…Y da­le con el trans­por­te

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - DA­RÍO YRIZARRY / dr_y­ri­zarry@hot­mail.com

A ve­ces cuan­do uno ac­túa co­mo ge­ne­ra­dor de opi­nio­nes y cuen­ta con los me­dios pa­ra di­vul­gar­las, ha­cién­do­le lle­gar denuncias a la po­bla­ción so­bre irre­gu­la­ri­da­des exis­ten­tes en al­gu­nos de­par­ta­men­tos de go­bierno, nos ti­pi­fi­can co­mo enemi­gos del sec­tor al que de­nun­cia­mos, ase­ve­ra­cio­nes que en ver­dad en lo que a mí res­pec­ta, me dan tres pi­tos y una flau­ta. Pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad ha to­ca­do mi puer­ta día tras día los 365 días del año por mu­chas dé­ca­das, mol­dean­do mi con­duc­ta cual al­fa­re­ro al ba­rro; y es­ta for­ma­ción que he­mos ad­qui­ri­do nos obli­ga a se­guir opi­nan­do so­bre al­gu­nos pro­ble­mas exis­ten­tes en nues­tra de­mar­ca­ción, aun­que es­tas pro­vo­quen al­gu­nas ron­chas.

He­mos si­do reite­ra­ti­vos con re­la­ción al des­or­den en el trans­por­te de la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia, pe­ro muy pun­tual so­bre el de nues­tra de­mar­ca­ción tu­rís­ti­ca, que en esa ma­te­ria es­ta­mos ex­hi­bien­do un atra­so no pro­pio del ni­vel y lau­ros que nos he­mos ga­na­do co­mo des­tino tu­rís­ti­co lí­der.

¿Se ha­ce tan di­fí­cil apli­car los co­rrec­ti­vos que la ley po­ne a dis­po­si­ción pa­ra hu­ma­ni­zar el trans­por­te de tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción en Ve­rón-bá­va­ro-pun­ta Ca­na? ¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra su apli­ca­ción? ¿Es­ta­mos es­pe­ran­do una ca­tás­tro­fe pa­ra co­rre­gir es­te des­or­den? Los “ope­ra­ti­vos”, mé­to­do ob­so­le­to a que nos tie­nen acos­tum­bra­do, es co­rrec­ti­vo en el mo­men­to pe­ro no re­suel­ve na­da de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

A pe­sar de que aquí te­ne­mos un vi­ce mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas, un ase­sor del Po­der Eje­cu­ti­vo en ma­te­ria de Trans­por­te que, a su vez, es em­pre­sa­rio del ra­mo, po­de­mos afir­mar que el trans­por­te nues­tro es uno de los peo­res del país.

Los ries­gos no cal­cu­la­dos en el trans­por­te de per­so­nal de la cons­truc­ción son tan ele­va­dos que asom­bra las es­ta­dís­ti­cas. Aquí las em­pre­sas cons­truc­to­ras co­mo Co­del­pa, que es una de las más re­le­van­tes y pro­li­fe­ra en ma­te­ria de cons­truc­ción de ho­te­les del área, ha­ce del trans­por­te una sel­va y nin­gu­na au­to­ri­dad com­pe­ten­te (in­clu­yen­do el In­trant) es ca­paz de po­ner­le la ta­pa al po­mo.

Es­ta em­pre­sa sub­con­tra­ta di­ver­sas cons­truc­to­ras, pe­ro no le exi­ge ni su­gie­re a los in­ge­nie­ros y maes­tros que se alían a ellos so­bre la ma­ne­ra dig­na y ade­cua­da de trans­por­tar sus tra­ba­ja­do­res, quie­nes tie­nen que so­por­tar un ha­ci­na­mien­to en ca­mio­nes sin la más mí­ni­ma pro­tec­ción, tal y co­mo se acos­tum­bra trans­por­tar los ani­ma­les en los campos do­mi­ni­ca­nos, po­nien­do en ries­go sus vi­das día tras día.

Es­ce­nas co­mo las que he si­do tes­ti­go de he­cho, aque­lla que un miem­bro de los Amet le le­van­ta una con­tra­ven­ción a un con­duc­tor que lle­va mon­ta­do de­trás en su vehícu­lo de car­ga una per­so­na, tal vez ha­cien­do un fa­vor a di­cho ciu­da­dano. Pe­ro a su vez la mis­ma tar­de del in­ci­den­te he­mos vis­to pa­sar ca­mio­nes re­ple­tos de es­tos tra­ba­ja­do­res por los fren­tes de los agen­tes y nun­ca han si­do de­te­ni­dos. ¡Nos en­co­men­da­mos a Dios!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.