In­ven­tan­do lo ya in­ven­ta­do

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Eduar­do Gar­cía Mi­chel

El tér­mino in­ven­tar sig­ni­fi­ca “ha­llar o des­cu­brir al­go nue­vo, no co­no­ci­do”. Tam­bién “fin­gir he­chos fal­sos” y “le­van­tar em­bus­tes”. Si uno se dis­pu­sie­ra a leer me­mo­rias y li­bros an­ti­guos, se da­ría cuen­ta de que mu­chas de las in­ven­cio­nes no son ta­les, exis­tie­ron años atrás, qui­zás con va­ria­cio­nes pa­ra ajus­tar­las al ni­vel edu­ca­cio­nal, tec­no­ló­gi­co y den­si­dad po­bla­cio­nal de ca­da épo­ca.

Tam­bién re­pa­ra­ría en que inventos an­ti­guos, so­cial­men­te con­ve­nien­tes, de­ja­ron de apli­car­se y se cam­bia­ron por otros que eran sim­ples ar­gu­cias pa­ra que par­ti­cu­la­res hi­cie­ran pro­ve­cho de los re­cur­sos pú­bli­cos, des­na­tu­ra­li­zan­do el pa­pel y fun­cio­nes del Es­ta­do.

Asi­mis­mo, se da­ría cuen­ta de que en mu­chas oca­sio­nes se “in­ven­ta” pa­ra con­fun­dir, en­ga­ñar, con pro­pó­si­tos di­ver­sos, en­tre ellos, po­lí­ti­cos.

Las me­mo­rias anua­les de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos re­co­gen asun­tos in­tere­san­tes que ayu­dan a com­pren­der el es­ta­do de co­sas de la épo­ca en que se es­cri­bie­ron, pe­ro tam­bién a com­pa­rar aque­llas si­tua­cio­nes con las que vi­vi­mos en la ac­tua­li­dad.

Así, en la me­mo­ria pre­pa­ra­da por el De­par­ta­men­to de Obras Pú­bli­cas pa­ra el año 1926, durante el go­bierno de Ho­ra­cio Vás­quez, se di­ce que:

“El sis­te­ma que fi­nal­men­te he­mos adop­ta­do pa­ra la con­ser­va­ción de ca­rre­te­ras es el de peo­nes ca­mi­ne­ros, uno pa­ra ca­da ki­ló­me­tro. Ca­da tra­ba­ja­dor es­tá pro­vis­to de he­rra­mien­tas e im­ple­men­tos que ne­ce­si­ta pa­ra ren­dir una bue­na la­bor y es res­pon­sa­ble por el cui­da­do de es­te equi­po. El trabajo que de­ben rea­li­zar y el or­den que de­ben se­guir le es in­di­ca­do por los su­per­in­ten­den­tes, por me­dia­cio­nes de ca­pa­ta­ces. De es­tos hay uno por ca­da diez ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra, apro­xi­ma­da­men­te. El re­co­rri­do de sus tra­mos lo ha­cen los ca­pa­ta­ces dia­ria­men­te en bi­ci­cle­ta o a lo­mo de bes­tia.”

En esos tiem­pos de los años 20 del si­glo pa­sa­do, exis­tía el con­cep­to de dar man­te­ni­mien­to a las obras pú­bli­cas pa­ra ex­ten­der su vi­da útil y se des­ti­na­ban re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les di­ri­gi­dos a la com­pro­ba­ción dia­ria del es­ta­do de las obras y su re­pa­ra­ción in­me­dia­ta.

Los re­cur­sos eran es­ca­sos y ha­bía que ad­mi­nis­trar­los con de­co­ro. ¡Cuán­ta fal­ta ha­ce vol­ver a esa prác­ti­ca!

Aho­ra, se “in­ven­ta” lo que no se re­quie­re y se eli­mi­na lo ne­ce­sa­rio. Se es­ti­la no man­te­ner las obras pa­ra te­ner que cons­truir­las de nue­vo; a ve­ces se echa as­fal­to so­bre as­fal­to pa­ra im­pre­sio­nar, gas­tar un mon­tón de di­ne­ro a ba­se de prés­ta­mos ex­ter­nos y re­par­tir uti­li­da­des fi­nan­cie­ras y po­lí­ti­cas.

