­ta­ble­cer la ra­zón.

En tan­to que, la na­tu­ra­le­za hu­ma­na es la su­ma de to­das las co­sas, lo bueno y lo ma­lo, es im­por­tan­te exi­gir­le al de­man­dan­te y me­nos a la de­man­da, so­bre la ba­se de las evi­den­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.