UR­BA­NIS­MO VER­DE, INS­PI­RA­DO EN AHO­RRAR

El di­se­ño de Vía del Cor­so, en El Sal­va­dor, se ins­pi­ró en la pla­ni­fi­ca­ción de so­cie­da­des an­ti­guas pa­ra apro­ve­char la luz y ven­ti­la­ción na­tu­ral pa­ra ga­ran­ti­zar efi­cien­cia y dis­mi­nuir cos­tos ener­gé­ti­cos.

Construir Rep. Dominicana - - SUMARIO - Por: Karina Ce­di­llos | karina.ce­di­llos@gru­po­cer­ca.com

El di­se­ño de Vía del Cor­so, en El Sal­va­dor, par­te de la pla­ni­fi­ca­ción de so­cie­da­des an­ti­guas pa­ra apro­ve­char la luz y ven­ti­la­ción na­tu­ral.

Ubi­ca­do so­bre el ki­ló­me­tro 16 ½ so­bre la ca­rre­te­ra hacia El Puer­to de la Li­ber­tad, en el mu­ni­ci­pio de Za­ra­go­za, se le­van­ta des­de el 2015 Vía el Cor­so, un am­bi­cio­so pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio desa­rro­lla­do por Tus­ca­nia.

Es­te na­ció con ba­se en un plan maes­tro am­bien­tal con el pro­pó­si­to de con­cep­tua­li­zar, eje­cu­tar y ope­rar un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio or­de­na­do a tra­vés del tiem­po, de ma­ne­ra que se man­tu­vie­ra la ar­mo­nía y si­ner­gia en­tre ca­da uno de sus pro­yec­tos ubi­ca­dos en Za­ra­go­za, de­par­ta­men­to de La Li­ber­tad.

Vía del Cor­so es­ta­rá for­ma­do por un con­glo­me­ra­do de ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas, re­si­den­cia­les, co­mer­cia­les, la­bo­ra­les y de­por­ti­vas, las cua­les con­for­man un es­pa­cio ur­bano mar­ca­do por las bon­da­des de es­te lu­gar: la na­tu­ra­le­za y el cli­ma.

De acuer­do al Arq. Giu­sep­pe An­ge­luc­ci, pre­si­den­te de Tus­ca­nia, es­tá di­ri­gi­do a per­so­nas y em­pre­sas que va­lo­ran la se- gu­ri­dad, la na­tu­ra­le­za, el desa­rro­llo cul­tu­ral y so­cial co­mo in­gre­dien­tes esen­cia­les pa­ra un me­jor es­tán­dar de vi­da.

En el área de­por­ti­va con­ta­rá una can­cha de quick ten­nis, la piaz­za cen­tra­le y can­chas de fut­bol sa­la, gim­na­sio, pad­del hoc­key y squash.

En el ám­bi­to cor­po­ra­ti­vo los nue­vos edi­fi­cios per­mi­tir n la con­cen­tra­ción de ofi­ci­nas a po­cos pa­sos de la zo­na re­si­den­cial, evi­tan­do el uso de au­to­mó­vi­les. En­tre las em­pre­sas que for­ma­rán par­te es­tán: ord Vi­sion Edi­fi­cio ue Edi­fi­cio Cam­pus i o ue ac­tual­men­te se en­cuen­tra en su ase fi­nal de cons­truc­ción

El área co­mer­cial ofre­ce­rá ser­vi­cios di­ver­sos, ca­je­ros, res­tau­ran­tes, ca­fés, y ser­vi­cios de con­ve­nien­cia; mien­tras que en la edu­ca­ti­va ya se en­cuen­tra fun­cio­nan­do el Co­le­gio Ma­ya.

“La idea es que en los pró­xi­mos me­ses ini­ciar el área co­mer­cial Piaz­za Cen­tra­le y pró­xi­ma­men­te el área del tow­ne hou­ses pa­ra ir com­ple­tan­do las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des”, men­cio­na el Arq. An­ge­luc­ci.

Un di­se­ño que in­te­gra el me­dio am­bien­te

Vía del Cor­so es par­te del Plan Maes­tro de Tus­ca­nia, el cual en su eta­pa de di­se­ño se reali­zó un aná­li­sis del te­rreno y de los im­pac­tos que pu­die­ra te­ner so­bre la pro­pie­dad en la que se iba a desa­rro­llar, y so­bre to­do del en­torno, di­cho aná­li­sis arro­jó la pla­ta­for­ma que dio pa­so al con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad.

