Hay opo­si­to­res, pe­ro no opo­si­ción...

Los po­lí­ti­cos ha­blan co­mo si no im­por­ta­ra...

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Deportes -

Ca­da ca­be­za es un mun­do, pe­ro a ve­ces -- y sin su con­sen­ti­mien­to -- po­nen al mun­do de ca­be­za. El Go­bierno tie­ne opo­si­to­res, pe­ro -- se di­ce -no hay opo­si­ción.

Una tri­pa di­fí­cil de des­en­re­dar, y más to­da­vía por­que la afir­ma­ción es de gen­te que vi­ve de la po­lí­ti­ca y la po­bla­ción en sen­ti­do ge­ne­ral.

Cuan­do ha­bla un po­lí­ti­co, y es lo in­tere­san­te, lo ha­ce co­mo si fue­ra ajeno a la si­tua­ción. Un ta­lan­te ver­da­de­ra­men­te inex­pli­ca­ble. ¿Có­mo pue­de cri­ti­car la pe­re­za quien no es ca­paz de mo­ver una mano pa­ra es­pan­tar mos­cas que re­vo­lo­tean al­re­de­dor de la me­sa ya pues­ta?

La cir­cuns­tan­cia apa­ren­ta in­do­len­te, pe­ro su­ce­de que el mu­cho pen­sar no acla­ra las ideas, y ha­ber con­fu­sión, ig­no­ran­cia y ne­ce­dad.

Las pla­zas se con­cen­tran en las ca­lles, y no im­por­ta fre­cuen­cia ni con­sig­na, la per­cep­ción se man­tie­ne im­per­té­rri­ta. La mo­vi­li­za­ción por sí so­la no cam­bia el pa­no­ra­ma.

Se su­po­ne al Go­bierno en nau­fra­gio, pe­ro no se hun­de la na­ve, na­die se aho­ga en las aguas y tam­po­co na­da ha­cia la cos­ta.

La cues­tión zo­zo­bra y so­lo To­ño des­de ano­che la com­pren­de: “Yo no soy pe­lo­te­ro, pe­ro me gus­ta la pe­lo­ta”. El Go­bierno tie­ne opo­si­to­res, pe­ro no opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.