Ban­cas

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión -

Las ban­cas ile­ga­les de apues­tas no son una ex­cep­ción o una ano­ma­lía. No son una noticia, son la co­ti­dia­ni­dad. Son de­ce­nas de mi­les y ope­ran en ple­na vía pú­bli­ca. Ba­rrios, pue­blos, ciu­da­des y ca­rre­te­ras es­tán re­ple­tos de es­tos pun­tos, a me­nu­do cons­trui­dos so­bre las ace­ras.

Se ha­ce cues­ta arri­ba pen­sar que es un pro­ble­ma in­ma­ne­ja­ble con el que hay que con­vi­vir. Que no se pue­de ha­cer más, que el Es­ta­do es más dé­bil y que con­vi­ve con ello. Es un mun­do com­pli­ca­do, so­bre el que se sa­be ca­si to­do pe­ro no se ha­ce ca­si na­da. Las de­nun­cias que pe­rió­di­ca­men­te pu­bli­ca la pren­sa no re­sol­ve­rán, no bas­tan.

Si el Es­ta­do, con su po­der le­gal y coer­ci­ti­vo no pue­de des­ha­cer la ma­fia... po­co po­drá ha­cer un pe­rio­dis­ta con su gra­ba­do­ra. Es un pro­ble­ma so­cial y eco­nó­mi­co. Dis­trae mi­llo­nes al era­rio, mi­llo­nes que el Es­ta­do ne­ce­si­ta y que tra­ta­rá de co­brar al con­tri­bu­yen­te.

Hay un mar­co le­gal que de­be res­pe­tar­se, unas re­des de con­trol y propiedad com­pli­ca­das, que hay que des­ha­cer. Con­vi­vir con la ile­ga­li­dad es la op­ción que se ha ele­gi­do has­ta aho­ra. Pe­ro no es la co­rrec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.