Den­tro de es­te plan maes­tro am­bien­tal se to­ma­ron en cuen­ta tres fac­to­res im­por­tan­tes: el pri­me­ro, la in­ten­si­dad de la llu­via que se da en es­ta zo­na y, des­afor­tu­na­da­men­te, la po­ca ca­pa­ci­dad de in­fil­tra­ción del sue­lo Esa es la ra­zón por la que en la zo­na se ge­ne­ran gran­des va­gua­das a lo lar­go de to­da la cos­ta. En el se­gun­do, la zo­na de di­cho plan se en­con­tra­ba en el pe­rí­me­tro in­terno del co­rre­dor bio­ló­gi­co me­soa­me­ri­cano, que es bá­si­ca­men­te don­de mi­gran las aves en am­bos sen­ti­dos, de nor­te a sur y de sur a nor­te, du­ran­te to­do el año. El ter­ce­ro, es la ve­ge­ta­ción. Cuan­do la pro­pie­dad se ad­qui­rió en 1969, la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na ha­bía des­apa­re­ci­do, por ello se co­men­zó de nue­vo a cul­ti­var to­das las fran­jas au­tóc­to­nas.

“Es­ta es una for­ma co­rrec­ta de pla­ni­fi­car el ur anis­mo plan­tea­do có­mo las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes lo ha­cían. Es­to ge­ne­ra una re­la­ción sa­na en­tre

las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des de la so­cie­dad. Las ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cio, de­por­te, edu­ca­ción, en­tre­te­ni­mien­to, co­mer­cio, re­si­den­cia; to­das es­tas áreas se han plan­tea­do al­re­de­dor de un eje cen­tral que es Vía del Cor­so, que es el pun­to de en­cuen­tro en­tre to­das las fun­cio­nes con la idea de que ca­da una de es­tas se com­ple­men­te con las de­más”, ex­pre­só el Arq. An­ge­luc­ci.

Ma­te­ria­les sos­te­ni­bles y tec­no­lo­gías aho­rra­ti­vas

Los ma­te­ria­les que se uti­li­zan en Vía del Cor­so son el con­cre­to, as­fal­to, la pie­dra, y otros pro­duc­tos que es­tán en un ra­dio muy cer­cano a su si­tio de ubi­ca­ción; así co­mo gra­va, are­na, to­ba­lí­ti­ca y otros ma­te­ria­les.

“Tam­bién se han usa­do ma­te­ria­les afue­ra de nues­tro país ob­via­men­te, por ejem­plo pa­ra el edi­fi­cio sis­te­mas ue sean efi­cien­tes pre­pa­ra­dos pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción E E Las ven­ta­ne­rías cum­plen con to­dos los re­que­ri­mien­tos E E o te­ne­mos ri­cas de vi­drio en nues­tro país, pe­ro tra­ta­mos que la ma­yo­ría de los ma­te­ria­les sean pro­du­ci­dos lo­cal­men­te, y aque­llos que ob­via­men­te por ca­li­dad o por­que no exis­ten los compramos en otros lu­ga­res”, ex­pre­sa el Arq. An­ge­luc­ci.

El vi­drio del cor­po­ra­ti­vo de TI­GO per­mi­ti­rá aho­rrar 40 to­ne­la­das de ai­re acon­di­cio­na­do, pues con el di­se­ño se ha pa­sa­do de un edi­fi­cio ue nor­mal­men­te tie­ne en­tre el 30 y 40% de áreas de vi­drio, a uno que so­lo ten­drá en­tre un 23-24% de ese ma­te­rial.

El pro ec­to no a im­ple­men­ta­do un úni­co sis­te­ma cons­truc­ti­vo da­do que ca­da área de te­rreno po­see sus pro­pias par­ti­cu­la­ri­da­des y di­fe­ren­tes con­di­cio­nes Es as co­mo con­tie­ne des­de es­truc­tu­ras me­tá­li­cas, has­ta es­truc­tu­ras en blo­que.

“No te­ne­mos una es­truc­tu­ra es­pec fi­ca as­ta en el mis­mo pa­vi­men­to el ti­po de com­pac­ta­ción ue ace­mos a ve­ces ocu­pa­mos un ma­te­rial a ve­ces otro de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes ue en­con­tre­mos se­ña­la el pre­si­den­te de Tus­ca­nia.

