Las ru­tas pa­ra acor­tar el dé­fi­cit

El fal­tan­te en la re­gión al­can­za las ca­si cin­co mi­llo­nes de uni­da­des. Más in­ver­sión y nue­vos mé­to­dos cons­truc­ti­vos son la op­ción pa­ra ce­rrar la bre­cha.

Construir Rep. Dominicana - - SUMARIO - Por: Kar­la Fer­nán­dez | kar­la.fernandez@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ran: Byan­ka Nar­váez, Ca­ro­li­na Be­na­vi­des, Eli­za­beth Can­tú, Karina Ce­di­llos, Lu­cía León y Ro­mil­ka Pérez.

Más in­ver­sión y nue­vos mé­to­dos cons­truc­ti­vos son la op­ción pa­ra ce­rrar la bre­cha de 5 mi­llo­nes de uni­da­des de vi­vien­da.

Cen­troa­mé­ri­ca se ca­rac­te­ri­za por ser una re­gión de paí­ses en vías de desa­rro­llo y con un pro­ce­so de ur­ba­ni­za­ción ace­le­ra­do; tam­bién por­que se en­cuen­tra en un no­ta le d fi­cit ha­bi­ta­cio­nal, exi­gien­do que se to­men me­di­das y so­lu­cio­nes pa­ra su po­bla­ción.

Por otra par­te, el es­ta­do de la vi­vien­da so­cial en Cen­troa­mé­ri­ca se re­su­me en que exis­te un d fi­cit cua­li­ta­ti­vo de vi­vien­da que su­pera los cua­tro mi­llo­nes de fa­mi­lias, las cua­les ha­bi­tan vi­vien­das inade­cua­das, con es­ca­sez de agua po­ta­ble, ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y se­gu­ri­dad de te­nen­cia, así co­mo pa­re­des, pi­so o te- cho cons­trui­dos con ma­te­ria­les inade­cua­dos, de acuer­do al es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo “El es­ta­do de la vi­vien­da en Cen­troa­mé­ri­ca”, rea­li­za­do por Há­bi­tat pa­ra la Hu­ma­ni­dad y el Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad y el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (Clacds) del INCAE Bu­si­ness School, en no­viem­bre del 2016.

El es­tu­dio re­ve­ló que de los 4,3 mi­llo­nes de vi­vien­das que re­quie­ren me­jo­ras, la ma­yo­ría co­rres­pon­de a fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos en por­cen­ta­jes que van des­de el 65% al 87% en los di­fe­ren­tes paí­ses. Asi­mis­mo el d fi­cit cua­li­ta­ti­vo es prin­ci­pal­men­te ur­bano en Cos­ta Ri­ca y El Sal­va­dor; mien­tras

que en Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y Pa­na­má es un fe­nó­meno ru­ral, aso­cia­do a la fuer­te migración de los úl­ti­mos años y a al­tos ni­ve­les de po­bre­za.

Fren­te a la si­tua­ción de dé­fi­cit en los di eren­tes pa ses de la re­gión, los mi­nis­te­rios de vi­vien­da de ca­da pa s as co­mo or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, cá­ma­ras y aso­cia­cio­nes, es­tán bus­can­do opor­tu­ni­da­des y pro­yec­tos pa­ra aten­der el te­ma des­de una so­lu­ción so­cial.

Cos­ta Ri­ca con­tro­la pe­ro no eli­mi­na el d fi­cit

De acuer­do con los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta rea­li­za­da pa­ra el es­tu­dio “Si­tua­ción de la Vi­vien­da y Desa­rro­llo Ur­bano en Cos­ta Ri­ca”, du­ran­te el 2015, el cre­ci­mien­to de la can­ti­dad de hogares en tér­mi­nos re­la­ti­vos, fue el mis­mo que el cre­ci­mien­to de la can­ti­dad de Vi­vien­da In­di­vi­dual Ocu­pa­da (VIO), lo que ha da­do co­mo re­sul­ta­do que el Fal­tan­te Na­tu­ral de Vi­vien­da se man­ten a Es­to si ni­fi ca ue el pa s a lo ra­do con tro­lar FN en cuan­to a su cre­ci­mien­to pe­ro no as eli­mi­nar­lo

