Tea­tro Na­cio­nal de Tai­chung

Domus en Español Rep Dominicana - - SUMARIO - To­yo Ito & As­so­cia­tes Ar­chi­tects Da-ju Ar­chi­tects As­so­cia­tes

Las for­mas or­gá­ni­cas de la ex­tra­or­di­na­ria com­ple­ji­dad ca­rac­te­ri­zan el in­te­rior del nue­vo edi­fi­cio de­di­ca­do a la mú­si­ca y al tea­tro de la ciu­dad tai­wa­ne­sa. Aban­do­nan­do la geo­me­tría li­neal, los ar­qui­tec­tos han pre­sen­ta­do, en una de­mos­tra­ción cons­truc­ti­va que no re­gis­tra pre­ce­den­tes, la crea­ción de un es­pa­cio que reúne las vo­ces y los so­ni­dos de las tres sa­las de es­pec­tácu­los

El Tea­tro Na­cio­nal de Tai­chung es un com­ple­jo que in­clu­ye tres sa­las: el Gran Tea­tro, con 2007 asien­tos, la Play­hou­se, con 800 si­tios y la Black Box, con 200 bu­ta­cas. Su cons­truc­ción co­men­zó en di­ciem­bre de 2009 y su inau­gu­ra­ción tu­vo lu­gar en sep­tiem­bre de 2016.

La ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de es­te tea­tro lí­ri­co es una geo­me­tría cur­va tri­di­men­sio­nal, lla­ma­da ca­te­noi­de. Se tra­ta de una su­per­fi­cie de hor­mi­gón cur­vo de 400 mm de es­pe­sor, con una su­per­fi­cie de al­re­de­dor de 21 640 m2, cons­trui­da en su to­ta­li­dad con el mé­to­do de las pa­re­des en­tra­ma­das, una nue­va téc­ni­ca de cons­truc­ción adop­ta­da por pri­me­ra vez en el mun­do. En la es­truc­tu­ra cons­truc­ti­va hay 28,760 sec­cio­nes de ar­ma­zo­nes si­tua­dos a in­ter­va­los de 200 mm, to­dos de dis­tin­ta for­ma. La cons­truc­ción de una for­ma de es­ta com­ple­ji­dad no ha­bría si­do po­si­ble sin una tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca, pe­ro tam­bién fue­ron im­por­tan­tes las ha­bi­li­da­des ar­te­sa­na­les. La rea­li­za­ción de la for­ma ca­te­noi­de pue­de ser con­si­de­ra­da el re­sul­ta­do de una co­la­bo­ra­ción, sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, en­tre lo di­gi­tal y lo analó­gi­co, en­tre lo nue­vo y lo an­ti­guo. Un pro­yec­to tan com­ple­jo te­nía un gran po­ten­cial en Tai­wan, es­pe­cial­men­te en vis­ta del au­ge que la cons­truc­ción tie­ne en el país.

Más allá del con­flic­to ge­ne­ra­do por la fuer­te di­ver­gen­cia en­tre el en­tu­sias­mo del pú­bli­co por la nue­va ar­qui­tec­tu­ra y la le­gis­la­ción vi­gen­te, la ca­te­noi­de tu­vo que ha­cer un lar­go via­je, lle­gan­do a buen tér­mino des­pués de in­ter­mi­na­bles dis­cu­sio­nes en­tre el diseñador y el fa­bri­can­te so­bre la me­jor es­tra­te­gia cons­truc­ti­va, a las que se su­ma­ron prue­bas a en­sa­yo y error en el si­tio. El re­sul­ta­do es una es­pe­cie de or­ga­nis­mo que so­lo exis­te en Tai­chung y ofrece a los que lo vi­si­tan vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias es­pa­cia­les. Es­ta se­cuen­cia de es­pa­cios se ha lla­ma­do

“la cue­va de so­ni­do”. La tra­duc­ción del chino sig­ni­fi­ca “cue­va que da cuer­po a la be­lle­za de los so­ni­dos y las vo­ces”: un an­ti­ci­po de la be­lle­za de las vo­ces y de los so­ni­dos or­ques­ta­les que re­so­na­rán en las ca­vi­da­des del ca­te­noi­de.

Fo­tos Ed­mund Sum­ner

Pá­gi­na aper­tu­ra: una eta­pa de la cons­truc­ción. Foto ©Kai Na­ka­mu­ra. Pá­gi­nas de in­tro­duc­ción: for­mas or­gá­ni­cas del nue­vo edi­fi­cio que ofrece una vis­ta a los ras­ca­cie­los del dis­tri­to ur­bano de Xi­tun.Es­ta pá­gi­na: un de­ta­lle del jar­dín en la azo­tea. En el cen­tro y en la par­te in­fe­rior: el fren­te prin­ci­pal en vis­tas noc­tur­nas y diur­nas, con la gran pla­za de­lan­te de una sua­ve pen­dien­te. La fa­cha­da re­ve­la en su com­po­si­ción la elec­ción de la su­per­fi­cie rea­li­za­da por los ar­qui­tec­tos, me­dian­te la in­ser­ción de una es­truc­tu­ra con lí­neas si­nuo­sas, un pa­ra­le­le­pípe­do re­gu­lar; con un gran con­cep­to lu­mí­ni­co de pi­so a te­cho. El vo­lu­men fue cons­trui­do en con­cre­to a la vis­ta. Pá­gi­na si­guien­te arri­ba: el edi­fi­cio en su con­tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.