Có­mo su­mar ais­la­mien­to en las pa­re­des

Pa­ra evi­tar que en­tre ai­re ca­lien­te a la ca­sa o re­cha­zar la ra­dia­ción so­lar, el pa­so del ca­lor se de­be li­mi­tar por el ti­po de ma­te­rial y su res­pec­ti­vo es­pe­sor.

Construir Rep. Dominicana - - PASO A PASO - Por: Lu­cía León, lu­cia.leon@gru­po­cer­ca.com Con in­for­ma­ción de: Aman­co / Me­xi­chem Gua­te­ma­la.

Una vez que la edi­fi­ca­ción es­tá cons­trui­da, es di­fí­cil pen­sar me­jo­rar la en­vol­ven­te de la es­truc­tu­ra sin in­cu­rrir en al­gún tra­ba­jo de cons­truc­ción pun­tual. En es­te ca­so, se pue­de re­cu­rrir a la téc­ni­ca del re­vo­que, que con­sis­te en ta­par vi­gas y la­dri­llos en una pa­red me­dian­te la apli­ca­ción de ca­pas de ma­te­ria­les.

Es­tos son los pa­sos pa­ra cum­plir con un di­se­ño ade­cua­do de la en­vol­ven­te: Se de­be es­ta­ble­cer cuál es la zo­na cli­má­ti­ca en la que es­ta­rá ubi­ca­do el pro­yec­to. De acuer­do con Aman­co / Me­xi­chem Gua­te­ma­la, es acon­se­ja­ble con­si­de­rar la nor­ma­ti­va vi­gen­te y, pe­se a que en es­te mo­men­to so­lo exis­te una nor­ma de ais­la­mien­to tér­mi­co en Cos­ta Ri­ca, la cual no tie­ne vi­gen­cia en el res­to de Cen­troa­mé­ri­ca, la nor­ma de re­fe­ren­cia a ni­vel in­dus­trial es la Ash­rae 90,1. Di­cha nor­ma­ti­va de­fi­ne los va­lo­res de resistencia tér­mi­ca en la en­vol­ven­te de­pen­dien­do de la zo­na cli­má­ti­ca en la que se en­cuen­tra el pro­yec­to. Eva­luar las di­fe­ren­tes for­mas de ais­la­ción dis­po­ni­bles, re­vi­sar la in­for­ma­ción téc­ni­ca del ma­te­rial de su elec­ción y de­ter­mi­nar, de acuer­do a ello, el es­pe­sor ade­cua­do. Es fun­da­men­tal ais­lar a los ni­ve­les re­co­men­da­dos. De­ter­mi­nar cuán­to es el va­lor de CDD (Día gra­do de en­fria­mien­to) y el HDD (Gra­do día de ca­le­fac­ción) pa­ra la zo­na cli­má­ti­ca es­ta­ble­ci­da. Es­ta­ble­cer el Va­lor U re­que­ri­do pa­ra te­cho, pa­re­des y pi­sos. (Es­te es el va­lor que de­be de es­tar nor­ma­li­za­do a ni­vel nacional). De­fi­nir el va­lor R ne­ce­sa­rio que de­be de te­ner el ais­la­mien­to se­gún la edi­fi­ca­ción pa­ra cum­plir con el va­lor U de la nor­ma. Es­to de­be­rá ha­cer­lo an­tes de es­co­ger un de­ter­mi­na­do ais­lan­te, ya que es­te va­lor de­pen­de­rá de del ti­po de ma­te­rial, su es­pe­sor y su den­si­dad. Mien­tras más al­to sea el “Va­lor R” de un ma­te­rial, más efec­ti­vo se­rá co­mo ais­lan­te. En pro­duc­tos de igual es­pe­sor, la ma­yor den­si­dad co­rres­pon­de­rá a un “Va­lor R” más al­to. Se­lec­cio­nar el pro­duc­to y el sis­te­ma de ins­ta­la­ción que cum­pla con el va­lor R es­ti­ma­do. Si las pa­re­des son de con­cre­to y el ni­vel de ra­dia­ción es muy al­to, se pue­de in­cor­po­rar un ais­la­mien­to re­flec­ti­vo del la­do in­terno de la pa­red, con una cá­ma­ra de ai­re que ten­ga distancia mí­ni­ma de 1” en­tre el con­cre­to y la ba­rre­ra ra­dian­te que se ins­ta­le. Es­ta cá­ma­ra re­flec­ti­va per­mi­ti­rá ge­ne­rar un va­lor de resistencia tér­mi­ca adi­cio­nal a la pa­red, per­mi­tien­do un me­nor pa­so de la ra­dia­ción den­tro del ho­gar. To­me en cuen­ta que nin­gu­na pin­tu­ra es ais­lan­te re­flec­ti­vo. Una pin­tu­ra no pue­de re­cha­zar más del 10% de los ra­yos so­la­res, por lo que el re­vo­que pue­de ser de cual­quier for­ma o co­lor. Las pin­tu­ras es­tas siem­pre lo­gra­rán ab­sor­ber la ra­dia­ción y trans­mi­tir­las a lo lar­go de las pa­re­des. Un me­nor flu­jo de ca­lor se pue­de tra­du­cir en re­cin­tos más fres­cos en el ca­so de una edi­fi­ca­ción pa­si­va y un me­jor apro­ve­cha­mien­to de la ener­gía en ca­so del uso de ai­res acon­di­cio­na­dos.

Pa­ra ais­lar des­de la ca­ra ex­ter­na del mu­ro, se pue­de op­tar por un pa­nel tér­mi­co que fun­cio­ne co­mo nue­va fa­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.