El mun­do an­tes y des­pués

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión -

Na­cí en los años 30 del si­glo pa­sa­do jus­ta­men­te en­tre los fi­na­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial del 1929 y el co­mien­zo de la II Gue­rra Mun­dial, en un pue­blo lla­ma­do Nij­me­gen, (Ni­me­ga) Ho­lan­da.

Us­te­des di­rán, peor mo­men­to pa­ra lle­gar a es­te mun­do no pue­de ha­ber, y tie­nen mu­cha ra­zón. Ha­bía en la Eu­ro­pa de en­ton­ces, mu­cha gen­te en bancarrota, mu­cho des­em­pleo, mu­cha ham­bre, mu­cha mi­se­ria.

Sin em­bar­go, ha­bía mu­cha solidarida­d en­tre la gen­te de en­ton­ces, mu­cha fa­mi­lia, mu­cha edu­ca­ción do­més­ti­ca, mu­cho res­pe­to pa­ra la mu­jer, pa­ra los en­ve­je­cien­tes, mu­cha religión y mu­cha fe, es­pe­ran­za y ca­ri­dad.

Des­pués vino la gue­rra, con sus mi­llo­nes de muer­tos, la des­truc­ción, el ham­bre otra vez, con la úni­ca pre­gun­ta co­mún, ¿es­ta­re­mos vi­vos ma­ña­na? En fin, se han es­cri­to mu­chos li­bros, se han he­cho mu­chas pe­lí­cu­las so­bre es­te tiem­po te­rri­ble.

Sin em­bar­go, sien­do un ni­ño to­da­vía, me sen­tí muy se­gu­ro, por­que vi­ví en una fa­mi­lia muy uni­da, con un pa­dre y una ma­dre que se que­rían mu­cho en­tre sí, dis­pues­tos a cual­quier sa­cri­fi­cio pa­ra con sus cua­tro hi­jos, dos va­ro­nes dos hem­bras.

Con es­tas breves pin­ce­la­das de mi ori­gen en men­te, es­toy mi­ran­do un mun­do to­tal­men­te di­fe­ren­te. Un mun­do sin gue­rra, sin bancarrota, sin de­ma­sia­da mi­se­ria, tal vez, pe­ro un mun­do que ha per­di­do su rum­bo.

Me ha­ce fal­ta el sen­ti­do de solidarida­d en­tre la gen­te. Hoy se ri­ge el sis­te­ma, “da­me lo mío”, el “yo pri­me­ro”, el “yo ha­go lo que me da la ga­na”, el “to­do se pue­de” etc. etc.

Ya no hay amor al pró­ji­mo, no hay res­pe­to a los vie­jos, a la mu­jer mu­cho me­nos. El mun­do es sím­bo­lo de egoís­mo, de va­ni­dad.

¿Qué ha pa­sa­do, quien tie­ne la cul­pa? Di­rás, de­ben ser los go­ber­nan­tes, el mun­do ca­pi­ta­lis­ta, los co­rrup­tos, los nar­cos, los te­rro­ris­tas en fin “los otros”.

¿Y tu y yo, no te­ne­mos cul­pa nin­gu­na?

El mun­do tan­to el de an­tes co­mo el de aho­ra es­tá di­vi­di­do en los que ha­cen, muy po­cos, los que des­ha­cen to­do y los que no ha­cen na­da. ¿Tú es­tás en el ter­cer gru­po? Pues dé­ja­me de­cir­te al­go.

Cuan­do en los años 30, los na­zis co­men­za­ron su lu­cha por el po­der ha­bía un pas­tor lu­te­rano, Mar­tin Nie­mö­ller, quien es­cri­bió el si­guien­te poe­ma:

“Pri­me­ro aca­ba­ron con los co­mu­nis­tas, co­mo yo no era co­mu­nis­ta, no di­je na­da”.

“Des­pués aca­ba­ron con los so­cia­lis­tas, co­mo yo no era so­cia­lis­ta, no di­je na­da”.

“Des­pués li­qui­da­ron a los sin­di­ca­lis­tas, co­mo yo no era sin­di­ca­lis­ta, no di­je na­da”.

“Des­pués tran­ca­ron a los pe­rio­dis­tas, co­mo yo no era pe­rio­dis­ta, no di­je na­da”.

“Des­pués ma­ta­ron los ju­díos, co­mo yo no era ju­dío, no di­je na­da”.

“En­ton­ces vi­nie­ron por mí, y ya no ha­bía más na­die pa­ra ha­blar por mí”.

Cuan­do aho­ri­ta la cri­sis del co­ro­na­vi­rus ter­mi­ne y con las elec­cio­nes en fren­te de no­so­tros, ¿Qué vas a ha­cer? ¿Vol­ver a to­do lo mis­mo co­mo an­tes, o vas a ha­cer al­go?

To­mas­te la de­ci­sión de no vo­tar, por­que con­si­de­ras que “to­dos son unos co­rrup­tos.”

Pues tú vas a ser el ma­yor cul­pa­ble del desas­tre que nos vie­ne en­ci­ma.

¿Vas a dar­le tu vo­to al que te dio una fun­da de comida pa­ga­do con di­ne­ros ro­ba­dos a ti mis­mo? ¿Vas a dar­le tu vo­to a quien te dio un di­ne­ri­to por tu cé­du­la? ¿Vo­tas por el que tú pien­ses que va a ga­nar pa­ra caer­le en­ci­ma pa­ra pe­dir­le un em­pleo?

Her­mano, pien­sa bien lo que vas ha­cer, el fu­tu­ro es­tá en tus ma­nos. Cuí­da­te.

Johan­nes (Jan) van We­lie

(Sien­do ex­tran­je­ro mi cé­du­la di­ce: “NO VO­TA”) ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.