¿De qué ma­ne­ra se re­du­cen los ries­gos con BIM?

Par­te de los re­tos que los ope­ra­do­res de­ben afron­tar es la mi­ti­ga­ción del 80% del cos­to que una ins­ta­la­ción in­cu­rre du­ran­te su ci­clo de vi­da ac­ti­vo.

Construir Rep. Dominicana - - GESTIÓN - Por Arq. Johnny Mo­ra, di­rec­tor de Blue AEC Stu­dio en Pa­na­má.

Los pro­pie­ta­rios de edi­fi­cios ca­da vez más quie­ren re­du­cir los gas­tos ope­ra­ti­vos de sus edi­fi­ca­cio­nes y pa­ra ello pue­den con­tar con BIM (Buil­ding In­for­ma­tion Mo­de­ling) y su me­to­do­lo­gía du­ran­te el di­se­ño y cons­truc­ción, pa­ra me­jo­rar es­te re­to de man­te­ni­mien­to pos­te­rior a la cons­truc­ción.

Las in­fra­es­truc­tu­ras que cuen­ten con un sis­te­ma de ges­tión de ins­ta­la­cio­nes ba­sa­do en BIM pue­den es­pe­rar una me­jor coor­di­na­ción, una do­cu­men­ta­ción efi­cien­te de la ins­ta­la­ción y una in­for­ma­ción de au­di­to­ría ener­gé­ti­ca ac­ce­si le con el fin de o te­ner un pro­yec­to in­te­gra­do o IPD (In­dustry Plan­ning and De­ve­lop­ment).

Hoy, los ad­mi­nis­tra­do­res de edi­fi­ca­cio­nes pue­den apro­vec ar al m imo los enefi­cios del mo­de­la­do de in­for­ma­ción de edi­fi­cios o M co­mo una he­rra­mien­ta ex­po­nen­cial pa­ra las po­si­bi­li­da­des de ope­ra­ción el enefi­cio di­rec­to pa­ra la es­tión de edi­fi­ca­cio­nes su man­te­ni­mien­to.

Pa­ra es­to hay que en­ten­der que el pro­ce­so de do­cu­men­ta­ción BIM y su ges­tión en un ci­clo de vi­da em­pie­za des­de el di­se­ño con­cep­tual, don­de -sin ne­ce­si­dad de en­trar en de­ta­lle- se pue­de eva­luar su di­se­ño más allá de un vo­lu­men tri­di­men­sio­nal o un di­bu­jo bi­di­men­sio­nal. Pa­ra lo an­te­rior, se pue­den uti­li­zar he­rra­mien­tas de di­se­ño ana­lí­ti­co don­de se po­drán si­mu­lar con­di­cio­nes

BIM pro­por­cio­na un con­te­ne­dor pa­ra crear in­for­ma­ción en un for­ma­to grá­fi­co di­gi­tal y así po­de­mos ver los re­sul­ta­dos des­de múl­ti­ples pers­pec­ti­vas y pun­tos de vis­ta.

reales co­mo el cli­ma, el em­pla­za­mien­to ur­bano, el vien­to, el con­su­mo ener­gé­ti­co, en­tre otros, los cua­les le da­rán ma­yor po­der de de­ci­sión al di­se­ña­dor an­tes de plan­tear su desa­rro­llo al equi­po de tra­ba­jo es­tos de ca­ra al clien­te fi­nal

Du­ran­te la cons­truc­ción, y con el mo­de­lo fun­cio­nan­do co­mo eje de tra­ba­jo en­tre el di­se­ña­dor, el clien­te y cons­truc­tor, se po­drá lle­var el con­trol efi­cien­te tan­to del avan­ce de la obra co­mo de los cam­bios que se da­rán du­ran­te es­te pro­ce­so, fa­ci­li­tan­do el flu­jo de co­mu­ni­ca­ción y de des­em­bol­sos del pro­yec­to con pro­yec­cio­nes rea­lis­tas y con­tras­ta­das al mo­de­lo Es­to com­ple­men­ta­do con una re­pre­sen­ta­ción vi­sual de los da­tos, per­mi­te la bús­que­da de he­chos y la so­lu­ción de pro le­mas

En­ten­dien­do es­to po­dre­mos de­cir que el ci­clo de di­se­ño y cons­truc­ción ten­drán co­mo re­sul­ta­do una gran ba­se de da­tos que ser­vi­rá pa­ra que nues­tro mo­de­lo BIM se con­vier­ta en el ali­men­ta­dor del pro­ce­so de ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to del pro ec­to

Ya que así BIM fa­ci­li­ta­rá las ope­ra­cio­nes de la ins­ta­la­ción per­mi­tien­do pro­ce­sos in­ter­ac­ti­vos on­de el u acer si ón­de est la in or­ma­ción Có­mo lo en­cuen­tras lo ad­mi­nis­tro er n pre un­tas con una res­pues­ta cla­ra r fi­ca don­de la in­for­ma­ción del mo­de­lo de­be es­tar dis­po­ni­ble en pri­me­ra vis­ta y en pla­ta­for­mas in­te­li en­tes

