Ins­ti­tu­cio­na­li­dad bá­si­ca

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión -

La de­mo­cra­cia do­mi­ni­ca­na ca­re­ce de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad bá­si­ca, es de­cir, de aque­lla que per­mi­te que las ins­ti­tu­cio­nes (to­das las ins­ti­tu­cio­nes) fun­cio­nen ba­jo el cri­te­rio de ho­nes­ti­dad y trans­pa­ren­cia, jun­to a unas re­glas de jue­go que to­dos cum­plen. Esos cri­te­rios for­man la ba­se de una con­fian­za ciudadana que sos­tie­ne el or­den po­lí­ti­co.

Vea­mos el ejem­plo de Es­pa­ña que vi­vió una lar­ga dic­ta­du­ra que ter­mi­nó 15 años des­pués que la nues­tra.

Las elec­cio­nes en Es­pa­ña son muy com­ple­jas por las au­to­no­mías y otras va­ria­bles y las or­ga­ni­za un sis­te­ma de jun­tas elec­to­ra­les que tie­nen a la ca­be­za al Mi­nis­te­rio de In­te­rior. Aquí se­ría im­po­si­ble que los par­ti­dos acep­ta­ran que el Mi­nis­te­rio de In­te­rior y Policía or­ga­ni­za­ra las elec­cio­nes.

Cuan­do un je­fe de go­bierno o de un par­ti­do es­pa­ñol pier­de unas elec­cio­nes in­me­dia­ta­men­te pre­sen­ta su re­nun­cia. Por eso, allá ve­mos que las fi­gu­ras cam­bian prác­ti­ca­men­te en ca­da elec­ción. Aquí, nues­tras fi­gu­ras son eter­nas.

Ellos co­men­za­ron su de­mo­cra­cia en 1978. Pa­ra esa fe­cha no­so­tros ha­bía­mos ce­le­bra­do cin­co elec­cio­nes, pe­ro no he­mos apren­di­do a con­fiar...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.