¿Có­mo sal­var un pro­yec­to de la cri­sis?

Pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes en una obra, es fun­da­men­tal de­fi­nir su ob­je­ti­vo, pre­su­pues­to y de­más de­ta­lles de pla­ni­fi­ca­ción des­de el ini­cio.

Construir Rep. Dominicana - - GESTIÓN - Por: Ing. Ab­diel Ma­nuel Ba­tis­ta U., ge­ren­te téc­ni­co y de pro­yec­tos PRO GEO INC.

“Obra en cons­truc­ción”, es el ró­tu­lo mun­dial­men­te co­no­ci­do cuan­do hay un pro­yec­to que dia­ria­men­te mue­ve a los obre­ros, pro­fe­sio­na­les y ma­qui­na­rias pa­ra lle­gar a un fe­liz tér­mino. Pe­ro el le­tre­ro de “obra en aban­dono” no exis­te, por una sim­ple ra­zón: lo que es­tá a la vis­ta no ne­ce­si­ta de an­te­ojos. A sim­ple vis­ta es po­si­ble en­ten­der có­mo la fal­ta de mo­vi­li­dad es el sín­to­ma más feha­cien­te de la cri­sis que pue­de es­tar ocu­rrien­do.

Un pro­yec­to u obra de­be te­ner de­fi­ni­do su ob­je­ti o des­de el ini­cio. A és­te le de­be pre­ce­der la fi­ja­ción e aus­ti a de un pre­su­pues­to que in­clu­ya, es­pe­ci­fi­ca­cio­nes e im­pre is­tos. Pos­te­rior­men­te a es­to se de­be te­ner to­dos los pla­nos del di­se­ño com­ple­to tan­to ci­vi­les co­mo ar­qui­tec­tó­ni­cos los que de­ben es­tar es­tric­ta­men­te ape­ga­dos a los do­cu­men­tos fa­ci­li­ta­dos por el due­ño de la obra, sea es­te pri­va­do o gu­ber­na­men­tal y que ge­ne­ral­men­te es­tán des­cri­tos en un plie­go de li­ci­ta­ción.

Mu­chas ve­ces las obras se ini­cian sin ape­gar­se a las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas da­das pa­ra el pro­yec­to, y se ha­ce én­fa­sis so­la­men­te en la apa­rien­cia, des­de allí se ini­cia el des­ajus­te en los cos­tos.

Sin em­bar­go, no so­la­men­te se re­quie­re te­ner un ma­ne­jo efi­cien­te de los as­tos, sino de un res­pal­do fi­nan­cie­ro du­ran­te to­da la obra, ya que mu­chas se pa­ra­li­zan por fal­ta de fon­dos. En ese sen­ti­do lí­neas de cré­di­to, abo­nos con avan­ces de obras, en­tre otras, son fun­da­men­ta­les.

Otro ele­men­to de mu­cha im­por­tan­cia pa­ra evi­tar po­si­bles cri­sis es­tá re­la­cio­na­do con el co­no­ci­mien­to. Es re­co­men­da­ble acom­pa­ñar­se de un cuer­po de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos se­gún la obra a desa­rro­llar ya que son es­tas per­so­nas las que pue­den ad­ver­tir so­bre po­si­bles erro­res que in­cu­rran en más gas­tos, o en ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de la obra que se es­ta­rá en­tre­gan­do.

A su vez, los eje­cu­to­res de la obra de­ben co­no­cer al de­ta­lle las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes na­cio­na­les pa­ra el sec­tor cons­truc­ción y ac­ti­vi­da­des es­pec fi­cas co­mo elec­tri­ci­dad, sa­ni­dad en­tre otros, so­bre to­do por­que en el ca­so par­ti­cu­lar de Pa­na­má, mu­chas de es­tas han si­do ela­bo­ra­das ba­jo los es­tán­da­res apli­ca­dos en los Es­ta­dos Uni­dos.

Otras op­cio­nes pa­ra no lle­gar a una cri­sis, in­clu­yen co­no­cer a su com­pe­ten­cia y en­con­trar un fac­tor de ven­ta­ja di­fe­ren­cia­dor que no es­tá li­ga­do a un sa­cri­fi­cio de pre­cio ca- li­dad. Es­to se pue­de lo­grar con una me­jor ne­go­cia­ción con los pro­vee­do­res, atri­buir­se a una es­pe­cia­li­za­ción en el ra­mo de la cons­truc­ción, ha­cer­se de nue­vas tec­no­lo­gías, ser más efi­cien­tes en el ser icio al cliente y man­te­ner ac­tua­li­za­do el plan de co­bros.

Ade­más, de­be­mos ela­bo­rar un plan agre­si­vo pa­ra la bús­que­da de nue­vos clien­tes, ca­li­fi­car al per­so­nal téc­ni­co, man­te­ner un al­to es­tán­dar de se­gu­ri­dad la­bo­ral, evi­tar la mez­cla de los pre­su­pues­tos de uno a otro pro­yec­to pa­ra “sol­ven­tar la cri­sis” y ne­gar­se al es­ta­ble­ci­mien­to de flu­jos de pro­ce­sos mo­der­nos. Pre­ve­nir, es me­jor que la­men­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.