Des­pués de la gra­cia, ¿qué? (2 de 2)

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias Argentariu­m -

Aho­ra que nos re­in­te­gra­mos a las ac­ti­vi­da­des… “nor­ma­les”, ¡no ba­jes la guar­dia! No lo ha­gas ni des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, ni des­de el pun­to de vis­ta del cui­da­do de tu sa­lud y la de tus los tu­yos al ex­po­ner­nos a nues­tro queha­cer em­pre­sa­rial o pro­fe­sio­nal.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te, en ma­te­ria fi­nan­cie­ra, pien­so que es im­por­tan­te que has­ta que no ten­ga­mos una me­jor de­fi­ni­ción de la even­tual con­clu­sión de la pan­de­mia, es crí­ti­co que man­ten­gas los pla­nes de aus­te­ri­dad que es­pe­ro ha­yas es­ta­do eje­cu­tan­do du­ran­te los pa­sa­dos me­ses.

Esa aus­te­ri­dad, lla­mé­mos­la “die­ta eco­nó­mi­ca”, no im­pli­ca el que te ge­ne­res a ti mis­mo un al­to ni­vel de an­sie­dad. Ra­zo­nes pa­ra preo­cu­par­nos ya te­ne­mos de­ma­sia­das, de lo que se tra­ta es que le asig­nes la prio­ri­dad de­bi­da al uso de tus in­gre­sos y de tus aho­rros. To­do ex­tre­mo es ne­ga­ti­vo: No es que no gas­tes en di­ver­sión o lo dis­cre­ción, pe­ro, y se que me re­pi­to, in­sis­to en que lo man­ten­gas en su mí­ni­ma ex­pre­sión, por lo me­nos has­ta nue­vo avi­so.

So­bre tus in­gre­sos

Mu­chos ho­ga­res ve­rán que al­gu­nos de sus ge­ne­ra­do­res de in­gre­sos per­de­rán sus em­pleos o ve­rán su ni­vel de in­gre­so dis­mi­nui­do de for­ma ex­tre­ma. El he­cho es tan in­ne­ga­ble co­mo lo es la­men­ta­ble. An­te es­ta reali­dad, ¿qué ha­cer?

En pri­mer lu­gar, es im­por­tan­te que sea cual fue­re el in­gre­so que lle­gues a ge­ne­rar, ase­gú­ra­te de que que­de de­bi­da­men­te do­cu­men­ta­do. Me re­fie­ro a re­gis­tra­do, por ejem­plo, en una cuen­ta de aho­rro don­de de­po­si­tes to­dos los re­cur­sos que va­yas ge­ne­ran­do.

¿Por qué? La idea es que es­to te sir­va co­mo aval, pos­te­rior­men­te, fren­te a una en­ti­dad fi­nan­cie­ra, al mo­men­to de que ella te va­ya a eva­luar tu ca­pa­ci­dad de pa­go. Si es­tás ha­cien­do al­gu­nas ventas u ofre­cien­do ser­vi­cios de for­ma in­for­mal, te ayu­da­rá mu­cho po­der dar tes­ti­mo­nio fiel de que así no seas em­plea­do, si­gues ge­ne­ran­do in­gre­sos al ho­gar.

Si­go pen­san­do que es­tos no son tiem­pos pa­ra in­ven­tar de­ma­sia­do, mu­cho me­nos pa­ra asu­mir ries­gos sig­ni­fi­ca­ti­vos nue­vos. Ha­go el co­men­ta­rio pa­ra aque­llos que es­tán pen­san­do en­tre­gar­se a un nue­vo em­pren­di­mien­to, en un sec­tor o en un ti­po de ac­ti­vi­dad que, aun­que qui­zás pa­rez­ca ini­cial­men­te atrac­ti­va em­pre­sa­rial­men­te, no la do­mi­nan.

Pien­sen, por fa­vor, en aque­llos “em­pren­de­do­res” que pen­sa­ron se ha­rían mi­llo­na­rios ven­dien­do guan­tes o mas­ca­ri­llas pa­ra pro­te­ger­se del COVID-19. Si vas a em­pren­der, que sea al­go de re­la­ti­va ba­ja in­ver­sión, en lo que ten­gas un buen do­mi­nio y bue­nas re­la­cio­nes co­mer­cia­les y, so­bre to­do, don­de ver­da­de­ra­men­te en­tien­das que le ge­ne­ras va­lor a al­guien. Es­pe­cu­lar, re­cuer­den, no es em­pren­der y si em­pren­der es ries­go­so, es­pe­cu­lar lo es aun más.

