Cen­tro del Pa­tri­mo­nio In­mo­bi­lia­rio

Domus en Español Rep Dominicana - - SUMARIO - Víc­tor Már­quez

Un pro­yec­to que cons­ta de cin­co es­pa­cios al ai­re li­bre que res­pon­den ma­yor­men­te a la re­la­ción en­tre el aho­rro ener­gé­ti­co y la ac­ti­vi­dad hu­ma­na al in­te­rior

En el an­ti­guo ba­rrio co­lo­nial de Co­yoa­cán con­vi­ven al­gu­nas de las más no­ta­bles ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de Mé­xi­co co­mo la Ci­ne­te­ca Na­cio­nal, el Mu­seo Na­cio­nal de Cul­tu­ras Po­pu­la­res, el Mu­seo Fri­da Kah­lo, el Cen­tro del Pa­tri­mo­nio In­mo­bi­lia­rio de los Ta­lle­res, el Ins­ti­tu­to Ita­liano de Cul­tu­ra, el

Mu­seo Na­cio­nal de la Acua­re­la, la Bi­blio­te­ca Ele­na Ga­rro y la Fo­no­te­ca Na­cio­nal. A es­ta lis­ta, se le su­ma un nue­vo edi­fi­cio: el Cen­tro del Pa­tri­mo­nio In­mo­bi­lia­rio, que es el ór­gano fe­de­ral pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de los bie­nes in­mue­bles de la na­ción.

El con­jun­to es pro­duc­to de una lar­ga ne­go­cia­ción en­tre las par­tes, en es­pe­cial pa­ra lo­grar de­ci­dir pa­sar del ám­bi­to de lo res­guar­da­do ha­cia lo pú­bli­co, ya que los edi­fi­cios ori­gi­na­les en el pre­dio for­ma­ban uno ce­rra­do.

Des­de las eta­pas más tem­pra­nas del pro­yec­to se de­ci­dió de­mo­ler las vie­jas cons­truc­cio­nes y es­ta­ble­cer un nue­vo pro­gra­ma que agre­ga­ría los es­pa­cios abier­tos y los edi­fi­cios pú­bli­cos.

Pri­me­ro, se con­tem­pló rom­per las par­tes y or­ga­ni­zar­las en di­fe­ren­tes edi­fi­cios de ba­ja al­tu­ra que lo­gra­ran una cier­ta per­so­na­li­dad pro­pia y así co­men­zó su for­ma­ción que in­clu­ye una galería prin­ci­pal, un au­di­to­rio, una sa­la de ex­po­si­cio­nes y ta­lle­res, un gran ca­fé cen­tral, es­pa­cios de con­ser­va­ción y ca­ta­lo­ga­ción, ar­chi­vos y pla­no­te­ca, un cen­tro de con­sul­ta, ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas y una pa­ra al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno.

Con mi­ras a la con­ser­va­ción, lo pri­me­ro que se reali­zó fue tra­ba­jar con un equi­po ca­li­fi­ca­do de bió­lo­gos y pai­sa­jis­tas, pa­ra cla­si­fi­car, ca­ta­lo­gar y dic­ta­mi­nar el es­ta­do de sa­lud de los ár­bo­les y las es­pe­cies ve­ge­ta­les den­tro del pre­dio. Una vez sal­va­guar­da­do el pa­tri­mo­nio na­tu­ral se pa­só a es­ta­ble­cer la zo­ni­fi­ca­ción del con­jun­to.

En es­ta dis­gre­ga­ción pro­gra­má­ti­ca se­rán los es­pa­cios abier­tos los gran­des ar­ti­cu­la­do­res en­tre las par­tes. En es­te sen­ti­do, el vi­si­tan­te en­con­tra­rá jar­di­nes, pa­tios y te­rra­zas in­ter­nas que pa­sa­rán a for­mar par­te de di­cho es­pa­cio pú­bli­co y que en­mar­ca­rán a los edi­fi­cios del Cen­tro del Pa­tri­mo­nio In­mo­bi­lia­rio.