Du­ran­te más de 25 años, ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res han uti­li­za­do el “pen­sa­mien­to grá­fi­co en el pro­ce­so de di­se­ño Bo­ce­tos, re­pre­sen­ta­cio­nes y di­bu­jos téc­ni­cos han si­do par­te de es­to M pro­por­cio­na un con­te­ne­dor pa­ra crear in­for- ma­ción en un or­ma­to r fi­co di­gi­tal y así po­de­mos ver los re­sul­ta­dos des­de múl­ti­ples pers­pec­ti­vas y pun­tos de vis­ta, de­jan­do que los da­tos ha­gan el di­bu­jo y con él te­ner cri­te­rios ana­lí­ti­cos pre­vios a la in­ter­ven­ción de un es­pa­cio

Ven­ta­jas del BIM

Con lo an­te­rior podr amos ci­tar al me­nos cin­co be­ne­fi­cios cla­ves del uso de BIM en la es­tión de ac­ti­vos El pri­mer be­ne­fi­cio, pro­vie­ne de la in­te­gra­ción de un mo­de­lo BIM con el sis­te­ma de ges­tión de man­te­ni­mien­to de una ins­ta­la­ción En ca­so de que un pro­gra­ma de man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo no es­tá au­to­ma­ti­za­do, BIM pue­de ha­cer eso, co­nec­tán­do­se con el pa­que­te de soft­wa­re exis­ten­te pa­ra com­ple­men­tar los da­tos y la in­for­ma­ción que ya exis­te, ga­ran­ti­zan­do un pro­gra­ma de man­te­ni­mien­to aún m s ro us­to

En se un­do lu ar M pue­de me­jo­rar la ges­tión del es­pa­cio útil y a su vez pue­de mos­trar de for­ma rá­pi­da y vi­sual don­de el es­pa­cio se po­dría uti­li­zar de ma­ne­ra m s efi­cien­te a udar a op­ti­mi­zar el uso del mis­mo y su ren­ta ili­dad

En ter­cer lu ar M pue­de ayu­dar a sim­pli­fi­car la ges­tión del cam io os ad­mi­nis­tra­do­res de ins­ta­la­cio­nes pue­den uti­li­zar el mo­de­lo BIM pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción de di­fe­ren­tes es­ce­na­rios y con­fi­gu­rar el es­pa­cio de ma­ne­ra más e icien­te As co­mo tam i n pue­de ayu­dar a iden­ti­fi­car los con­flic­tos cuan­do los re­qui­si­tos de es­pa­cio o pro­pó­si­tos cam­bian pre­vio a la in­ter­ven­ción o reade­cua­ción del in­mue le

En cuar­to lu ar los nue­vos pa­que­tes de soft­wa­re que se crean y se po­nen en el mer­ca­do per­mi­ten que con un mo­de­lo BIM se pue­da co­nec­tar con el sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción de edi­fi­cios Es­to tie­ne nu­me­ro­sos enefi­cios en t rmi­nos de ges­tión de la in­for­ma­ción y la efi­cien­cia del sis­te­ma es­pués de to­do, na­da es más ca­ro que la in­for­ma­ción con la ue no se pue­de con­fiar

En uin­to lu ar M pue­de ayu­dar con la cons­truc­ción de aná­li­sis, es­pe­cial­men­te en lo que res­pec­ta a las ini­cia­ti­vas de sos­te­ni­bi­li­dad, co­mo EE E M E is­tin uil­dings ope­ra­tions + Main­te­nan­ce El mo­de­lo M pue­de ser un re­po­si­to­rio de for­ma con­ti­nua ac­tua­li­za­ble pa­ra to­dos los da­tos re­co­gi­dos y los pro­gra­mas es­ta­ble­ci­dos con­jun­ta­men­te con los ob­je­ti­vos ver­des

De es­ta for­ma, cuan­do lle­ga el mo­men­to de im­ple­men­tar EE E M la re­cer­ti­fi­ca­ción, el mo­de­lo BIM es una ven­ta­ni­lla úni­ca pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción de los nue­vos cr di­tos pa­ra ha­cer fren­te a los cré­di­tos ue de an ser me ora­dos

En­ten­dien­do es­tos enefi­cios es im­por­tan­te que to­me en con­si­de­ra­ción tres pa­sos que ten­drá que dar pre­vio a la im­ple­men­ta­ción de BIM en el ci­clo de vi­da de su pro ec­to

Pla­ni­fi ue su tra a o lue­go trabaje su plan; cree un plan de eje­cu­ción BIM pa­ra ca­da es­fuer­zo de mo­de­la­do; y es­ta­blez­ca el flu­jo de tra­ba­jo las ca­de­nas de res­pon­sa­bi­li­da­des an­tes que ha­ya un pro le­ma

To­do pro­yec­to en el que se es­pe­re co­mo ob­je­ti­vo un ci­clo de vi­da BIM se de­be rea­li­zar a o un con­tra­to de P Pien­se con an­ti­ci­pa­ción, co­mien­ce con el fin en men­te

El pro­ce­so de do­cu­men­ta­ción BIM y su ges­tión en un ci­clo de vi­da em­pie­za des­de el di­se­ño con­cep­tual, don­de se pue­de eva­luar su di­se­ño más allá de un vo­lu­men tri­di­men­sio­nal o un di­bu­jo bi­di­men­sio­nal.

Arq. Johnny Mo­ra, di­rec­tor de Blue AEC Stu­dio en Pa­na­má

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.