Pa­ra quie­nes es­tán con­si­de­ran­do al­gún ti­po de in­ver­sión más sig­ni­fi­ca­ti­va, qui­zás en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio o en el em­pre­sa­rial, re­co­mien­do pos­po­ner es­ta de­ci­sión por lo me­nos por un tri­mes­tre adi­cio­nal, tiem­po du­ran­te el cual pue­das apro­ve­char pa­ra ana­li­zar­la y pla­ni­fi­car su eje­cu­ción con el ma­yor cui­da­do que pue­das.

Ay, tu cla­vi­to

Guar­das­te pan pa­ra ma­yo y ha­ri­na pa­ra abril… ¡y tre­men­do mes de abril y aún peor mes de ma­yo so­bre­vi­vi­mos! Al ser así, no es de sor­pren­der que ha­yas re­cu­rri­do a tu “cla­vi­to” o tu fon­do de emer­gen­cia. Si lo gas­tas­te en ne­ce­si­da­des bá­si­cas, bien he­cho. Pa­ra eso es­tá. Reite­ro que el ha­cer­lo no es al­go que de­be ge­ne­rar­te preocupaci­ón in­de­bi­da.

Evi­den­te­men­te, el re­to aho­ra es re­cons­truir tu fon­do que aho­ra tie­nes bien cla­ro lo va­lio­so e im­por­tan­te que fue pa­ra ase­gu­rar al­gu­na tran­qui­li­dad en tu ho­gar. Pro­pon­te ha­cer­lo pues las emer­gen­cias vol­ve­rán, quién sa­be si una se­gun­da ola del co­ro­na­vi­rus, por lo cual en mi opi­nión tu me­jor in­ver­sión en es­tos mo­men­tos es ca­na­li­zar la ma­yor can­ti­dad de tus in­gre­sos al aho­rro.

En el es­ce­na­rio ac­tual, no lo­gra­rás es­to de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro hoy es el me­jor mo­men­to pa­ra que des ese pri­mer pa­so pa­ra re­to­mar la real in­de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra en tu vi­da.

Tu cré­di­to

Re­vi­sa tu his­to­rial de cré­di­to. En­tien­do cuál es tu ex­po­si­ción real fren­te al sis­te­ma fi­nan­cie­ro y las con­di­cio­nes en las que es­tán tus cré­di­tos. Me ocu­pa que al­gu­nas personas, pen­san­do que se ha­bían aco­gi­do al pe­rio­do de gra­cia de los ban­cos, pue­da ser que no lo es­tán y vean su bu­ró de deu­das afec­ta­do.

Con­ver­sar con tu ban­que­ro de­be ser una ta­rea obli­ga­da pa­ra to­dos los usua­rios fi­nan­cie­ros en es­ta eta­pa de la pan­de­mia. No hay una me­to­do­lo­gía úni­ca pa­ra la apli­ca­ción (y el pron­to fin) de los “pe­rio­dos de gra­cia”, por lo que ur­ge que en­tien­das muy bien cuá­les son las obli­ga­cio­nes que estarás en­fren­tan­do en el muy cor­to pla­zo.

Mu­chos lec­to­res nos pre­gun­tan de si se ge­ne­ra­li­za­rá una ex­ten­sión del “pe­rio­do de gra­cia”, da­do que mu­chas personas si­guen con sus em­pleos sus­pen­di­dos y que el es­ta­do de emer­gen­cia se man­tie­ne en cur­so. No lo sé y si a apos­tar fue­ra, apos­ta­ría a que no, por lo me­nos pa­ra que te obli­gues a pre­pa­rar dis­tin­tos es­ce­na­rios pa­ra en­fren­tar esos com­pro­mi­sos.

¿Y si no pue­do pa­gar?

No­ta que me re­fe­rí a una “ge­ne­ra­li­za­ción” del pe­rio­do de gra­cia, es de­cir, que se brin­de esa al­ter­na­ti­va a to­dos los deu­do­res de ma­ne­ra uni­ver­sal co­mo se hi­zo en mar­zo y en abril. Aho­ra, si es­tás en­tre las personas que han per­di­do su em­pleo o que si­guen sus­pen­di­das, y ya sin aho­rros pa­ra ha­cer­les fren­te a las deu­das, ten­drás que con­ver­sar con tu ban­co.

En mi li­bro, te­ner la vo­lun­tad de pa­go es tan im­por­tan­te co­mo te­ner la ca­pa­ci­dad de pa­go. Da­do lo que to­dos es­ta­mos vi­vien­do, aun te­nien­do esa vo­lun­tad, es po­si­ble que no ten­gas los me­dios pa­ra ha­cer el pa­go or­di­na­rio.