En las mis­mas me­mo­rias del De­par­ta­men­to de Obras Pú­bli­cas, se lee:

“Es­ta­mos pro­ce­dien­do a or­ga­ni­zar de­fi­ni­ti­va­men­te el Cuer­po de la Policía Es­pe­cial de Ca­rre­te­ras… pa­ra ese fin se ha au­men­ta­do el nú­me­ro de agen­tes… El ser­vi­cio de 1927 se hará en mo­to­ci­cle­tas y se asig­na­rá un agen­te a ca­da tra­mo de ca­rre­te­ra, con obli­ga­ción de re­por­tar su ges­tión ca­da día a la ofi­ci­na cen­tral. Pa­ra evi­tar co­rrup­ción o ne­gli­gen­cia, los agen­tes se­rán cam­bia­dos de un si­tio a otro fre­cuen­te­men­te.”

Ese ser­vi­cio de policía a bor­do de mo­to­ci­cle­tas ejer­cía las fun­cio­nes de vi­gi­lan­cia, cum­pli­mien­to de las nor­mas y, por sen­ti­do co­mún, asis­ten­cia a los via­je­ros. Por tan­to, no ha in­ven­ta­do na­da; se han adap­ta­do a las cir­cuns­tan­cias.

Se­gún las me­mo­rias de la se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Fo­men­to del año 1926, en re­fe­ren­cia a la ciu­dad de Santo Do­min­go, se di­ce:

“…No te­ne­mos un puer­to, vista la cues­tión en re­la­ción a las cre­cien­tes ne­ce­si­da­des del co­mer­cio ex­por­ta­dor e im­por­ta­dor… Dos me­dios es­tán se­ña­la­dos pa­ra la so­lu­ción de es­ta ne­ce­si­dad: la crea­ción de un puer­to ar­ti­fi­cial en el Pla­cer de los Es­tu­dios, o la ha­bi­li­ta­ción del puer­to na­tu­ral de Las Cal­de­ras, con la ins­ta­la­ción de una lí­nea fe­rro­via­ria pa­ra el tras­la­do de las car­gas… Lo pri­me­ro pa­re­ce es­tar in­di­ca­do, si se quie­re aten­der a los in­tere­ses crea­dos y desarrolla­r la ca­pa­ci­dad mis­ma de la ciu­dad den­tro de su pro­pio pe­rí­me­tro… Eje­cu­ta­do por cuen­ta del Es­ta­do, con in­ver­sión de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res, o con­ver­sión del puer­to en em­pre­sa par­ti­cu­lar…”

Mu­chos años des­pués se pre­sen­tó un pro­yec­to que sor­pren­dió a mu­cha gen­te. Con­sis­tía en la cons­truc­ción de una is­la ar­ti­fi­cial fren­te al ma­le­cón de Santo Do­min­go. La idea era agre­gar área ur­ba­ni­za­ble con pers­pec­ti­va ma­rí­ti­ma, pla­ya y mue­lles.

Tal pro­yec­to con­mo­vió los es­pí­ri­tus; unos lo apo­ya­ron; otros, cri­ti­ca­ron. Al fi­nal, no se le dio el vis­to bueno, ni apa­re­cie­ron los re­cur­sos pa­ra lle­var­lo a ca­bo.

Esa con­cep­tua­li­za­ción es muy pa­re­ci­da a aque­lla con­ce­bi­da en 1926. Lo que se sus­ti­tu­ye es la crea­ción de un puer­to ar­ti­fi­cial en el Pla­cer de los Es­tu­dios por la de una is­la ar­ti­fi­cial. En aque­lla épo­ca pre­do­mi­na­ba el co­mer­cio. En és­ta, el tu­ris­mo y los ser­vi­cios.

El in­ven­to no era tal; ya es­ta­ba in­ven­ta­do.

Aho­ra, se “in­ven­ta” lo que no se re­quie­re y se eli­mi­na lo ne­ce­sa­rio. Se es­ti­la no man­te­ner las obras pa­ra te­ner que cons­truir­las de nue­vo; a ve­ces se echa as­fal­to so­bre as­fal­to pa­ra im­pre­sio­nar, gas­tar un mon­tón de di­ne­ro a ba­se de prés­ta­mos ex­ter­nos y re­par­tir uti­li­da­des fi­nan­cie­ras y po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.