El fi­nan­cia­mien­to que bus­ca­mos… y el que que­re­mos

Construir Rep. Dominicana - - EDITORIAL -

Cen­troa­mé­ri­ca es un imán de in­ver­sio­nes cuan­do se ha­bla de cons­truc­ción pri­va­da. Aun­que a di­fe­ren­tes rit­mos, los paí­ses lle­van un pro­ce­so ace­le­ra­do de re­no­va­ción y mo­der­ni­za­ción de sus ciu­da­des, lo que lo vuel­ve un mer­ca­do atrac­ti­vo pa­ra in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y lo­ca­les.

So­lo en 2016 se eje­cu­ta­ron e inau­gu­ra­ron ju­go­sos pro­yec­tos con va­lo­res muy su­pe­rio­res a las seis ci­fras y es­te año el pa­no­ra­ma no dis­ta tan­to del an­te­rior. En es­te con­tex­to, el te­ma del fi­nan­cia­mien­to de la obra pri­va­da es me­du­lar pa­ra la eje­cu­ción de di­chos pro­yec­tos, sien­do el cré­di­to tra­di­cio­nal, los fi­dei­co­mi­sos y los fon­dos in­mo­bi­lia­rios las tres fi­gu­ras eco­nó­mi­cas de ma­yor pe­so pa­ra es­te fin en los úl­ti­mos años.

En Ni­ca­ra­gua por ejem­plo, la em­pre­sa pri­va­da es res­pon­sa­ble del 40% de las in­ver­sio­nes en el sec­tor de la cons­truc­ción. El auge que vi­ve el país ha impulsado a los em­pre­sa­rios a bus­car alian­zas pú­bli­co pri­va­das que fa­vo­rez­can la in­ver­sión y el fi­nan­cia­mien­to de las obras.

Del la­do del Ca­ri­be, la prin­ci­pal he­rra­mien­ta de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el sec­tor cons­truc­ción do­mi­ni­cano se con­cen­tra en la ban­ca co­mer­cial, sin em­bar­go tras la apro­ba­ción de la Ley 189-11 en el 2011, los fi­dei­co­mi­sos y los fon­dos de in­ver­sión se han con­ver­ti­do en ins­tru­men­tos po­ten­cia­les pa­ra los desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios.

Una si­tua­ción si­mi­lar se vi­ve en los de­más paí­ses me­nos en Hon­du­ras, don­de el gre­mio más bien re­cla­ma por la ri­gu­ro­si­dad de la ban­ca pa­ra otor­gar es­tos fi­nan- cia­mien­tos. “De 10 per­so­nas que so­li­ci­tan un cré­di­to, con suer­te uno es se­lec­cio­na­do”, apun­ta­ba Sil­vio La­rios, ge­ren­te ge­ne­ral de la Cá­ma­ra Hon­du­re­ña de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción (Chi­co) al en­tre­vis­tar­lo por el te­ma.

El em­pre­sa­rio en­ton­ces re­cla­ma­ba el ex­ce­so de tra­bas pa­ra ac­ce­der a los cré­di­tos y lo ele­va­do de las tasas de in­te­rés. Es­te úl­ti­mo pun­to ha si­do neu­rál­gi­co en la dis­cu­sión del gre­mio cons­truc­tor re­gio­nal du­ran­te to­do el año. Pa­ra el sec­tor, el 2017 ini­ció con la ex­pec­ta­ti­va de có­mo sen­ti­rían la lle­ga­da de Do­nald Trump a la ofi­ci­na Oval de la Ca­sa Blan­ca de Es­ta­dos Uni­dos, en­tre mu­chas otras ra­zo­nes, por sus po­lí­ti­cas so­bre el com­por­ta­mien­to al al­za de las tasas de in­te­rés.

Aun­que los efec­tos de la era del mag­na­te no se han sen­ti­do aún en la in­dus­tria tal co­mo se pre­veía, los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos con­si­de­ran que de acuer­do a lo que se ve en el mer­ca­do y a la si­tua­ción fis­cal de al­gu­nos paí­ses, el in­cre­men­to en las tasas de in­te­rés po­drá ha­cer­se más vi­si­ble en la se­gun­da mi­tad del año.

En es­ta edi­ción, abor­da­mos cuá­les son los me­ca­nis­mos de fi­nan­cia­mien­to más uti­li­za­dos en la re­gión pa­ra ca­pi­ta­li­zar las obras pri­va­das, y cuá­les son las pro­yec­cio­nes del sec­tor so­bre el fu­tu­ro de las tasas. ¿Su­birán pronto o se man­ten­drán cons­tan­tes? Aún es pronto pa­ra sa­ber­lo con cer­te­za. Mar­ce­la Ji­mé­nez mar­ce­la.ji­me­nez@gru­po­cer­ca.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.