Cos­ta Ri­ca cuen­ta con un Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro Na­cio­nal de la Vi­vien­da con el cual se pue­de ac­ce­der a bus­car bo­nos, que son un sub­si­dio del Es­ta­do pa­ra do­tar de vi­vien­da a los sec­to­res de más ba­jos in­gre­sos. La im­por­tan­cia de es­te ins­tru­men­to se de­no­ta con­si­de­ran­do que des­de su crea­ción, más o me­nos una quin­ta par­te del to­tal de vi­vien­das que e is­ten en el pa s ac­tual­men­te se han cons­trui­do con apor­tes del sub­si­dio de vi­vien­da o bo­nos pa­ra sec­to­res populares.

Por otro la­do, el fal­tan­te na­tu­ral es lo que se co­no­ce tam i n co­mo d fi­cit cuan­ti­ta­ti­vo que sur­ge de la can­ti­dad de hogares ver­sus la can­ti­dad de vi­vien­das ocu­pa­das, se ha­ce una res­ta y la di­fe­ren­cia es lo ue se lla­ma d fi­cit cuan­ti­ta­ti vo, que ac­tual­men­te es cer­cano a las 25.000 uni­da­des, se­gún la Fun­da­ción Pro­mo­to­ra de Vi­vien­da (Fu­pro­vi).

Se­gún Fran­klin So­lano ase­sor de in­ves­ti­ga­ción Fu­pro­vi, el in­di­ca­dor uti­li­za­do en Cos­ta Ri­ca es de­no­mi­na­do “Ne­ce­si­dad de Vi­vien­da Nue­va y Vi­vien­da Ma­la”, las vi­vien­das ma­las son ca­sas que no sir­ven, que tie­nen ma­lo el te­cho, el pi­so, las pa­re­des; son los ran­chos, ca- sas gran­des, vie­jas que es­tán ca­yén­do­se y que son prác­ti­ca­men­te in­ha­bi­ta­bles, to­do es­to en­tra en el ran­go de la ne­ce­si­dad de vi­vien­da por­que es ca­si im­po­si­ble me­jo­rar­las, de­bi­do a que la in­ver­sión es al­ta y re­quie­ren ha­cer­las ca­si nue­vas, en­tran en el te­ma de ne­ce­si­dad de vi­vien­da nue­va, que pa­ra el 2015 re­gis­tró una can­ti­dad de 150.000 uni­da­des.

La me­ta pa­na­me­ña de red cir del d fi­cit

as ci ras del d fi­cit a ita cio­nal en Pa­na­má, se­gún las es­tad sti­cas del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da y Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (Mi­viot), as­cien­de a 200.000 fa­mi­lias que no cuen­tan con una ca­sa pro­pia.

Eli­sa Suá­rez, di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va de Con­vi­vien­da, ex­pli­có que es­te año se han ven­di­do un ma­yor nú­me­ro de ca­sas pe­ro a más ba­jos pre­cios, de­bi­do a que la ma­yor de­man­da pro­vie­ne de la cla­se me­dia tra­ba­ja­do­ra, que se ubi­ca en ran­gos de ca­sas que pue­den cos­tar en­tre US$65.000 y US$95.000.

“Si uno se sa­le de ese ran­go de pre­cios, en­ton­ces una gran can­ti­dad de gen­te no va a po­der com­prar”, sos­tie­ne Suá­rez.

En ese sen­ti­do, la so­lu­ción pa­ra el d fi­cit de vi­vien­das ue exis­te en Pa­na­má, no pue­de ser in­de­pen­dien­te de un gru­po, sino que de­be com­pren­der el acuer­do en­tre la ban­ca, el Es­ta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes, los gru­pos que van a in­ver­tir y cons­truir.

Su­ma­do a lo an­te­rior, fac­to­res co­mo el cos­to de los ma­te­ria­les var a los tr mi­tes son alar­ga­dos y bu­ro­crá­ti­cos.

Jor­ge Gon­zá­lez, vi­ce­mi­nis­tro de Vi­vien­da, ase­gu­ró que en Pa­na­má se desa­rro­llan di­ver­sos pro­yec­tos y pro­gra­mas en di eren­tes zo­nas del pa s con el fin de re­du­cir el d fi­cit a i ta­cio­nal en un 70%.

