BIM no ter­mi­na de im­po­ner­se en el Ca­ri­be

Aun­que en la is­la hay em­pre­sas que des­ta­can su uso, eje­cu­ti­vos han mos­tra­do opo­si­ción pa­ra in­ver­tir en de ca­pa­ci­ta­ción ape­ga­da a es­te ti­po de tec­no­lo­gía.

Construir Rep. Dominicana - - EN PLANOS - Por: Ro­mil­ka Pé­rez | ro­mil­ka.pe­rez@gru­po­cer­ca.com

Ape­sar del ex­tra­or­di­na­rio avan­ce que ha te­ni­do la im­ple­men­ta­ción de la tec­no­lo­gía BIM en la in­dus­tria cons­truc­ti­va en La­ti­noa­mé­ri­ca, es­tá se ha vis­to li­mi­ta­da por la ca­ren­cia de es­pe­cia­lis­tas, pues­to que las edi­fi­ca­cio­nes de oy en día son muc o más com­ple as y, de­man­dan un ma­yor n me­ro de do­cu­men­ta­ción y dis­ci­pli­nas que mu­chas ve­ces se acom­pa­ñan de cien­tos de pla­nos en igual n me­ro de per­so­nas pa­ra lo­grar una me­jor pro­duc­ción.

Los re­tos en la in­dus­tria se an vuel­to más evi­den­tes, ya que aho­ra se cuen­ta con he­rra­mien­tas y ca­pa­ci­da­des que per­mi­te que las in­for­ma­cio­nes en la do­cu­men­ta­ción ya no sean abs­trac­tas por­que el cos­to de los erro­res es de­ma­sia­do al­to y, por en­de, e is­te una ex­pec­ta­ti­va de do­cu­men­ta­ción coor­di­na­da; es­to del mis­mo mo­do en que el uso de compu­tado­res ha sus­ti­tui­do el di­bu­jo ma­nual, lo cual con­vier­te la lle­ga­da del BIM (Buil­ding In­for­ma­tion Mo­de­ling) en una he­rra­mien­ta ca­paz de su­pe­rar di­chas de­bi­li­da­des.

Ac­tual­men­te las em­pre­sas L O y la ons­truc­to­ra Ma­rial, es­tán desa­rro­lla­do la in­fra­es­truc­tu­ra del hos­pi­tal Andr s ulio Ay­bar iu­dad Sa­ni­ta­ria), ba­jo la im­ple­men­ta­ción de BIM, lo­gran­do con ello trans­for­ma­cio­nes en la in­dus­tria al so­li­ci­tar que sus con­tra­tis­tas tam­bién se in­te­gren a es­te nue­vo es­que­ma.

Seg n e pli­có ebe­ca ori­bio, pri­me­ra pro­fe­sio­nal cer­ti­fi­ca­da di­rec­ta­men­te por Au­to­des evit Arc itec­tu­re en La­ti­noa­mé­ri­ca, el primer re­to de ep bli­ca omi­ni­ca­na es­tá con­cen­tra­do en la ca­pa­ci­ta­ción de pro­fe­sio­na­les en el desa­rro­llo de pro­yec­tos IM que va­ya más allá del uso de soft are, y que más bien pro­fun­di­cen en los pro­ce­sos y materiales cons­truc- ti­vos y de coor­di­na­ción mul­ti­dis­ci­pli­na­ria.

“Es­to, ade­más de ser un re­to, es una gran opor­tu­ni­dad ya que exis­te un mer­ca­do prác­ti­ca­men­te vir­gen que pue­de ser ex­plo­ta­do por el pri­me­ro que lo­gre es­pe­cia­li­zar­se en el uso del pro­ce­so y, así ob­te­ner ma­yor ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra dar res­pues­ta al n me­ro cre­cien­te de pro­yec­tos en don­de el clien­te e ige dic a tec­no­lo­gía , afir­mó.

Ex­pan­sión

El uso de BIM se ha ex­pan­di­do gra­cias a la apa­ri­ción de nue­vas so­lu­cio­nes de soft­wa­re que han fa­ci­li­ta­do es­ta im­ple­men­ta­ción, sien­do Au­to­desk® evit la ca­sa prin­ci­pal de la ten­den­cia, pre­ci­só la es­pe­cia­lis­ta tras re­me­mo­rar que la ola BIM co­men­zó en el 2002 con la co­mer­cia­li­za­ción de di­cho pro­ce­di­mien­to por par­te de la em­pre­sa Au­to­desk, quien has­ta en­ton­ces se en­fo­ca­ba en Au­to A .

l IM dio pa­so a m lti­ples ni­ve­les de be­ne­fi­cios. Por e em­plo, los usua­rios prin­ci­pian­tes pue­den be­ne­fi­ciar­se de vi­sua­li­za­ción tri­di­men­sio­nal, do­cu­men­ta­ción de di­se­ño in­te­gra­da, ve­ri­fi­ca­ción de in­ter­fe­ren­cias, cuan­ti­fi­ca­ción au­to­ma­ti­za­da y siem­pre ac­tua­li­za­da, re­co­gi­mien­to de materiales au­to­ma­ti­za­da, es­tra­te­gias de so­lu­cio­nes sos­te­ni­bles, en­tre otros.

l enefi­ci rin­ci al el e e t en la re cción e tie in er­ti en la ta­rea r ti­na­ria re eti­ti a e c r ina­ción

la re cción tan­cial e l err re en la c en­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.