La in­jus­ti­cia es peor que la de­sigual­dad

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinion - Pe­dro Sil­ve­rio Ál­va­rez Pe­dro­sil­ver31@gmail.com @pe­dro­sil­ver31

“¿Có­mo pue­den la fuer­te pre­fe­ren­cia por la igual­dad que se en­cuen­tra en la dis­cu­sión de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y en es­tu­dios de la­bo­ra­to­rios coin­ci­dir con la pre­fe­ren­cia por una so­cie­dad de­sigual en­con­tra­da en la in­ves­ti­ga­ción po­lí­ti­ca y de la con­duc­ta eco­nó­mi­ca? Ar­gu­men­ta­mos que es­tos dos con­jun­tos de ha­llaz­gos pue­den ser re­con­ci­lia­dos a tra­vés de una sor­pren­den­te ar­gu­men­ta­ción em­pí­ri­ca: cuan­do los da­tos son de­te­ni­da­men­te exa­mi­na­dos, se re­ve­la que no hay evi­den­cia que in­di­quen que en reali­dad la gen­te es­té preo­cu­pa­da con la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca. Más bien, les mo­les­ta al­go que es fre­cuen­te­men­te con­fun­di­do con de­sigual­dad: la in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca.” Ch­ris­ti­na Star­mans et al., Na­tu­re Hu­man Beha­viour, abril 7, 2017

El gran te­ma del si­glo XXI es la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca que pa­de­cen seg­men­tos ma­yo­ri­ta­rios de la po­bla­ción mun­dial. De acuer­do con ci­fras de di­ver­sas fuen­tes -mu­chas de ellas su­je­tas a in­ter­pre­ta­ción­la bre­cha en­tre ri­cos y po­bres es ca­da vez ma­yor. Es una si­tua­ción que desafía los lí­mi­tes de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra ofre­cer es­tra­te­gias que mo­de­ren el im­pac­to so­cial de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos que cau­san una ma­yor de­sigual­dad. Si bien los ni­ve­les de de­sigual­dad se con­si­de­ran al­tos y, en con­se­cuen­cia, ge­ne­ran una na­tu­ral aver­sión, mu­chos es­tu­dios no han es­ta­ble­ci­do una cla­ra dis­tin­ción en­tre la de­sigual­dad y la in­jus­ti­cia, de mo­do que pue­da ver­se a cuál de ellas va di­ri­gi­do esen­cial­men­te el re­cha­zo de la po­bla­ción.

Pre­ci­sa­men­te, ese ha si­do el ob­je­to de un es­tu­dio que re­cien­te­men­te pu­bli­ca­ran un gru­po de cien­tí­fi­cos de la con­duc­ta hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad de Yale (Star­mans, C., Shes­kin, M. & Bloom, P. Why peo­ple pre­fer une­qual so­cie­ties. Nat. Hum. Behav. 1,0082 (20170)). La te­sis de ellos es que no hay evi­den­cias de que la gen­te se mo­les­te por la de­sigual­dad en sí mis­ma, sino por la in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca, que fre­cuen­te­men­te se con­fun­de con la pri­me­ra. Los au­to­res re­co­no­cen que las preo­cu­pa­cio­nes que la “gen­te ex­pre­sa acer­ca de la de­sigual­dad es tam­bién ha­lla­do en es­tu­dios de ex­pe­ri­men­tos con­tro­la­dos en la­bo­ra­to­rios, los cua­les en­cuen­tran que un de­seo por dis­tri­bu­cio­nes igua­les emer­ge en el desa­rro­llo tem­prano de la hu­ma­ni­dad y es apa­ren­te en mu­chas cul­tu­ras di­fe­ren­tes.”

Sin em­bar­go, con­ti­núan los au­to­res, al con­si­de­rar las in­ves­ti­ga­cio­nes en psi­co­lo­gía po­lí­ti­ca y economía del com­por­ta­mien­to se des­ta­ca que las gen­tes al ser cues­tio­na­da so­bre la dis­tri­bu­ción ideal de la ri­que­za en ca­da uno de sus paí­ses res­pon­den que pre­fie­ren una so­cie­dad de­sigual. Y que es­tas pre­fe­ren­cias se ve­ri­fi­can en gen­tes con pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas con­tra­pues­tas, sin im­por­tar, in­clu­so, la edad. Los ci­ta­dos in­ves­ti­ga­do­res no­tan que hay una di­fe­ren­cia en­tre la pre­fe­ren­cia por igual­dad en dis­tri­bu­cio­nes de un pe­que­ño nú­me­ro de miem­bros y la pre­fe­ren­cia por igual­dad cuan­do se tra­ta de gran­des gru­pos en el mun­do real. En el pri­mer ca­so, cuan­do a las per­so­nas se les pi­de que dis­tri­bu­yan re­cur­sos en un pe­que­ño gru­po -en un ex­pe­ri­men­to de la­bo­ra­to­rio­re­sul­ta en una cla­ra in­cli­na­ción por una dis­tri­bu­ción igua­li­ta­ria. Pe­ro, cuan­do el ejer­ci­cio se tras­la­da a una lar­ga es­ca­la en el mun­do real el re­sul­ta­do es que re­cha­zan la dis­tri­bu­ción igua­li­ta­ria y pre­fie­ren un cier­to gra­do de de­sigual­dad; lo cual, es una apa­ren­te con­tra­dic­ción.

