Có­mo afron­ta­rá la ‘ge­ne­ra­ción sel­fie’ una nue­va de­pre­sión eco­nó­mi­ca

Los tra­ba­ja­do­res de hoy es­tán me­jor pre­pa­ra­dos que sus an­te­pa­sa­dos de 1930 en mu­chos as­pec­tos

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - Pi­li­ta Clark

En uno de los ar­tícu­los más po­pu­la­res del Fi­nan­cial Ti­mes es­te mes, seis ex­per­tos de to­do el mun­do res­pon­die­ron a es­ta pre­gun­ta: ¿nos di­ri­gi­mos ha­cia otra Gran De­pre­sión? No en Asia, di­jo uno. Es muy pro­ba­ble su­ce­da en Amé­ri­ca La­ti­na, di­jo otro. Las prediccion­es acer­ca de EEUU fue­ron más po­si­ti­vas, pe­ro un eco­no­mis­ta di­jo que pen­sa­ba que, a fin de cuen­tas, Europa cae­ría en la peor re­ce­sión en tiem­pos de paz en ca­si 100 años.

Al leer sus pa­la­bras, me sor­pren­dió el he­cho de que, ha­ce só­lo unos me­ses, to­da­vía se les de­cía a los tra­ba­ja­do­res que se preo­cu­pa­ran por los ro­bots que ve­nían a qui­tar­les sus tra­ba­jos. Aho­ra pa­re­ce que in­clu­so los ro­bots podrían es­tar en problemas.

Sin em­bar­go, cuan­do me aso­mo por la ven­ta­na des­de mi apar­ta­men­to en Lon­dres y veo a per­so­nas con za­pa­tos de­por­ti­vos de £240 que es­tán char­lan­do en sus te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes de £1,000 con la ayuda de au­ri­cu­la­res de £300, es di­fí­cil ima­gi­nar que la fuer­za la­bo­ral ac­tual pu­die­ra pa­sar por al­go co­mo la Gran De­pre­sión.

En­ton­ces, ¿qué pa­sa­ría si su­ce­die­ra? En mu­chos sen­ti­dos, la ‘ge­ne­ra­ción sel­fie’ es­ta­ría mu­cho me­jor pre­pa­ra­da que aque­llas per­so­nas que pa­sa­ron por el desas­tre que arra­só las eco­no­mías del mun­do ha­ce ca­si un si­glo.

La Gran De­pre­sión aún evo­ca imá­ge­nes de ros­tros de­ma­cra­dos en las co­las de los comedores po­pu­la­res y cam­bios brus­cos en la vi­da co­ti­dia­na. “Los ga­tos si­guen des­apa­re­cien­do”, les di­jo un hom­bre de la al­dea aus­tria­ca de Ma­rient­hal a los in­ves­ti­ga­do­res en la dé­ca­da de 1930 que vi­nie­ron a es­tu­diar el im­pac­to del des­em­pleo. “Ha­ce só­lo unos días, el ga­to de Herr H des­apa­re­ció. La car­ne de ga­to es muy bue­na. Tam­bién se co­men pe­rros”.

Hoy, mu­chos de no­so­tros te­ne­mos me­jo­res sis­te­mas de bie­nes­tar y un ser­vi­cio na­cio­nal de sa­lud. Aún más im­por­tan­te, ac­tual­men­te hay mu­cha más acep­ta­ción de que los go­bier­nos tie­nen un pa­pel dis­tin­to que de­ben desem­pe­ñar en ca­so del des­em­pleo ma­si­vo. “Eso no era ver­dad en to­do el mun­do en la dé­ca­da de 1930”, di­ce el pro­fe­sor Pe­ter Fea­ron, un his­to­ria­dor eco­nó­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Lei­ces­ter que ha es­cri­to am­plia­men­te so­bre la Gran De­pre­sión.

