Aní­bal de Cas­tro: Los do­ble­ces de la his­to­ria

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Portada - Por Aní­bal de Cas­tro ade­ca­rod@aol.com

AÚN RE­CUER­DO VÍVIDAMENT­E AQUEL epi­so­dio de mis años uni­ver­si­ta­rios, en aque­lla gran au­la jun­to a de­ce­nas de com­pa­ñe­ros. Asis­tía­mos a una cá­te­dra so­bre his­to­ria eco­nó­mi­ca, a car­go de uno de los me­jo­res pro­fe­so­res, quien com­bi­na­ba el co­no­ci­mien­to a fon­do de la ma­te­ria con una do­sis ge­ne­ro­sa de fino hu­mor in­glés. Di­ser­ta­ba so­bre la ex­pan­sión bri­tá­ni­ca en el Ca­ri­be y el po­de­río na­val de la “Pér­fi­da Al­bión” lue­go de la de de­rro­ta de la Gran Ar­ma­da es­pa­ño­la, cuan­do se de­tu­vo en la fi­gu­ra de Francis Dra­ke.

Tan so­lo es­cu­char el nom­bre, acom­pa­ña­do del tí­tu­lo no­bi­lia­rio, de mi bo­ca bro­tó, es­pon­tá­nea e in­con­te­ni­ble, una reac­ción con raí­ces pro­fun­das en mi an­da­du­ra in­fan­til por la his­to­ria do­mi­ni­ca­na: “¡Pe­ro Dra­ke era un pi­ra­ta!” To­dos me mi­ra­ron asom­bra­dos y las car­ca­ja­das se es­par­cie­ron por el re­cin­to, ro­ta la so­lem­ni­dad con que el pro­fe­sor re­pa­sa­ba ma­gis­tral­men­te las tur­bu­len­cias so­cio­eco­nó­mi­cas en el im­pe­rio don­de no se po­nía el sol.

La his­to­ria nun­ca es una. Tie­ne tan­tos do­ble­ces co­mo in­ter­pre­ta­cio­nes, siem­pre en aten­ción a la sub­je­ti­vi­dad de quien la cuen­ta. Es un re­la­to de ver­da­des pa­sa­je­ras, y la fir­me­za so­bre­vie­ne ca­si siem­pre co­mo pro­duc­to de un con­sen­so. En dis­cu­sión no es­tán los he­chos, que cons­te, sino su exé­ge­sis. Francis Dra­ke se­rá un hé­roe en el Reino Uni­do, el vi­ceal­mi­ran­te que par­ti­ci­pó en la ba­ta­lla exi­to­sa con­tra la flo­ta es­pa­ño­la, que en­ri­que­ció la Co­ro­na con los te­so­ros con­se­gui­dos en sus aven­tu­ras ma­ri­nas y a quien Isa­bel I col­mó de re­co­no­ci­mien­tos. En cam­bio, en nues­tras lec­cio­nes de his­to­ria apa­re­ce­rá co­mo el pi­ra­ta cruel que sem­bra­ba muer­te y des­truc­ción a su pa­so; y sus ex­po­lios, el re­sul­ta­do del ro­bo y la vio­len­cia con­tra po­bla­cio­nes in­de­fen­sas. Hé­roe o vi­llano, de­pen­dien­do de quien lo juz­gue. Mi equí­vo­co fue ig­no­rar mo­men­tá­nea­men­te dón­de apren­día la lec­ción de his­to­ria, apro­ve­cha­ble de to­das ma­ne­ras por partida do­ble.

A co­la­ción mi ex­pe­rien­cia por los es­pas­mos re­vi­sio­nis­tas que se ex­pan­den por el Oc­ci­den­te en obe­dien­cia a ra­zo­nes múl­ti­ples, y quién sa­be si tam­bién por la re­clu­sión forzosa que he­mos vi­vi­do mi­llo­nes y mi­llo­nes de ciu­da­da­nos del mun­do. Has­ta aquí ha lle­ga­do la nue­va ola y hay quie­nes qui­sie­ran eli­mi­nar del ma­pa ur­bano re­cuer­dos de la épo­ca colonial, con la es­ta­tua de Cris­tó­bal Co­lón por el sue­lo. De nue­vo, la sub­je­ti­vi­dad en la na­rra­ción y la ten­ta­ción de su­frir la ver­güen­za aje­na. Ya el re­frán ad­vier­te so­bre el pe­li­gro que co­rren los san­tos cuan­do los re­me­zo­nes ocu­rren en los al­ta­res. La he­roi­ci­dad y ejem­pla­ri­dad en la cons­truc­ción de la reali­dad so­cial do­mi­ni­ca­na son tan es­ca­sas co­mo fá­cil la des­truc­ción de repu­tacio­nes en es­tos tiem­pos en que las re­des so­cia­les ga­ran­ti­zan im­pu­ni­dad a mu­chos des­fo­gues. Pa­ra bien o pa­ra mal, la re­vo­lu­ción en las co­mu­ni­ca­cio­nes in­cen­ti­va los cam­bios de ac­ti­tu­des y tras­to­ca las creen­cias. Co­mo re­sul­ta­do, ten­den­cias y es­pe­jis­mos que a me­nu­do es­ca­pan al ra­cio­ci­nio. Pe­ro tam­bién ha abier­to las puer­tas de par en par al co­no­ci­mien­to y de­ja­do al des­cu­bier­to múl­ti­ples fuen­tes pa­ra en­ten­der me­jor los gran­des y pe­que­ños acon­te­ci­mien­tos.