La obra con­ser­va ín­te­gras las ac­tua­les bar­das de pie­dra vol­cá­ni­ca ha­cia el ex­te­rior por lo que su úni­ca co­ne­xión con la ca­lle se da por me­dio de los ac­ce­sos. De he­cho, el te­rreno pre­sen­ta un des­ni­vel de ca­si dos me­tros en su in­te­rior, lo cual lo se­pa­ra aún más de las vi­sua­les des­de el ex­te­rior, pues los ac­ce­sos cuen­tan con un amplio es­ta­cio­na­mien­to de bi­ci­cle­tas, pa­ra fo­men­tar la mo­vi­li­dad al­ter­na­ti­va. Por otra par­te, el pro­yec­to es 100% ac­ce­si­ble tan­to en ex­te­rio­res co­mo en in­te­rio­res. És­te se desa­rro­lla en cua­tro edi­fi­cios que ini­cian con el mu­seo y sus ga­le­rías, a los que se ac­ce­de por la ca­lle de Sal­va­dor No­vo. Es­te vo­lu­men cons­ta de un ba­sa­men­to y una galería des­fa­sa­da en dos la­dos, pro­du­cien­do un efec­to de vo­la­di­zo. Es­truc­tu­ral­men­te la “ca­ja” en la plan­ta su­pe­rior es apo­ya­da por las co­lum­nas que for­man un pór­ti­co en la plan­ta ba­ja; en el la­do opues­to, la lo­sa es­ta “col­ga­da” des­de el gran mu­ro pan­ta­lla de con­cre­to re­for­za­do.

La ar­ti­cu­la­ción de am­bas plan­tas se da por los ex­te­rio­res a par­tir de ram­pas, pla­zas y es­ca­li­na­tas. La “ca­ja” de cris­tal es el es­pa­cio de ex­po­si­ción tem­po­ral del con­jun­to y es­tá re­suel­ta con gran­des lien­zos de cris­tal di­croi­co, el cual ha si­do di­se­ña­do co­mo una piel grá­fi­ca pa­ra el edi­fi­cio.

En el la­do iz­quier­do se des­plan­ta un edi­fi­cio de tres ni­ve­les que al­ber­ga sa­las de con­sul­ta, ar­chi­vos, acer­vos, con­ser­va­ción y ofi­ci­nas. Es­te blo­que cons­ta de dos cuer­pos: una “ca­ja cie­ga” re­cu­bier­ta de ace­ro Cor­ten y un cu­bo ne­gro que por­ta una fa­cha­da ven­ti­la­da de por­ce­la­na ne­gra. Al fon­do y en el la­do orien­te del pre­dio, un lar­go cuer­po de más ba­ja al­tu­ra ini­cia con los ta­lle­res de con­ser­va­ción que se trans­for­ma en un ca­fé con una gran pér­go­la, que da som­bra y ter­mi­na con una pe­que­ña li­bre­ría que en su te­cho cuen­ta con una es­ca­li­na­ta pai­sa­jís­ti­ca, ha­cién­do­lo pa­re­cer una gran ser­pien­te a la ma­ne­ra de la ar­qui­tec­tu­ra pre-his­pá­ni­ca.

Al fi­nal, desa­rro­lla­do en un vo­lu­men só­li­do que

sir­ve co­mo re­ma­te a la pla­za de sa­li­da, es­tá el au­di­to­rio, pen­sa­do co­mo una sa­la po­li­va­len­te, que ten­drá co­mo fun­ción la pre­sen­ta­ción de li­bros así co­mo la rea­li­za­ción de even­tos y con­fe­ren­cias. El pro­yec­to cons­ta de cin­co es­pa­cios abier­tos prin­ci­pa­les: en la en­tra­da, la pla­za “ram­pea­da” y el jar­dín en­te­rra­do, más ade­lan­te el jar­dín geo­mé­tri­co, el pa­tio som­brea­do por una pér­go­la pa­ra el gran ca­fé, el jar­dín de Te­zontle (pie­dra ro­ja ca­rac­te­rís­ti­ca de Mé­xi­co) y la gran pla­za, la cual per­mi­te es­ta­cio­nar al­gu­nos vehícu­los y ser­vi­rá co­mo un es­pa­cio pa­ra or­ga­ni­zar even­tos al ai­re li­bre. La pér­go­la es una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca for­ma­da por pla­cas que es­con­den ar­ma­du­ras por­tan­tes.

