De pan­de­mia a po­lí­ti­ca

La reac­ti­va­ción es el ca­mino ha­cia la re­cu­pe­ra­ción de los in­gre­sos

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Financial Times - Gus­ta­vo Vol­mar gvol­mar@dia­rio­li­bre.com

La pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes ha he­cho va­riar el fo­co de aten­ción del país. La pan­de­mia, sus es­ta­dís­ti­cas dia­rias y los som­bríos re­la­tos de los con­ta­gia­dos, han da­do pa­so a la po­lí­ti­ca, las en­cues­tas de opi­nión y las ac­tua­cio­nes de los can­di­da­tos. La eco­no­mía, sin em­bar­go, per­sis­te en el tras­fon­do, sin que el cam­bio de fo­co la ha­ya he­cho de­jar de ser mo­ti­vo de se­ria preo­cu­pa­ción.

El dó­lar, su al­za y su es­ca­sez son el in­di­cio co­lec­ti­vo más vi­si­ble de que atra­ve­sa­mos por tiem­pos anor­ma­les, pe­ro las se­ña­les más cer­ca­nas las no­ta­mos en nues­tra pro­pia con­di­ción. No sa­be­mos su nú­me­ro exac­to ni el por­cen­ta­je que cons­ti­tu­yen de la po­bla­ción ac­ti­va to­tal, pe­ro es­ta­mos se­gu­ros de que son mu­chos quie­nes por una u otra cau­sa han vis­to dis­mi­nuir sus in­gre­sos.

La reac­ti­va­ción es el ca­mino ha­cia la re­cu­pe­ra­ción de los in­gre­sos, pe­ro al­gu­nas ac­ti­vi­da­des se­gui­rán de­pri­mi­das du­ran­te un lap­so que pue­de ser bas­tan­te pro­lon­ga­do. De­bi­do al rol del tu­ris­mo en la en­tra­da de di­vi­sas, y da­do que su re­torno a la nor­ma­li­dad to­ma­rá lar­gos me­ses, es pro­ba­ble que a cor­to pla­zo la reac­ti­va­ción in­ci­da más rá­pi­do so­bre las im­por­ta­cio­nes y la de­man­da de dó­la­res, que so­bre las ex­por­ta­cio­nes y la ofer­ta de dó­la­res. De ser así, las pre­sio­nes cam­bia­rias que con­du­cen a la pér­di­da pau­la­ti­na en el va­lor del pe­so po­drían ace­le­rar­se, ha­cien­do ne­ce­sa­rias in­ter­ven­cio­nes más cuan­tio­sas de par­te del Ban­co Cen­tral.

La cla­ve pa­ra sa­lir ai­ro­sos de es­ta si­tua­ción es im­pe­dir que sur­jan ex­pec­ta­ti­vas de de­va­lua­ción e in­fla­ción.

En vis­ta de lo que ha su­ce­di­do, es de es­pe­rar que exis­tan ex­pec­ta­ti­vas acer­ca de un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más len­to. Aun­que ellas nos ha­rán ser más cau­te­lo­sos con nues­tros gas­tos e in­ver­sio­nes, po­dre­mos asi­mi­lar­las sin que por eso la eco­no­mía de­je de avan­zar. Pe­ro lo que sí se­ría de­vas­ta­dor es que la ines­ta­bi­li­dad reem­pla­ce a la es­ta­bi­li­dad co­mo guía de nues­tro com­por­ta­mien­to. Eso re­pre­sen­ta­ría un in­men­so re­tro­ce­so, y un enor­me obs­tácu­lo pa­ra la ges­tión gu­ber­na­ti­va. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.