La his­to­ria ya no la es­cri­ben los ven­ce­do­res. La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ha mo­di­fi­ca­do ra­di­cal­men­te el pa­no­ra­ma al dar voz a co­lec­ti­vos an­tes su­mi­dos en el ano­ni­ma­to e im­pe­di­do de par­ti­ci­par en las ágo­ras in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les. Con esos cam­bios han lle­ga­do apun­tes, co­rrec­cio­nes y no­tas al mar­gen pa­ra las cuen­tas his­tó­ri­cas. A unos mo­les­ta, a otros no. A unos les pla­ce la con­mo­ción que ha su­fri­do la cer­te­za. A otros les due­le en el al­ma el em­ba­te con­tra sus ver­da­des y la in­con­for­mi­dad que cau­sa la du­da.

El revisionis­mo his­tó­ri­co es vir­tuo­so cuan­do obe­de­ce a nue­vos ha­llaz­gos y la do­cu­men­ta­ción iné­di­ta apor­ta ar­gu­men­tos al de­ba­te, a la dis­cu­sión franca y a un só­li­do in­ter­cam­bio de pa­re­ce­res. Apli­ca­do a lo que ocu­rre en los Es­ta­dos Uni­dos, sir­ve tam­bién pa­ra una suer­te de ca­tar­sis al obli­gar la so­cie­dad a in­cur­sio­nar nue­va­men­te en el pa­sa­do con un ojo di­fe­ren­te. Sin jus­ti­fi­ca­cio­nes en mano, sino de lleno en la ta­rea de en­ten­der por qué el pre­sen­te car­ga aún tan­tas ten­sio­nes, tan­tas in­jus­ti­cias, dis­cri­mi­na­ción, mar­gi­na­li­dad y odio ra­cial.

Cui­da­do, em­pe­ro, con la im­por­ta­ción de reali­da­des ex­tra­ñas y su con­tra­ban­do co­mo lo­ca­les. Por­que co­rre­mos el ries­go de su­plan­tar un re­la­to por otro ca­ren­te de sus­ten­to y de­bi­li­tar así la con­ver­sa­ción pú­bli­ca. Me re­fie­ro al aco­mo­da­mien­to de los he­chos pa­ra que coin­ci­dan con de­ter­mi­na­das ideas, po­si­cio­nes y prác­ti­cas po­lí­ti­cas, sin im­por­tar las dis­tor­sio­nes y con el so­lo pro­pó­si­to de im­po­ner pun­tos de vis­ta. La es­cla­vi­tud en los Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, di­fie­re ra­di­cal­men­te de la ex­pe­rien­cia do­mi­ni­ca­na. Por su­pues­to, en am­bos ca­sos hay coin­ci­den­cia to­tal en la bru­ta­li­dad y cruel­dad ma­ni­fies­tas en la ex­plo­ta­ción, el tra­ba­jo for­zo­so, la pri­va­ción de li­ber­tad, la vio­la­ción de de­re­chos bá­si­cos, el atro­pe­llo a la dig­ni­dad hu­ma­na y el tra­to in­fa­me. Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias so­cia­les son di­fe­ren­tes y de ahí que el pro­ble­ma ra­cial nor­te­ame­ri­cano en mo­do al­guno en­cuen­tre pa­ra­le­lis­mo en la reali­dad do­mi­ni­ca­na. In­cluir en la mis­ma de­fi­ni­ción a un ne­gro, mo­reno, mu­la­to o ja­ba­do do­mi­ni­cano y a un afro­ame­ri­cano me pa­re­ce un dis­la­te ma­yúscu­lo, por el sim­ple he­cho de que el co­lor no de­fi­ne al su­je­to his­tó­ri­co, mu­cho me­nos ge­ne­ra per­te­nen­cia so­cial y ex­pe­rien­cia cul­tu­ral si­mi­la­res. Po­dría re­sul­tar, sí, que am­bos sean víc­ti­mas del mis­mo ex­tra­vío po­li­cial; en eso del uso abu­si­vo de la fuer­za, to­dos los uni­for­mes se pa­re­cen.