Da la ca­ra. Do­cu­men­ta y ex­pón tu si­tua­ción ac­tual, las me­di­das que has to­ma­do y los sa­cri­fi­cios que has asu­mi­do. Con­ver­sa con tu ban­que­ro en cuan­to a la po­si­bi­li­dad de ne­go­ciar un pe­rio­do de gra­cia ex­ten­di­do, qui­zás no de prin­ci­pal e in­te­rés, pe­ro sí de prin­ci­pal don­de te man­ten­gas al día pa­gan­do el in­te­rés so­la­men­te.

Otras al­ter­na­ti­vas pa­ra re­es­truc­tu­rar tus deu­das in­clu­yen el ex­ten­der el pla­zo de tu prés­ta­mo pa­ra ha­cer tu cuo­ta más lle­va­de­ra, pro­po­ner­te ha­cer abo­nos de deu­da ex­tra­or­di­na­rios con in­gre­sos fu­tu­ros o fir­mar un acuer­do de pa­go pa­ra lle­var sal­dos de las cos­to­sas tar­je­tas de cré­di­to a prés­ta­mos en cuo­tas a una ta­sa de in­te­rés más re­du­ci­da.

¿De­cla­ro la quie­bra?

Pa­ra personas fí­si­cas, a quien di­ri­jo es­tos apuntes, real­men­te no es po­si­ble de­cla­rar un es­ta­do de quie­bra o in­sol­ven­cia. Si aún lue­go de con­ver­sar con tu ban­que­ro si­gues en una si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria de in­ca­pa­ci­dad de pa­go, po­drías con­si­de­rar dos vías al­ter­na­ti­vas.

En pri­mer lu­gar, la ven­ta de ac­ti­vos si es que cuen­tas con ellos, sean es­tos vehícu­los, otros bie­nes mue­bles o pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias. La otra al­ter­na­ti­va es bus­car la so­li­da­ri­dad de fa­mi­lia­res y ami­gos que qui­zás te pue­dan apo­yar du­ran­te es­tos tiem­pos.

En un mo­men­to de cri­sis en mi vi­da, recurrí a un ami­go, hoy com­pa­dre, a quien siem­pre le agra­de­ce­ré el ha­ber­me ex­ten­di­do esa mano a la que hoy re­co­noz­co, con hu­mil­dad y sin nin­gu­na ver­güen­za, fue in­va­lua­ble pa­ra mi re­lan­za­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

De to­das ma­ne­ras, re­cuer­da que na­die es­tá obli­ga­do a lo im­po­si­ble. Así co­mo soy el pri­me­ro en va­lo­rar la im­por­tan­cia del ser bue­na pa­ga, de hon­rar nues­tros com­pro­mi­sos de deu­da y cum­plir con quien con­fió en no­so­tros, tam­bién re­co­noz­co que la su­per­vi­ven­cia del te­cho, la ali­men­ta­ción y sa­lud de la fa­mi­lia vie­ne an­tes que to­do.

Oja­lá ten­gas el dis­cer­ni­mien­to y la for­ta­le­za pa­ra en­fren­tar es­ta si­tua­ción. Oja­lá que lo ha­gas con el apo­yo de tu fa­mi­lia in­me­dia­ta, co­mu­ni­can­do de for­ma abier­ta y trans­pa­ren­te lo que es­tás en­fren­tan­do en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, pa­ra que en esa uni­dad en­cuen­tres el res­pal­do y la com­pren­sión que tan­tas de­ce­nas de mi­les de ho­ga­res es­tán y es­ta­rán ne­ce­si­tan­do.

Re­cuer­da que es­to pa­sa­rá. No se­rás el pri­me­ro que ve­rás tus sue­ños ro­tos, que per­de­rás lo ma­te­rial que tan­to va­lo­ras­te o aquel pro­yec­to al que apos­tas­te. Tam­bién re­cuer­da que, de en­fo­car­te, prio­ri­zar­te y or­ga­ni­zar­te de for­ma ade­cua­da, se­rás ca­paz de por igual vol­ver a re­to­mar la cons­truc­ción de lo que an­he­las.

Aho­ra, en­fó­ca­te en so­bre­vi­vir. Haz­lo con dig­ni­dad, hu­mil­dad y dis­cer­ni­mien­to. Haz­lo re­va­lo­ran­do lo que tie­nes y no que­dán­do­te es­tan­ca­do en lo que has per­di­do o lo que per­de­rás. Ven­drán tiem­pos me­jo­res, te lo ase­gu­ro.

“No hay na­da que apren­der del éxi­to… To­do se apren­de del fra­ca­so.”

Da­vid Bo­wie

(Can­tan­te y com­po­si­tor, 1947-2016)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.