¿Se pue­den te­ner ciu­da­des re­si­lien­tes?

Las au­to­ri­da­des lo­ca­les tra­ba­jan en la es­truc­tu­ra de di­se­ño y eje­cu­ción de pro­gra­mas que ser­vi­rán de so­por­te a co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles y zo­nas ári­das.

Construir Rep. Dominicana - - EN PLANOS - Por Ro­mil­ka Pé­rez | ro­mil­ka.pe­rez@gru­po­cer­ca.com

Co­mo re­sul­ta­do de un desa­rro­llo in­dus­trial de­pen­dien­te de com­bus­ti­bles fó­si­les emi­so­res de dió­xi­do de car­bono (CO ), y de la de­fo­res­ta­ción del 65% de los bos­ques que atra­pan CO , en los úl­ti­mos 60 años las na­cio­nes han in­cre­men­ta­do las con­cen­tra­cio­nes de CO en la at­mós­fe­ra, pa­san­do de unas 290 par­tes por mi­llón a unas 400 par­tes por mi­llón, lo que pro­vo­ca que la at­mós­fe­ra se con­vier­ta en una cor­ti­na uni­di­rec­cio­nal que per­mi­te la en­tra­da dia­ria de la ra­dia­ción so­lar, pe­ro im­pi­de que una par­te re­fle­ja­da vuel­va a sa­lir. Es­to ha­ce que la Tie­rra ex­pe­ri­men­te un cam­bio cli­má­ti­co au­men­tan­do la tem­pe­ra­tu­ra en un pro­me­dio glo­bal en 1,2 ºC.

Se­gún el geó­lo­go do­mi­ni­cano Osi­ris De León, los rá­pi­dos as­cen­sos de ca­te­go­ría de los re­cien­tes hu­ra­ca­nes Har­vey, Ir­ma y Ma­ría, los cua­les en po­cas ho­ras pa­sa­ron de sim­ples tor­men­tas tro­pi­ca­les, con vien­tos in­fe­rio­res a 100 kph, a hu­ra­ca­nes de ca­te­go­ría 4 y 5, así co­mo la inusual ru­ta se­gui­da por el huracán Op­he­lia que lle­gó a to­car las nór­di­cas costas oc­ci­den­ta­les de Ir­lan­da y sco­cia, con­fir­man que los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co se ex­pre­sa­ron cla­ra­men­te en los me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2017.

Que­da cla­ro que las fuer­zas de po­de­ro­sos hu­ra­ca­nes de es­te año su­pe­raron, por mu­cho, las ba­jas re­sis­ten­cias de las es­truc­tu­ras ha­bi­ta­cio­na­les cons- trui­das sin la de­bi­da li­cen­cia mu­ni­ci­pal, ase­gu­ró el ex­per­to.

No es un se­cre­to que las ro­cas rí­gi­das tie­nen ex­ce­len­te res­pues­ta sís­mi­ca y pro­du­cen efec­to de blin­da­je a es­truc­tu­ras cons­trui­das so­bre ellas, una muestra de ello lo evi­den­cian las edi­fi­ca­cio­nes de la ciu­dad Co­lo­nial de San­to Do­min­go, que han so­por­ta­do sie­te gran­des te­rre­mo­tos sin da­ño al­guno. Sin em­bar­go, los sue­los blan­dos pro­du­cen un efec­to de am­pli­fi­ca­ción del es­pec­tro sís­mi­co, co­mo ocu­rrió en Hai­tí, don­de un te­rre­mo­to de mag­ni­tud 7 ocu­rri­do el 12 de enero de 2010 des­tru­yó más de 400.000 edi­fi­ca­cio­nes cons­trui­das y pro­vo­can­do a su pa­so la muer­te de unas 316.000 per­so­nas.

Las ro­cas rí­gi­das tie­nen ex­ce­len­te res­pues­ta sís­mi­ca y pro­du­cen efec­to de blin­da­je a es­truc­tu­ras cons­trui­das so­bre ellas, un ejem­plo son las e ifi­ca­ci ne e la ciu­dad Co­lo­nial de San­to Do­min­go.

Plan Re­si­lien­te

Re­cien­te­men­te la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Coope­ra­ción Mul­ti­la­te­ral ( DIGECOOM) y el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de San­to Do­min­go ( INTEC) y la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca ARUP fir­ma­ron un acuer­do de en­ten­di­mien­to pa­ra tra­ba­jar el primer Plan Na­cio­nal de Re­si­lien­cia del país.

El pac­to es­ta­ble­ce desa­rro­llar una es­tra­te­gia de re­si­lien­cia pa­ra Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ba­sa­da en una eva­lua­ción a ni­vel na­cio­nal, con el ob­je­ti­vo de iden­ti­fi­car las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des con­tra los pe­li­gros na­tu­ra­les y el cam­bio cli­má­ti­co, del país, ade­más de re­ve­lar áreas de me­jo­ra. Así co­mo pla­ni­fi­ca­cio­nes in­no­va­do­ras pa­ra mi­ti­gar y adap­tar los ries­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.