Durante la cri­sis del co­ro­na­vi­rus, los go­bier­nos de to­das las ten­den­cias po­lí­ti­cas han to­ma­do me­di­das ra­di­ca­les pa­ra evi­tar el desas­tre fi­nan­cie­ro. Sin em­bar­go, no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra de­te­ner una can­ti­dad es­ca­lo­frian­te de pér­di­das de em­pleo y es­to plan­tea ame­na­zas que pa­re­cen ser tan gra­ves pa­ra los tra­ba­ja­do­res de hoy co­mo pa­ra los de la Gran De­pre­sión.

Ese es­tu­dio de una al­dea aus­tria­ca es fa­mo­so por lo que mos­tró so­bre el im­pac­to psi­co­ló­gi­co del des­em­pleo a lar­go pla­zo, co­men­zan­do con la apa­tía.

Las per­so­nas sa­ca­ron me­nos li­bros de la bi­blio­te­ca. Aban­do­na­ron sus mem­bre­sías de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Los ac­to­res no que­rían ac­tuar. “Han per­di­do el áni­mo”, di­jo el ge­ren­te del club de tea­tro del pue­blo. In­clu­so las ca­mi­na­tas diarias se des­via­ron. Cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res ar­ma­dos con re­lo­jes cro­no­me­tra­ron en se­cre­to a las per­so­nas en la ca­lle, en­con­tra­ron que un nú­me­ro sor­pren­den­te de hom­bres ca­mi­na­ban a só­lo dos mi­llas por ho­ra y se de­te­nían al me­nos dos ve­ces en el ca­mino. Li­te­ral­men­te pa­re­cían per­der su sen­ti­do de di­rec­ción o de­ter­mi­na­ción.

Nos gus­te o no, to­da­vía en­con­tra­mos sig­ni­fi­ca­do en el trabajo. Por lo tan­to, es pro­ba­ble que la ge­ne­ra­ción ac­tual de tra­ba­ja­do­res car­ga­dos con deu­da e hi­po­te­cas, es­tén tan de­vas­ta­dos por la pér­di­da de em­pleo co­mo sus pre­de­ce­so­res me­nos ri­cos; o tal vez más si no pue­den man­te­ner los pa­gos men­sua­les.

Sin em­bar­go, la gen­te tam­bién es­tá in­fi­ni­ta­men­te me­jor co­nec­ta­da, fí­si­ca y di­gi­tal­men­te. El via­je en ma­sa ha si­do in­te­rrum­pi­do por COVID-19, pe­ro In­ter­net per­mi­te que es­ta ge­ne­ra­ción fun­cio­ne y se co­mu­ni­que co­mo nin­gu­na otra.

La se­ma­na pa­sa­da vi lo que eso po­dría sig­ni­fi­car en una era de des­em­pleo ma­si­vo cuan­do ha­blé con una “ase­so­ra de de­socu­pa­ción” lla­ma­da Elea­nor Twed­dell. Su com­pa­ñía in­ten­ta re­du­cir el im­pac­to de la pér­di­da de em­pleo con he­rra­mien­tas en lí­nea que ha­brían si­do inima­gi­na­bles pa­ra los al­dea­nos de Ma­rient­hal. Ella di­ce que 500 per­so­nas sin­to­ni­za­ron su “fes­ti­val” en lí­nea pa­ra des­em­plea­dos. Los chats de ví­deo se­ma­na­les más pe­que­ños en los que las per­so­nas des­em­plea­das pue­den in­ter­cam­biar his­to­rias son apa­ren­te­men­te po­pu­la­res, jun­to con sus con­se­jos so­bre la me­jor ma­ne­ra de bus­car un em­pleo en lí­nea.

Na­da de es­to pue­de re­em­pla­zar las po­lí­ti­cas na­cio­na­les efec­ti­vas pa­ra ayu­dar a las per­so­nas a vol­ver al trabajo, o evi­tar que esos em­pleos se pier­dan en pri­mer lu­gar. Pe­ro creo que sig­ni­fi­ca que si lo peor vuel­ve a su­ce­der, al me­nos po­dría­mos com­par­tir lo que es­ta­mos pa­san­do de una for­ma que an­tes hu­bie­ra si­do im­po­si­ble.

Un sel­fie co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.