Ven­gan­za elec­to­ral

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Jo­sé Luis Ta­ve­ras

Mu­cha gen­te sa­be que has­ta las elec­cio­nes pa­sa­das fui un ciu­da­dano vir­gen. No me ha­bía es­tre­na­do en el vo­to. Esa de­ci­sión no nacía de la apa­tía: era una abs­ten­ción re­fle­xi­va, ca­si ideo­ló­gi­ca. Sen­ci­lla­men­te no creía en el sis­te­ma; mu­cho me­nos en sus ac­to­res po­lí­ti­cos. Una his­to­ria de frau­des, trau­mas pos elec­to­ra­les y arre­glos “de no­ta­bles” con­fir­ma­ban así “mi ver­dad”. Las elec­cio­nes eran mon­ta­jes de apa­rien­cias for­ma­les pa­ra va­li­dar a los go­bier­nos que las ma­ni­pu­la­ban. Yo te­nía otras ex­pec­ta­ti­vas, esas que una de­mo­cra­cia in­sol­ven­te no po­día dar, por eso me ausenté y no me arre­pien­to.

Re­cuer­do que en las elec­cio­nes de ma­yo de 1990 de­ci­dí re­nun­ciar a mi ce­li­ba­to cívico. La opor­tu­ni­dad de vo­tar por Juan Bosch era muy su­ges­ti­va, pe­ro la­tía un am­bien­te hos­til y car­ga­do. Cuan­do qui­se ha­cer­lo, una pre­mo­ni­ción me alu­ci­nó co­mo un ra­yo cuan­do vi en­trar a las afue­ras del co­le­gio elec­to­ral a una tur­ba de ac­ti­vis­tas ar­ma­dos y con ros­tros adus­tos. Aban­do­né la fi­la y re­gre­sé a ca­sa. Esas elec­cio­nes fue­ron im­pug­na­das por frau­de y die­ron lu­gar a un agi­ta­do tran­ce con aque­lla le­gen­da­ria con­sig­na de “que se va­ya ya” en con­tra de Joa­quín Ba­la­guer. Mis po­si­cio­nes abs­ten­cio­nis­tas echa­ron en­ton­ces raí­ces de con­vic­ción.

A du­ras caí­das los do­mi­ni­ca­nos em­pe­za­mos a ca­mi­nar y, aun­que avan­za­mos en una de­mo­cra­cia to­da­vía en­deu­da­da, los es­pa­cios pa­ra ai­rear sus ga­ran­tías si­guen sien­do es­tre­chos, de ahí que las elec­cio­nes se con­vir­tie­ron pa­ra mí en una “ven­gan­za”. Sí, es así co­mo las veo y sien­to, a pe­sar de los re­pro­ches y las opi­nio­nes a fa­vor de un re­la­to me­nos sub­je­ti­vo.

An­tes de que los pu­ri­ta­nos, aca­dé­mi­cos y con­cep­tuo­sos se cor­ten las ves­ti­du­ras por mi pro­fano sen­tir, les pre­gun­to: ¿Aca­so el vo­to de cas­ti­go no ha pre­do­mi­na­do en nues­tra tra­di­ción elec­to­ral? ¿No han si­do la ma­yo­ría de las elec­cio­nes pa­ra sa­car a los que es­tán o im­pe­dir que otros lle­guen? Los que ma­yo­ri­ta­ria­men­te vo­tan a fa­vor son los que tie­nen adeu­dos, in­ver­sio­nes o in­tere­ses di­rec­tos en las can­di­da­tu­ras que aú­pan. Yo de­ci­dí vo­tar pa­ra cas­ti­gar y con ello vi­vir la com­pla­cen­cia del ver­du­go.

Pa­ra los que creen que mi juicio es se­di­cio­so, les tran­qui­li­zo di­cién­do­les que cuan­do ha­blo de ven­gan­za no alu­do al odio o re­sen­ti­mien­to que su­gie­re la pa­la­bra; so­lo res­ca­to el sen­ti­do del “des­qui­te” o “el re­sar­ci­mien­to” que con ella se pro­cu­ra. Pu­die­ra usar otro vocablo más no­ble e ino­cuo, pe­ro nin­guno po­dría re­tra­tar, con la fuer­za grá­fi­ca que quie­ro, las ga­nas de vo­tar en con­tra de quien se ha creí­do due­ño del po­der y en esa pre­sun­ción abu­sa del man­da­to en él de­le­ga­do. Es una sen­sa­ción reivin­di­ca­ti­va, so­bre to­do cuan­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de quien hay que de­fen­der­se es quien os­ten­ta la con­di­ción de “re­pre­sen­tan­te”.