Agre­gó que en es­ta ad­mi­nis­tra­ción ac­tual­men­te se han ges­tio­na­do 55.108 so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les, ci­fra que in­vo­lu­cra to­dos los pro­yec­tos que se desa­rro­llan a ni­vel na­cio­nal. A es­to se su­ma­rán 25.000 más, co­rres­pon­dien­tes al pro-

fi­cit c a ita­ti e rin­ci a en­te r an en ta ica a a r ien­tra e en ate a a n ra ana e n enó en r ra

yec­to Te­chos de Es­pe­ran­za que se li­ci­ta­rán es­te año, su­peran­do con ello las 80.000 so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les.

Pre­ci­sa­men­te, es­te es el pro­gra­ma pun­ta de lan­za que el Go­bierno pa­na­me­ño eje­cu­ta a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da y cuen­ta con pro­yec­tos de im­pac­to so­cial co­mo la eje­cu­ción de 8.270 so­lu­cio­nes de vi­vien­das en Re­no­va­ción Ur­ba- na de Co­lón, Ciu­dad Es­pe­ran­za (Arrai­ján) y en Ur­ba­ni­za­ción San An­to­nio (Ve­ra­guas).

A Gua­te­ma­la le fal­tan nor­mas cla­ras

El d fi­cit a ita­cio­nal a con­tri­bui­do a un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble de la cons­truc­ción in­for­mal y em­pí­ri­ca en el país, ase­gu­ró Jo­sé Gon­zá­lez Cam­po, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Gua­te­mal­te­ca de la Cons­truc­ción.

En ese sen­ti­do di­jo que “es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar nor­ma­ti­vas que per­mi­tan se­guir mé­to­dos y ma­nua­les téc­ni­cos pa­ra la cons­truc­ción en ge­ne­ral, ca­pa­ci­tar al per­so­nal, uti­li­zar ma­te­ria­les de­bi­da­men­te cer­ti­fi­ca­dos ve­lar por ue las au­to­ri­da­des su­per­vi­sen co­rrec­ta­men­te los pro­yec­tos pa­ra los cua­les se au­to­ri­cen li­cen­cias de cons­truc­ción”.

Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes, In­fra­es­truc­tu­ra y Vi­vien­da, así co­mo de la Cá­ma­ra Gua­te­mal­te­ca de la Cons­truc­ción el d fi­cit de vi­vien­da su­pera en es­te país los 1,2 mi­llo­nes. Se es­ti­ma que la si­tua­ción don­de la per­so­na ca­re­ce ab­so­lu­ta­men­te de una vi­vien­da se en­cuen­tra en un 39%, lo que im­pli­ca cer­ca de 500.000 ca­sos. En tan­to, el d fi­cit cua­li­ta­ti­vo in­clu e a los in­di­vi­duos que si bien po­seen una vi­vien­da, la mis­ma no ofre­ce las con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra vi­vir en ella, pues es­tá cons­trui­da en si­tua­cio­nes pre­ca­rias, sin los ser­vi­cios bá­si­cos o es­tán lo­ca­li­za­das en áreas de al­to ries­go que po­nen en pe­li­gro la vi­da, la sa­lud y el bie­nes­tar de sus ha­bi­tan­tes. Aquí se ubi­can cer­ca de 750.000 ca­sos, es de­cir un 61%.

En ese sen­ti­do, la Cá­ma­ra Gua­te­mal­te­ca de la Cons­truc­ción, pa­ra in­cen­ti­var el desa­rro­llo de vi­vien­da so­cial, bus­ca que se trabaje con la Ley de Ta­sas de In­te­rés Pre­fe­ren­cial y la del Fon­do de Ga­ran­tías In­mo­bi-

lia­rias (Fo­ga) pa­ra que fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos pue­dan op­tar a un sub­si­dio. Igual­men­te, se ha pro­mo­vi­do la crea­ción del Fon­do de Ga­ran­tía, pro­pues­to co­mo un apo­yo al desa­rro­llo de la cons­truc­ción de vi­vien­da me­dian­te el ac­ce­so a cré­di­tos pa­ra la po­bla­ción de es­ca­sos re­cur­sos den­tro de un es­que­ma fi­nan­cie­ro cer­te­ro

Por su par­te Juan Fran­cis­co As­tu­rias, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Cen­troa­me­ri­ca­na pa­ra la Vi­vien­da (Acen­vi) en Gua­te­ma­la, re­co­no­ció que en es­te país cen­troa­me­ri­cano se re­quie­ren re­glas cla­ras y vo­lun­tad po­lí­ti­ca en el go­bierno cen­tral y mu­ni­ci­pal pa­ra au­men­tar la dis­po­ni­bi­li­dad en vi­vien­da so­cial.

