“Pro­te­ger la vi­da des­de la con­cep­ción no es si­nó­ni­mo de pe­na­li­zar el abor­to”

La abo­ga­da colombiana, que vi­si­tó el país in­vi­ta­da por Pro­fa­mi­lia, plan­tea que los de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos tie­nen que ser ga­ran­ti­za­dos por los Es­ta­dos

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - Ta­nia Molina Re­dac­to­ra Se­nior

Mó­ni­ca Roa

SAN­TO DO­MIN­GO. Mó­ni­ca Roa es una abo­ga­da colombiana con es­pe­cia­li­dad en de­re­chos hu­ma­nos, y en de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal y com­pa­ra­do. De los fa­llos fa­vo­ra­bles en el ejer­ci­cio de su ca­rre­ra ha­bla de un par­ti­cu­lar. Lo emi­tió el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de su país, en 2006 y con él se des­pe­na­li­zó la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en las mis­mas tres cau­sa­les que, des­de el Go­bierno do­mi­ni­cano y gru­pos fe­mi­nis­tas han in­ten­ta­do que se des­pe­na­li­ce en el país, pe­ro que la ma­yo­ría de los con­gre­sis­tas se opo­nen: cuan­do la vi­da de la ma­dre es­tá en ries­go, cuan­do el fe­to tie­ne mal­for­ma­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la vi­da y cuan­do el em­ba­ra­zo es pro­duc­to de una vio­la­ción.

Roa fue la abo­ga­da que lle­vó el ca­so an­te el Cons­ti­tu­cio­nal y, pe­se a la tras­cen­den­cia de la sen­ten­cia lue­go de más de 30 años de de­ba­tes le­gis­la­ti­vos sin re­sul­ta­dos en su país, és­ta no cons­ti­tu­yó su ma­yor or­gu­llo. “El mo­men­to de más or­gu­llo pa­ra mí fue cuan­do la sen­ten­cia se usó por pri­me­ra vez. Una ni­ña de 11 años es­ta­ba sien­do vio­la­da por su pa­dras­tro y la abue­la es­cu­chó que ya se per­mi­tía abor­tar en ca­sos de vio­la­ción, la lle­vó a un hos­pi­tal y por pri­me­ra vez se hi­zo un abor­to le­gal”, re­cuer­da.

Roa, que ve la des­pe­na­li­za­ción del abor­to cono un te­ma de de­re­chos hu­ma­nos y de equi­dad so­cial, pues los da­tos in­di­can que el cos­to de la pe­na­li­za­ción só­lo lo pa­gan las mu­je­res y ni­ñas po­bres, se cuestiona el por­qué hay gen­te que se ras­ga las ves­ti­du­ras de­fen­dien­do el de­re­cho a la vi­da des­de la con­cep­ción, pe­ro no les im­por­ta que ma­ten a mu­je­res em­ba­ra­za­das o que mue­ran por fal­ta de la aten­ción ade­cua­da.

—Us­ted no te­me ha­blar de se­xo, ¿qué tan­to hay que de­cir de esa pa­la­bra des­de el pun­to de vis­ta le­gal?

Mu­chí­si­mo. Sí el pro­pó­si­to del de­re­cho es re­gu­lar las re­la­cio­nes so­cia­les, ob­via­men­te la se­xua­li­dad hu­ma­na jue­ga un rol cen­tral y el de­re­cho tie­ne que re­gu­lar las in­ter­ac­cio­nes se­xua­les. El mun­do de los de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos es un mun­do par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te pa­ra las mu­je­res, pe­ro en par­ti­cu­lar pa­ra to­das las re­la­cio­nes hu­ma­nas.

—Se­xo y abor­to son dos te­mas que es­can­da­li­zan mu­cho, ¿por qué los eli­gió en­tre sus fa­vo­ri­tos?