A mi jui­cio, otro error ad­vie­ne cuan­do se apli­can va­lo­res pre­sen­tes al pa­sa­do, sin to­mar en cuen­ta las ideas y los con­sen­sos pre­va­le­cien­tes en ese en­ton­ces. Con­duc­tas que hoy tro­pie­zan con el re­cha­zo to­tal, muy pro­ba­ble­men­te pa­sa­ban si­glos atrás co­mo nor­ma­les. La mo­der­ni­dad y pos­mo­der­ni­dad han si­do el re­sul­ta­do de un lar­go pro­ce­so de cam­bios en los gus­tos, el pen­sa­mien­to y la tec­no­lo­gía, no un he­cho for­tui­to o un fe­nó­meno sú­bi­to. Igual ha ocu­rri­do con los de­re­chos hu­ma­nos y las ga­ran­tías ciu­da­da­nas, en ex­pan­sión cons­tan­te y a mu­cha dis­tan­cia ya del há­beas cor­pus y la Car­ta Mag­na in­gle­ses. En los paí­ses de­mo­crá­ti­cos, la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos es in­su­fi­cien­te co­mo nor­ma úni­ca que me­die la re­la­ción en­tre los miem­bros del co­lec­ti­vo y en­tre es­te y los po­de­res pú­bli­cos. Quién di­ría no tan­tos años atrás que la de­por­ta­ción de un na­cio­nal se­ría un im­po­si­ble le­gal.

Ni el más ca­paz de los his­to­ria­do­res pue­de des­en­tra­ñar en su to­ta­li­dad los cla­ros­cu­ros de los pro­ta­go­nis­tas que pue­blan sus lec­cio­nes y tex­tos. Mu­cho más di­fí­cil cuan­do el re­la­to ver­sa so­bre he­chos re­cien­tes e im­po­si­bles de eva­luar con más acier­to por­que aún des­pier­tan pa­sio­nes. En el país se ha man­te­ni­do vi­gen­te una co­rrien­te de opi­nión que re­cla­ma ma­yor re­le­van­cia pa­ra Fran­cis­co del Ro­sa­rio Sán­chez en la his­to­ria de la in­de­pen­den­cia na­cio­nal. Hay dos Pe­dro San­ta­na, uno de fe­bre­ro de 1844 y otro de la ane­xión a Es­pa­ña, el de las tram­pas cons­ti­tu­cio­na­les y las ma­ñas pa­ra que­dar­se con to­do el po­der. Se­gui­mos sin de­fi­nir con cuál de los dos Fran­cis­co Caa­ma­ño De­ñó nos que­da­mos. Si con el que lu­chó del la­do de los de­fen­so­res de la Cons­ti­tu­ción de 1963 en un abril de ha­ce ya 55 años, o el que vino con unos cuan­tos gue­rri­lle­ros a im­po­ner me­dian­te la lu­cha ar­ma­da un ré­gi­men po­lí­ti­co dis­tan­te de las nor­mas por las cua­les ha­bía com­ba­ti­do cuan­do ves­tía uni­for­me mi­li­tar.

Qui­zás lo bueno de la his­to­ria es que con­tie­ne los he­chos y las in­ter­pre­ta­cio­nes, y que sa­be­mos de an­te­mano que es­tas re­zu­man sub­je­ti­vi­dad. Que acep­tar­las o no es una de­ci­sión pro­pia. Afor­tu­na­da­men­te, la his­to­ria ofi­cial de­jó de exis­tir.

La his­to­ria nun­ca es una. Tie­ne tan­tos do­ble­ces co­mo in­ter­pre­ta­cio­nes, siem­pre en aten­ción a la sub­je­ti­vi­dad de quien la cuen­ta. Es un re­la­to de ver­da­des pa­sa­je­ras, y la fir­me­za so­bre­vie­ne ca­si siem­pre co­mo pro­duc­to de un con­sen­so. En dis­cu­sión no es­tán los he­chos, que cons­te, sino su exé­ge­sis.

LUIGGY MO­RA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.