Bus­can­do so­lu­cio­nes de vi­vien­da so­cial, Gua­te­ma­la tra­ba­ja en un pro­gra­ma de Mó­du­los Ur­ba­nos de Vi­vien­da de In­te­rés So­cial (Mu­vis), que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo la cons­truc­ción de vi­vien­da com­pac­ta, den­sa y bien ubi­ca­da en el área me­tro­po­li­ta­na.

La res­pues­ta pa­ra El Sal­va­dor es­tá afue­ra

En es­te país, ofer­ta de vi­vien­da so­cial se ha im­ple­men­ta­do por par­te de di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les por me­dio de una se­rie de pro­gra­mas que pro­mue­ven la cons­truc­ción de vi­vien­da ba­jo di­fe­ren­tes mo­de­los de ges­tión, im­pul­sa­dos por fa­mi­lias co­mo las prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de la cons­truc­ción, a tra­vés de pro­gra­mas que pro­mue­ve Fun­da­sal co­mo el me­jo­ra­mien­to de ba­rrios, nue­vos asen­ta­mien­tos ur­ba­nos, y coo­pe­ra­ti­vis­mo de Vi­vien­da por Ayu­da Mu­tua y asen­ta­mien­tos ru­ra­les, in­for­mó Delmy Nú­ñez de Hér­cu­les, je­fe del De­par­ta­men­to de Cons­truc­ción de la Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña de Desa­rro­llo y Vi­vien­da Mí­ni­ma.

Re­co­no­ció que co­mo re­sul­ta­do ade­más de la obra fí­si­ca de la vi­vien­da, se for­ta­le­ce el te­ji­do so­cial y la or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria, per­mi­tien­do el em­po­de­ra­mien­to de la po­bla­ción que par­ti­ci­pa en los pro­yec­tos pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit a ita­cio­nal ue es de 360.301 vi­vien­das.

La cons­truc­ción de vi­vien­da so­cial más pro­mo­vi­da en El Sal­va­dor es la de un ni­vel, que se desa­rro­lla a par­tir de la cons­truc­ción del mó­du­lo se­mi­lla con pro­yec­ción de cre­ci­mien­to ho­ri­zon­tal por es­fuer­zo de las fa­mi­lias. La vi­vien­da so­cial ver­ti­cal avan­za de for­ma pau­sa­da pues no exis­te una re­gla­men­ta­ción pa­ra es­te ti­po de di­se­ño.

Otro as­pec­to que im­pi­de el avan­ce de vi­vien­da so­cial ver­ti­cal son los cos­tos de la cons­truc­ción y la ne­ce­si­dad cul­tu­ral de po­seer una pro­pie­dad in­di­vi­dual que ga­ran­ti­ce es­ta­bi­li­dad en la te­nen­cia de la tie­rra, ase­gu­ró Nú­ñez.

El Sal­va­dor tam­bién ha re­to­ma­do ex­pe­rien­cias de otros pa ses pa­ra dis­mi­nuir el d fi­cit ha­bi­ta­cio­nal, co­mo es el ca­so del Mo­de­lo de Coo­pe­ra­ti­vis­mo de Vi­vien­da por Ayu­da Mu­tua, ins­pi­ra­do de una ini­cia­ti­va uru­gua­ya.

Asi­mis­mo, han op­ta­do por el uso de ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos que mi­ni­mi­cen los cos­tos de la vi­vien­da. En es­te sen­ti­do, el sis­te­ma más uti­li­za­do es el del blo­que de con­cre­to en zo­nas ur­ba­nas, en el cual se pro­mue­ve el uso de otros ma­te­ria­les co­mo la mam­pos­ter a con­fi­na da, la­dri­llo de barro co­ci­do y el adobe re­for­za­do.