Pa­ra los au­to­res no exis­te tal con­tra­dic­ción, y la ex­pli­ca­ción es que la gen­te no tie­ne una real preo­cu­pa­ción por la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, sino por la in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca. En el mun­do real las per­so­nas mues­tran pre­fe­ren­cia por un cier­to gra­do de de­sigual­dad, aun­que deseen un mun­do más igua­li­ta­rio. Es­ta pre­fe­ren­cia que se ve­ri­fi­ca en Es­ta­dos Uni­dos tam­bién ha si­do ve­ri­fi­ca­da -des­ta­can los au­to­re­sen otros 16 paí­ses, in­de­pen­dien­te­men­te de las pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas. Pe­ro, los in­ves­ti­ga­do­res de Yale en­tien­den que en esos re­sul­ta­dos se sub­es­ti­ma la pre­fe­ren­cia por la de­sigual­dad. En los es­tu­dios de es­tos úl­ti­mos se de­ter­mi­nó que la ra­tio de ri­que­za en­te los más po­bres y los más ri­cos de­bía ser de 1/50 (un miem­bro del quin­til su­pe­rior de­bía te­ner una ri­que­za 50 ve­ces la po­seí­da por un miem­bro del quin­til in­fe­rior), en con­tras­te con los es­tu­dios an­te­rio­res de 1/4. En la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, re­sal­tan los au­to­res, un típico CEO ga­na 354 ve­ces más que un típico tra­ba­ja­dor, un no­to­rio in­cre­men­to con re­la­ción a una ra­tio de 20 ve­ces que exis­tía ha­ce 50 años. Por eso, la idea de “no de­ma­sia­do igual, no de­ma­sia­do de­sigual”.

La con­fu­sión en­tre igual­dad y jus­ti­cia se ori­gi­na, de acuer­do con el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res, en el he­cho de que se pre­su­po­ne que to­do lo que es igua­li­ta­rio es jus­to. Por tan­to, nu­me­ro­sos es­tu­dios pre­vios no es­ta­ble­cían los me­ca­nis­mos pa­ra se­pa­rar una co­sa de la otra. Cuan­do se se­pa­ran se pue­de apre­ciar que lo jus­to pue­de con­du­cir a una ma­yor de­sigual­dad. En un ex­pe­ri­men­to con un am­bien­te neu­tral la gen­te dis­tri­bu­ye los bie­nes de ma­ne­ra igua­li­ta­ria, pe­ro cuan­do la dis­tri­bu­ción de los bie­nes tie­ne en cuen­ta di­ver­sos cri­te­rios -co­mo el tra­ba­jo rea­li­za­do, el mé­ri­to, el es­fuer­zo, la pro­duc­ti­vi­dad- el sen­ti­do de jus­ti­cia se im­po­ne so­bre la pre­fe­ren­cia por la igual­dad. En el fon­do, es la di­fe­ren­cia en­tre po­lí­ti­cas de equi­dad -crear las mis­mas opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos- y las po­lí­ti­cas de igual­dad que pre­ten­der for­zar un or­den so­cial igua­li­ta­rio.

Mi­ran­do un po­co ha­cia nues­tra reali­dad, te­ne­mos que en las úl­ti­mas dé­ca­das el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha si­do so­bre­sa­lien­te, acom­pa­ña­do de una pro­fun­di­za­ción de la de­sigual­dad so­cial. Pe­ro, aún con esas ca­rac­te­rís­ti­cas la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na no ha­bía al­can­za­do los ni­ve­les de in­dig­na­ción que ac­tual­men­te pre­va­le­cen. Y más que un re­cha­zo a la de­sigual­dad es una in­dig­na­ción que en­tre otros fac­to­res re­cha­za la in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca. Una in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca que per­mi­te y fo­men­ta el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to sin nin­gún ti­po de san­ción, ge­ne­ran­do una ma­yor de­sigual­dad so­cial. Pa­ra el bien de la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y so­cial no se pue­de se­guir ig­no­ran­do esa reali­dad. 

La con­fu­sión en­tre igual­dad y jus­ti­cia se ori­gi­na, de acuer­do con el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res, en el he­cho de que se pre­su­po­ne que to­do lo que es igua­li­ta­rio es jus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.