El in­ge­nie­ro de­be te­ner más de una ca­ra

En una in­dus­tria que ca­da vez es más am­bi­cio­sa y exi­gen­te con los tiem­pos, los pro­fe­sio­na­les tie­nen una obli­ga­ción pa­ra sobrevivir: ac­tua­li­zar­se e in­no­var.

Construir Rep. Dominicana - - ENTREVISTA - Por: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des | ca­ro­li­na.be­na­vi­des@gru­po­cer­ca.com Jo­sé An­to­nio Al­va­ra­do

Alo lar­go de los años mi­les de obras se han cons­trui­do en Cos­ta Ri­ca, sin em­bar­go no sa­be­mos quié­nes son las mentes de­trás de ellas. Por ello, Cons­truir se ha en­fo­ca­do en dar a co­no­cer a los pro­fe­sio­na­les tan­to de la in­ge­nie­ría co­mo de la ar­qui­tec­tu­ra que se han con­ver­ti­do en lí­de­res den­tro del sec­tor de la cons­truc­ción del país.

Uno de los ca­sos es el Ing. Es­te­ban Acón, di­rec­tor de pro­yec­tos y so­cio de la em­pre­sa cons­truc­to­ra Van der Laat & Ji­mé­nez. El Más­ter en Ad­mi­nis­tra­ción de Pro­yec­tos e In­ge­nie­ro Ci­vil, con­ver­só con Cons

truir so­bre sus re­tos a ni­vel pro­fe­sio­nal y de su tra­yec­to­ria.

¿Cuá­les han si­do los prin­ci­pa­les pro­yec­tos que han cam­bia­do su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal?

To­dos los pro­yec­tos por gran­des o pe­que­ños de­jan una hue­lla. Ha ha­bi­do des­de obras pe­que­ñas con sis­te­mas cons­truc­ti­vos di­fe­ren­tes que han de­ja­do una en­se­ñan­za. Así co­mo muy gran­des cons­truc­cio­nes, por ejem­plo Pa­seo Me­tró­po­li en Car­ta­go, don­de no eran so­la­men­te obras muy gran­des sino que eran muy in­ten­sas, por­que el pla­zo de cons­truc­ción era 10 me­ses.

Otros de ellos son el Cor­ti­jo Los Lau­re­les, la plan­ta de Pan­duit en Gre­cia edi­fi­cios de apar­ta­men­tos co­mo Vis­tas del Ro­ble­dal, To­rres Heredia, cen­tros co­mer­cia­les co­mo la pri­me­ra y la ter­ce­ra eta­pa de Mul­ti­pla­za, Pa­seo de las Flo­res, la Plan­ta de Tra­ta­mien­to de Aguas Re­si­dua­les Los Ta­jos en San Jo­sé, en­tre otras.

¿Cuál es el ma­yor desafío que mar­ca su agen­da?

Ca­da vez la em­pre­sa asu­me re­tos más gran­des en me­nos tiem­po, de ma­ne­ra que ha si­do un pro­ce­so. El desafío año a año es que la com­pa­ñía crez­ca y que es­tas obras que ca­da vez son más gran­des y más in­ten­sas, sean ter­mi­na­das sien­do to­do un éxi­to. Ese es el prin­ci­pal re­to de to­dos los años.

¿Qué con­se­jos po­dría dar­le a un pro­fe­sio­nal jo­ven pa­ra que triun­fe den­tro de la in­dus­tria de la cons­truc­ción?

Al­go im­por­tan­te es la par­te aca­dé­mi­ca, por su­pues­to que los co­no­ci­mien­tos son fun­da­men­ta­les, pe­ro en la in­dus­tria de la cons­truc­ción mu­cho es de sen­ti­do co­mún, de per­so­na­li­dad, hay que li­diar con mu­chos ti­pos de per­so­nas di­fe­ren­tes, apar­te de in­ge­nie­ro, ter­mi­na uno sien­do psi­có­lo­go, so­ció­lo­go, re­la­cio­nis­ta pú­bli­co, abo­ga­do, de to­do un po­co.

Se de­be de es­tu­diar, hay que pro­fun­di­zar, no hay que que­dar­se con lo que le pi­den, sino ir un po­co más allá. Te­ne­mos que dar ese es­fuer­zo adi­cio­nal, que con­lle­va a me­jo­res re­sul­ta­dos.

Si uno co­mien­za en la cons­truc­ción a ni­vel de pre­su­pues­tis­ta, no so­la­men­te es ha­cer pre­su­pues­tos sino en­ten­der qué se es­tá pre­su­pues­tan­do, qué ti­po de obra es y có­mo se va a cons­truir.

Cuan­do se es­tá en el cam­po se de­be de to­mar el pre­su­pues­to, los pla­nos, de ma­ne­ra de ver có­mo se en­ca­jan los dos y cons­truir­lo con la ca­li­dad ade­cua­da, en el tiem­po ade­cua­do y sin ac­ci­den­tes. Es­to con­lle­va mu­chos re­tos, pe­ro es co­sa de es­fuer­zo y de ase­so­rar­se bien. Hay mu­cho pro­fe­sio­nal muy bueno en la ca­lle de ma­ne­ra que hay que pre­gun­tar si uno no sa­be al­go, pa­ra apren­der, no hay de otra.

El desafío año a año es que la com­pa­ñía crez­ca y que es­tas obras que ca­da vez son más gran­des y más in­ten­sas, sean ter­mi­na­das sien­do to­do un éxi­to.

Es­te­ban Acón Van der Laat & Ji­mé­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.