En el te­ma de ven­ti­la­ción pa­ra el ca­so del cor­po­ra­ti­vo de G se orien­tó el uso de C illers ma n ti­cos ue uti­li­zan al a ua r a pa­ra en riar as tu er as con­tie­nen tec­no­lo a ale­ma­na son de una re­sis­ten­cia enor­me en te­mas de tiem­po adem s del man­te­ni­mien­to de la tem­pe­ra­tu­ra del a ua o in­tere­san­te es que va­mos a ocu­par las a uas llu­vias pa­ra en riar el a ua de los ai­res acon­di­cio­na­dos En­ton­ces por lo me­nos de esa ma­ne­ra evi­ta­mos dos e ec­tos la eva­po­ra­ción del a ua el rui­do de cuan­do vie­ne el a ua por me­dio de ven­ti­la­do­res pa­ra con­tri uir al en­torno e pli­ca el Ar An eluc­ci

os desa­rro­lla­do­res tu­vie­ron ue ven­cer los pa­ra­di mas lo­ca­les por e em­plo en el edi­fi­cio de G se uti­li­za­ron pi­las de ra­va ue es una tec­no­lo a uti­li­za­da en otros pa ses ue per­mi­te en cual uier ti­po de sue­lo apo ar de acuer­do a c lcu­los di eren­tes

El cam­pus tie­ne seis ni­ve­les con pe­so re­le­van­te so re un sue­lo ines­ta le son pi­las de ra­va co­mo si ue­ran co­lum­nas de ra­va com­pac­ta­das con una me­to­do­lo a una tec­no­lo a al­tas pe­ro la ra­va es lo­cal en­ton­ces no a ue acer ni mez­clas ni com­pli­ca­cio­nes si no ue la ra­va es lo­cal se uti­li­za co­mo sis­te­ma cons­truc­ti­vo”, des­ta­ca el Ar An eluc­ci

El cen­tro lo sti­co es con­si­de­ra­do co­mo una de las evo­lu­cio­nes im­por­tan­tes ue tu­vo el pro ec­to de ido en par­te a ue con­cep­tual­men­te se lo ró evi­tar el im­pac­to ne ati­vo de la in­ten­si­dad de la llu­via ue tie­ne el pa s ado ue en El al­va­dor en es­ta zo­na es­pec ica­men­te llue­ve as­tan­te el a ua se di­ri e acia el mar pa­ra evi­tar lo an­te­rior se lo ró enerar en el pro ec­to tres la unas im­por­tan­tes pa­ra de­te­ner la llu­via

Esa a ua en un prin­ci­pio podr a ir­se sol­tan­do po­co a po­co pa­ra que no im­pac­te ne ati­va­men­te pe­ro ui­mos m s all lo ue ici­mos ue enerar un es­pa­cio de re­ten­ción tan ran­de ue la idea es ue du­ran­te el ve­rano ue no llue­ve ali­men­tar­lo con la plan­ta de tra­ta­mien­to por ue a tie­nen un ni­vel de ca­li­dad de a ua ue lo per­mi­te adem s no­so­tros la va­mos a o i enar e pre­sa el Ar An eluc­ci

e es­pe­ra ue el im­pac­to sea al­ta­men­te po­si­ti­vo en el am ien­te a ue es­te l ui­do se podr uti­li­zar pa­ra otras reas por e em­plo el ai­re acon­di­cio­na­do ser en ria­do por la tem­pe­ra­tu­ra del a ua de las la unas es­to evi­tar la eva­po­ra­ción el rui­do en­tre otros ele­men­tos uti­li­zan­do lo ue la na­tu­ra­le­za pro­du­ce

a in­ver­sión ue es­ta­mos acien­do en el ser umano no tie­ne va­lor a in­ver­sión en la re­uti­li­za­ción de los re­cur­sos ue nos da la na­tu­ra­le­za en el ie­nes­tar de las per­so­nas no tie­ne va­lor cu l es la anan­cia ue tie­nen to­dos inali­zó el pre­si­den­te de Tus­ca­nia.

Vía del Cor­so es un con­glo­me­ra­do de ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas, re­si­den­cia­les, co­mer­cia­les, la­bo­ra­les y de­por­ti­vas, las cua­les con­for­man un es­pa­cio ur­bano mar­ca­do por las bon­da­des de es­te lu­gar: la na­tu­ra­le­za y el cli­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.