Pre­ci­sa­men­te por­que hay tan­ta ne­ce­si­dad de ha­blar­los y tan po­ca gen­te dis­pues­ta a ha­cer­lo. Creo que el bie­nes­tar y la vi­da, es­pe­cial­men­te de las mu­je­res y las ni­ñas con más vul­ne­ra­bi­li­dad, que han te­ni­do me­nos po­si­bi­li­da­des y ac­ce­so a in­for­ma­ción y dis­cu­sión so­bre esos te­mas, de­pen­de en gran par­te de que se res­pe­ten sus de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos, de que co­noz­can có­mo ejer­cer la se­xua­li­dad de una ma­ne­ra se­ria y res­pon­sa­ble, de que se­pan que pue­den de­cir que no y a que otros res­pe­ten esa de­ci­sión. Creo que el no ha­blar del te­ma, sien­do un te­ma que es­tá pre­sen­te en nues­tras vi­das, en nues­tra co­mu­ni­dad… creo que, si no se ha­bla de eso con res­pon­sa­bi­li­dad, no le es­ta­mos dan­do las he­rra­mien­tas a los ni­ños, a los ado­les­cen­tes, a los hom­bres y mu­je­res so­bre có­mo ma­ne­jar ese as­pec­to de la vi­da.

—¿Qué tan di­fí­cil fue que se apro­ba­ran las tres cau­sa­les del abor­to en Co­lom­bia?

Fue di­fí­cil, pe­ro creo que en el mo­men­to en que, co­mo so­cie­dad, en­ten­di­mos que te­nía­mos que dar un de­ba­te, pues el no dar­lo no es­ta­ba evi­tan­do abor­to, sino que es­ta­ba obli­gan­do a las mu­je­res y las ni­ñas a acu­dir a abor­tos clan­des­ti­nos, po­nien­do en ries­go sus vi­das y su sa­lud, nos di­mos cuen­ta que era un de­ba­te que te­nía­mos que re­sol­ver co­mo so­cie­dad. En Co­lom­bia, la Cons­ti­tu­ción del 1991 in­cor­po­ró los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos. Nos ayu­dó el he­cho de que to­dos los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos exi­gen que, co­mo mí­ni­mo, se le ga­ran­ti­ce a las mu­je­res y a las ni­ñas po­der te­ner un abor­to se­gu­ro cuan­do es­tá en ries­go su sa­lud o cuan­do se tra­ta de una vio­la­ción o cuan­do hay ca­sos de fe­tos in­via­bles.

—¿Cuá­les ar­gu­men­tos pri­ma­ron pa­ra que los jue­ces aco­gie­ran las cau­sa­les?