Hon­du­ras afec­ta­da por ur­ba­ni­za­ción ele­va­da

El d fi­cit a ita­cio­nal e is ten­te en Hon­du­ras as­cien­de a más de 1.138.000 vi­vien­das, de acuer­do con Al­ber­to Be­ní- tez, di­rec­tor de Há­bi­tat Pa­ra la Hu­ma­ni­dad. Más de 435.000 fa­mi­lias tie­nen ne­ce­si­dad de una vi­vien­da nue­va en el país. Asi­mis­mo, 700.000 ca­sas re­quie­ren me­jo­ra­mien­to, es de­cir, ha­cer am­plia­cio­nes por­que las fa­mi­lias vi­ven ha­ci­na­das. Es­te in­di­ca­dor es con­sis­ten­te a la can­ti­dad de fa­mi­lias que mo­ran en con­di­cio­nes inade­cua­das en una vi­vien­da.

“En un país con apro­xi­ma­da­men­te 8.5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que más de un mi­llón de per­so­nas ten­gan pro­ble­mas ha­bi­ta­cio­na­les es alar­man­te”, ma­ni­fes­tó.

Pa­ra cu­brir es­ta cre­cien­te de­man­da se re­quie­re una in­ver­sión de US$468 mi­llo­nes anua­les por unos 15 años, se­gún el es­tu­dio de Há­bi­tat pa­ra la Hu­ma­ni­dad. El informe tam­bién se­ña­la que Hon­du­ras cuen­ta con las ta­sas de ur­ba­ni­za­ción más ele­va­das de Cen­troa­mé­ri­ca en los úl­ti­mos años.

Con el ob­je­to de re­du­cir es­te d fi­cit el o ierno on­du­re­ño creó el pro­gra­ma de Bono de Vi­vien­da pa­ra una Vi­da Me­jor de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Vi­vien­da y Asen­ta­mien­tos Hu-

ma­nos (Con­vi­vien­da) por me­dio del cual an enefi­cia­do a 22.000 per­so­nas, otor­gan­do más de 4.400 sub­si­dios pa­ra la cons­truc­ción o me­jo­ra­mien­to de vi­vien­das.

En ma­te­ria de fi­nan­cia­mien to, Leo­nar­do Vi­lle­gas, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ur­ba­ni­za­do­res y Pro­mo­to­res de Vi­vien­da de Hon­du­ras (Asu­pro­vih), la­men­tó que las tra­bas pa­ra la cons­truc­ción de una vi­vien­da se dan en la ban­ca por­que pa­ra re­des­con­tar US$12.000, el trá­mi­te del ex­pe­dien­te tie­ne una tar­dan­za de has­ta seis me­ses.

Por otra par­te, el ge­ren­te ge­ne­ral de la Cá­ma­ra Hon­du­re­ña de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción (Chi­co), Sil­vio La­rios, in­di­có que el informe si­tua­cio­nal del sec­tor vi­vien­da a sep­tiem­bre del 2016 evi­den­cia que exis­te un po­ten­cial de in­ven­ta­rio dis­po­ni­ble de 19.323 vi­vien­das. Sin em­bar­go coin­ci­dió con Vi­lle­gas so­bre el po­co ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to an­ca­rio

“Exis­te po­co ape­ti­to de los an­cos pa­ra fi­nan­ciar vi­vien­da so­cial, hay tar­dan­za en apro­bar cré­di­tos, las nor­mas de ca­li­fi­ca­ción de cr di­tos son al­tas y exis­te una bre­cha en­tre la ofer­ta y las ex­pec­ta­ti­vas de de­man­da”, am­plió.

Ni­ca­ra­gua bus­ca plan ma­si­vo

Co­mo par­te de la eje­cu­ción y desa­rro­llos de com­pro­mi­sos so­cia­les, las au­to­ri­da­des de Ni­ca­ra­gua anun­cia­ron un plan ma­si­vo de cons­truc­ción de vi­vien­das con fon­dos es­ta­ta­les.

El pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga, anun­ció que en con­jun­to con el sec­tor pri­va­do, pre­ten­de cons­truir 100.000 nue­vas vi­vien­das. El pro­yec­to se­rá eje­cu­ta­do me­dian­te un pro­gra­ma de fi­nan­cia­mien­to de vi­vien­das de in­te­rés so­cial a tra­vés del Ban­co de Fo­men­to a la Pro­duc­ción (Pro­duz­ca­mos), ins­ti­tu­ción que fa­ci­li­ta­rá los fon­dos eco­nó­mi­cos pa­ra es­te pro­yec­to con el pro­pó­si­to de ace­le­rar la cons­truc­ción de vi­vien­das populares, aun­que no se han pre­ci­sa­do los mon­tos que el Go­bierno co­lo­ca­rá en el ban­co es­ta­tal pa­ra es­te fin

Es­to si ni­fi­ca no so­lo una res­pues­ta de una vi­vien­da dig­na pa­ra las fa­mi­lias de los tra­ba­ja­do­res sino que tam­bién si ni­fi­ca m s tra a o por ue la cons­truc­ción de vi­vien­das la cons­truc­ción de edi­fi­cios si ni­fi­ca m s tra a o des­ta­có Or­te­ga.

Se­gún cifras del Ins­ti­tu­to de la Vi­vien­da Ur­ba­na y Ru­ral (In­vur) en­tre el 2017 y 2021 se pre­vé la cons­truc­ción a ni­vel na­cio­nal de 119.500 vi­vien­das, de las cua­les un po­co más del ser n edi­fi­ca­das por el sec­tor pú­bli­co.

Cons­truir en es­pa­cios mí­ni­mos en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

En ma­te­ria de vi­vien­da de in­te­rés so­cial, la na­ción caribeña re­quie­re de nor­ma­ti­vas ra­cio­na­les pa­ra tra­tar el d fi­cit ue se si­túa en­tre 600.000 y dos mi­llo­nes de uni­da­des, de­pen­dien­do de tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos.

La pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Cons­truc­to­res y Pro­mo­to­res de Vi­vien­da (Aco­pro­vi), Su­si Ma­ría Ga­tón, plan­teó la ne­ce­si­dad de re­for­mu­lar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas so­bre vi­vien­da pa­ra en ren­tar el d fi­cit a ita­cio nal en el país, el cual re­quie­re la cons­truc­ción de al me­nos 30.000 ca­sas por año pa­ra re­du­cir­lo o evi­tar que au­men­te.

In­di­có que cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción del Mi­nis­te­rio de la Pre­si­den­cia y la Cá­ma­ra de Dipu­tados, con res­pec­to a dos pro­yec­tos de ley de vi­vien­da que con­tem­plan el for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, la crea­ción del Fon­do Na­cio­nal de la Vi­vien­da, el te­ma de la vi­vien­da so­cial en al­qui­ler, la vi­vien­da en usu­fruc­to y la vi­vien­da en pro­pie­dad.

A cri­te­rio de Ga­tón, el cos­to de la vi­vien­da se pue­de re­du­cir, ba­jan­do el me­tra­je, in­no­van­do con nue­vas tec­no­lo­gías, y dis­mi­nu­yen­do el te­ma tie­rra. Asi­mis­mo, el se­cre­ta­rio de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Aco­pro­vi, Jor­ge Montalvo, ex­pli­có que tam­bién se de­be to­mar en cuen­ta el ám­bi­to nor­ma­ti­vo, co­mo el te­ma del me­tra­je mí­ni­mo de las vi­vien­das, así co­mo la crea­ción del Fon­do Na­cio­nal de la Vi­vien­da, por­que se dis­pon­drían pa­ra ese fon­do de los im­pues­tos del bono ITBIS que apor­tan los cons­truc­to­res.

La cons­truc­ción de vi­vien­da so­cial más pro­mo­vi­da en El Sal­va­dor es la de un ni­vel, que se desa­rro­lla a par­tir de la cons­truc­ción del mo­du­lo se­mi­lla.

Cortesía: Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña de Desa­rro­llo y Vi­vien­da Mí­ni­ma

Cortesía: Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña de Desa­rro­llo y Vi­vien­da Mí­ni­ma

Cortesía: Ca­sa de Go­bierno de Hon­du­ras

Cortesía: Ca­sa de Go­bierno de Hon­du­ras

Cortesía: Ca­sa de Go­bierno de Hon­du­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.