Soy rea­lis­ta y no creo en el vo­to poé­ti­co, ese que vie­ne en­vuel­to en exal­ta­cio­nes sin­fó­ni­cas co­mo himno de una ciu­da­da­nía abs­trac­ta. Los de­re­chos no son sus­pi­ros ro­mán­ti­cos. En una de­mo­cra­cia sor­da, co­mo la nues­tra, don­de hay que arre­ba­tar has­ta las ga­ran­tías bá­si­cas, el vo­to es una transac­ción con­trac­tual de “to­ma y da­ca” o “tit for tat” pa­ra qui­tar o po­ner se­gún el desem­pe­ño. Tan sim­ple co­mo de­cir­les a los que es­tán que se van y en su lu­gar con­si­de­rar otras op­cio­nes, aun­que no sean ne­ce­sa­ria­men­te las idea­les. ¿Sa­ben por qué? Por­que una de las bon­da­des más pre­cia­das de la de­mo­cra­cia es la al­ter­na­bi­li­dad. La po­si­bi­li­dad de abrir­les es­pa­cios a otras vi­sio­nes es po­de­ro­sa­men­te vir­tuo­sa. El da­ño que le han he­cho a es­ta de­mo­cra­cia los me­sia­nis­mos y los cul­tos a las fi­gu­ras es in­des­ci­fra­ble. La mi­ti­fi­ca­ción primitiva de los li­de­raz­gos no ca­be en el ejer­ci­cio ra­cio­nal de la ver­da­de­ra de­mo­cra­cia. Na­die es im­pres­cin­di­ble ni in­sus­ti­tui­ble; un mal go­bierno se qui­ta, si no, se con­fir­ma den­tro de los tér­mi­nos cons­ti­tu­cio­na­les... y pun­to. To­do lo de­más es de­li­rio que so­lo en­cuen­tra eco en una so­cie­dad mís­ti­ca o atá­vi­ca.

Mi vo­to no es per­so­nal; na­die lo me­re­ce por de­cir lo que es o no. Quien me ale­gue su con­di­ción de evan­gé­li­co o buen ca­tó­li­co pa­ra pre­ten­der mi vo­to pier­de su tiem­po. Creo en com­pro­mi­sos con­sis­ten­tes de vi­da. Soy cris­tiano o pre­ten­do ser­lo, pe­ro no con­si­de­ro esa cir­cuns­tan­cia pa­ra ser ele­gi­ble ni ele­gir a na­die. Creo en com­pro­mi­sos con­sis­ten­tes de vi­da, en tes­ti­mo­nios de in­te­gri­dad, en his­to­rias cohe­ren­tes de iden­ti­dad. Re­cha­zo el per­ver­so uso de la fe pa­ra lle­gar al po­der o usar­lo en nom­bre de la fe. Por eso vo­to a fa­vor o en con­tra de mo­de­los, pa­tro­nes, vi­sio­nes e in­tere­ses. Lo ha­go en con­tra de quie­nes en­car­nen, pro­cu­ren o re­pre­sen­ten la cul­tu­ra de la corrupción, la pre­va­len­cia de la im­pu­ni­dad, la eco­no­mía del po­der, el asis­ten­cia­lis­mo pa­ra­si­ta­rio, la con­cen­tra­ción de las opor­tu­ni­da­des, el pri­vi­le­gio de los oli­go­po­lios, el gi­gan­tis­mo es­ta­tal y to­da cla­se de ex­clu­sión so­cial. Vo­to en cam­bio a fa­vor de va­lo­res, de prin­ci­pios, de in­te­gri­dad fa­mi­liar, del de­re­cho a la vi­da y la li­ber­tad. Ob­vio, en ese ejer­ci­cio no soy in­ge­nuo: hay opor­tu­nis­mos dis­fra­za­dos que sin una pro­pues­ta cohe­ren­te de vi­da ni de con­vic­cio­nes se aban­de­ran de cau­sas atrac­ti­vas de ins­pi­ra­ción con­ser­va­do­ra o cris­tia­na pa­ra al­can­zar vo­lun­ta­des dó­ci­les, en un mo­men­to en que el vo­to cris­tiano es por­fia­da­men­te ape­te­ci­do.

Vo­ta­ré en con­tra de los que han usa­do a los po­bres co­mo es­cu­do pa­ra, con su vic­ti­mi­za­ción, crear una cas­ta de nue­vos ri­cos; en con­tra de los que lle­ga­ron en po­liés­ter y sal­drán en lino: de sus nue­vos há­bi­tos de con­su­mo, de sus cuen­tas en pa­raí­sos fis­ca­les, de sus aman­tes y de sus os­cu­ros ne­go­cios; en con­tra de la me­dio­cri­dad adi­ne­ra­da, de las co­mi­sio­nes con­cer­ta­das, de las li­ci­ta­cio­nes tea­tra­les, de las so­bre­va­lua­cio­nes, de la corrupción sin cas­ti­go y del uso abu­si­vo del po­der.

Mi vo­to va­le más que el del mi­llón y me­dio de los bo­nos so­cia­les, que el de los aca­ta­dos por la su­bor­di­na­ción de un car­go o que el de los que es­pe­ran un de­cre­to de nom­bra­mien­to o una con­tra­ta. Vo­ta­ré con las fuer­zas de mi vue­lo sin re­pa­rar en las en­cues­tas ni en los au­gu­rios de la arro­gan­cia. Lo ha­ré a pe­sar de las ma­ni­pu­la­cio­nes, el di­ne­ro y las im­po­si­cio­nes. Lo ha­ré por mi hi­jo, por mi fu­tu­ro, por mi país. ●

Creo en com­pro­mi­sos con­sis­ten­tes de vi­da, en tes­ti­mo­nios de in­te­gri­dad, en his­to­rias cohe­ren­tes de iden­ti­dad. Re­cha­zo el per­ver­so uso de la fe pa­ra lle­gar al po­der o usar­lo en nom­bre de la fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.