Fue­ron cua­tro. El pri­me­ro, en­ten­der que no les es­tá­ba­mos pi­dien­do a la igle­sia que cam­bia­ra su po­si­ción fren­te al abor­to, que te­ne­mos que se­pa­rar el de­ba­te que pue­de dar­se en el in­te­rior de las igle­sias del de­ba­te po­lí­ti­co y de cons­ti­tu­cio­na­li­dad, y los jue­ces en­ten­die­ron su la­bor. El se­gun­do fue en­ten­der que fue un de­ba­te de sa­lud pú­bli­ca. Son mu­je­res y ni­ñas que es­tán mu­rien­do y pa­gan­do con su sa­lud el cos­to de la pe­na­li­za­ción. El ter­ce­ro es ha­cer­se la pre­gun­ta de cuá­les son las mu­je­res y ni­ñas que se es­tán mu­rien­do, por­que ob­via­men­te las que ha­cen par­te de las éli­tes pri­vi­le­gia­das no son las que se mue­ren. En­ton­ces, es en­ten­der que es un te­ma de jus­ti­cia so­cial en don­de las afec­ta­das son las fa­mi­lias más vul­ne­ra­bles, las mu­je­res y las ni­ñas que no cuen­tan con re­cur­sos, esas son las que real­men­te ter­mi­nan pa­gan­do el cos­to de la pe­na­li­za­ción. Lo úl­ti­mo es que es un te­ma de de­re­chos hu­ma­nos. Pa­ra que Co­lom­bia o cual­quier país pue­da cum­plir con los es­tán­da­res de de­re­chos hu­ma­nos, tie­ne que ga­ran­ti­zar que las mu­je­res ten­gan es­ta op­ción. E in­sis­to, es op­ción, por­que me lla­ma la aten­ción la can­ti­dad de ve­ces que hay que acla­rar que des­pe­na­li­zar el abor­to en es­tas tres cau­sa­les no se tra­ta de im­po­ner una obli­ga­ción, pues­to que las mu­je­res que no quie­ran in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo siem­pre ten­drán la li­ber­tad de no ha­cer­lo. —¿Qué ima­gi­nó que pa­sa­ría cuan­do em­pe­zó el ca­so? Yo sa­bía que era teó­ri­ca­men­te fá­cil, pe­ro sa­bía que po­lí­ti­ca­men­te iba a ser muy com­pli­ca­do. Y tal vez no me ima­gi­na­ba que lo más com­pli­ca­do iba ser des­pués de ga­nar. Una co­sa es ga­nar el cam­bio de la ley y otra que la ley se apli­que y se cum­pla. Y es muy du­ro, co­mo abo­ga­do, y tal vez por eso me he ale­ja­do un po­co del de­re­cho, por­que lle­gué a en­ten­der cuá­les son los lí­mi­tes del de­re­cho. Es una he­rra­mien­ta im­por­tan­te pa­ra ge­ne­rar cam­bio so­cial, pe­ro siem­pre es in­su­fi­cien­te. Cam­biar una ley en el pa­pel no sig­ni­fi­ca cam­biar la reali­dad, ni cam­biar la cul­tu­ra ni a las per­so­nas, por tan­to, la can­ti­dad de tra­ba­jo que hay que ha­cer des­pués es gi­gan­tes­ca ,y es im­por­tan­te sa­ber que hay que in­vo­lu­crar a di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas y di­fe­ren­tes per­so­nas. —¿Có­mo re­ba­tir una dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal que es­ta­ble­ce el de­re­cho a la vi­da des­de la con­cep­ción? Hay un mon­tón de ar­gu­men­tos pa­ra res­pon­der­lo. Lo pri­me­ro es en­ten­der que la obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal de pro­te­ger la vi­da des­de la con­cep­ción no es si­nó­ni­mo de pe­na­li­zar el abor­to. Hay un mon­tón de me­di­das le­gis­la­ti­vas que se pue­den to­mar pa­ra pro­te­ger la vi­da des­de la con­cep­ción. En Chi­le, que tie­ne un man­da­to cons­ti­tu­cio­nal muy si­mi­lar al do­mi­ni­cano, el tri­bu­nal cons­ti­tu­cio­nal hi­zo una lis­ta de to­das las me­di­das que exis­ten pa­ra, por ejem­plo, ga­ran­ti­zar la aten­ción en sa­lud a las mu­je­res que sa­len em­ba­ra­za­das, pro­te­ger­las de la vio­len­cia que su­fren du­ran­te el em­ba­ra­zo, etc. Una acla­ra­ción que se hi­zo muy im­por­tan­te en la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos fue que el ob­je­to de pro­tec­ción del de­re­cho a la vi­da des­de la con­cep­ción no es el fe­to, sino la mu­jer em­ba­ra­za­da, por­que es im­po­si­ble pro­te­ger al fe­to si no es a tra­vés de la pro­tec­ción de la mu­jer em­ba­ra­za­da.

El otro te­ma im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que el man­da­to es pro­te­ger to­da la Cons­ti­tu­ción, y la Cons­ti­tu­ción tie­ne mu­chos más de­re­chos que el de­re­cho a la vi­da des­de la con­cep­ción, co­mo el de­re­cho a la vi­da, a la dig­ni­dad, a la sa­lud, a la vi­da de to­das las per­so­nas, in­clu­yen­do a las mu­je­res. 

“El ob­je­to de pro­tec­ción del de­re­cho a la vi­da des­de la con­cep­ción no es el fe­to, sino la mu­jer em­ba­ra­za­da, por­que es im­po­si­ble pro­te­ger al fe­to si no es a tra­vés de la pro­tec­ción de la mu­jer”. “La pe­na­li­za­ción del abor­to no exis­te pa­ra las mu­je­res ri­cas en nin­gu­na par­te de La­ti­noa­mé­ri­ca” Mó­ni­ca Roa Abo­ga­da, es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho re­pro­duc­ti­vo y se­xual.

JUS­TO FÉ­LIZ

Mó­ni­ca Roa, du­ran­te una vi­si­ta que reali­zó al país re­cien­te­men­te, aco­gien­do una in­vi­ta­ción de Pro­fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.