Des­de el pun­to de vis­ta de la com­po­si­ción, al­gu­nos edi­fi­cios son cla­ra­men­te ma­ci­zos y cie­gos ha­cien­do un con­tras­te im­por­tan­te con otros que se han de­ci­di­do ha­cer trans­pa­ren­tes o trans­lú­ci­dos. Las de­ci­sio­nes en es­te sen­ti­do res­pon­den ma­yor­men­te a la re­la­ción en­tre el aho­rro ener­gé­ti­co y la ac­ti­vi­dad hu­ma­na al in­te­rior.

El tra­ta­mien­to cro­má­ti­co plan­tea ten­sio­nes en­tre ga­mas de co­lo­res neu­tros, dis­cre­tos e in­tem­po­ra­les co­mo el ne­gro, el gris y el óxi­do, con­tra la in­ten­si­dad y la vio­len­cia del cris­tal di­croi­co o el na­ran­ja en­cen­di­do de la pér­go­la prin­ci­pal. Pa­ra sus ar­qui­tec­tos, al­gu­nas com­po­si­cio­nes tie­nen re­fe­ren­cia di­rec­ta o in­di­rec­ta con al­gu­nos tra­ta­mien­tos de Emi­lio Am­baz y Fran­cis­co Man­ga­do, aun­que en general el di­se­ño del Cen­tro del Pa­tri­mo­nio muy asu­mi­das sus fuer­tes raí­ces en los edi­fi­cios de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria los cua­les fue­ron pio­ne­ros del mo­vi­mien­to mo­derno la­ti­noa­me­ri­cano de los años cin­cuen­ta, ya que es­tá or­ga­ni­za­do a par­tir de ejes y lí­neas or­to­go­na­les que le dan cier­ta se­ve­ri­dad y al igual que la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria, siem­pre es­tá en­mar­ca­do por la pie­dra vol­cá­ni­ca en sus bar­das y con­ten­cio­nes.

En con­tra­par­te, la idea cen­tral del di­se­ño se ve re­fle­ja­da en la ca­ja acris­ta­la­da del mu­seo, en don­de el pro­pó­si­to fue crear una pie­za ar­tís­ti­ca que sea apre­cia­da des­de los jar­di­nes y el ca­fé que lo ro­dean. Es de­cir, la ar­qui­tec­tu­ra de es­te vo­lu­men se trans­for­ma en un ob­je­to per­ma­nen­te de la co­lec­ción.

La piel re­suel­ta en cris­tal di­croi­co rom­pe el es­pec­tro del co­lor, de acuer­do a la in­ten­si­dad y la tem­pe­ra­tu­ra de la luz que lo ro­dea, con­vir­tién­do­se en una es­pe­cie de ca­lei­dos­co­pio or­gá­ni­co y cam­bian­te, mis­mo que tal vez in­ci­den­tal­men­te es­tá re­la­cio­na­do con la es­tri­den­cia cro­má­ti­ca del ar­te po­pu­lar me­xi­cano. Ade­más, di­cha cris­ta­le­ra tie­ne una se­ri­gra­fía plás­ti­ca, con un di­se­ño que ase­me­ja una ce­lo­sía que se abre ha­cia el par­que in­te­rior. La su­ma de los in­ten­sos co­lo­res y el di­se­ño grá­fi­co, fun­cio­nan co­mo un “ta­tua­je” que dis­tor­sio­na la per­cep­ción de la re­la­ción ex­te­rior-in­te­rior y la luz del es­pa­cio em­pu­jan al vi­si­tan­te ha­cia la ex­pe­rien­cia del via­je psi­co­tró­pi­co que ellos deseen ima­gi­nar.

Pá­gi­na an­te­rior: ha­cia la no­che, la luz in­te­rior cam­bia el es­pec­tro del co­lor en la galería prin­ci­pal, con­vir­tién­do­la en un pris­ma tor­na­sol. En es­ta pá­gi­na arri­ba: la galería en una tar­de nu­bo­sa pro­du­ce en la tex­tu­ra del cris­tal un efec­to co­bri­za­do,...

Arri­ba: una vis­ta des­de el ac­ce­so prin­ci­pal, con el gran mu­ro por­tan­te y la galería en vo­la­di­zo. La se­pa­ra­ción de pla­nos, pro­du­ce es­pa­cios pa­ra las cir­cu­la­cio­nes en ram­pas ac­ce­si­bles. Se evi­den­cia el mu­ro co­mo pan­ta­lla so­lar con­tra el po­nien­te. Aba­jo:...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.