La ciu­dad de Co­lón

Domus en Español Rep Dominicana - - SUMARIO - Joel Ce­ras

El pa­sa­do 27 de fe­bre­ro la ciu­dad de Co­lón ce­le­bró sus 165 años de fun­da­ción en me­dio de un am­bi­cio­so pro­yec­to de re­no­va­ción que bus­ca de­vol­ver­le la con­di­ción de “Ta­ci­ta de Oro” que tu­vo ha­ce más de me­dio si­glo. La se­gun­da ciu­dad en im­por­tan­cia del país, se ubi­ca al nor­te de la ca­pi­tal pa­na­me­ña, con la que com­par­te no so­lo el fun­cio­na­mien­to del Ca­nal, sino gran par­te del res­to de las prin­ci­pa­les co­ne­xio­nes lo­gís­ti­cas que ha­cen de Pa­na­má el ‘Hub’ mul­ti­mo­dal de las Amé­ri­cas.

Los prin­ci­pa­les puer­tos del Atlán­ti­co pa­na­me­ño siem­pre se han ubi­ca­do en los te­rri­to­rios de la pro­vin­cia de Co­lón: Nom­bre de Dios, Por­to­be­lo, Cha­gres, die­ron pa­so a me­dia­dos del si­glo XIX a que la

Is­la de Man­za­ni­llo, en la Bahía de Li­món, se con­vir­tie­ra en el nue­vo asen­ta­mien­to de tra­ba­ja­do­res de la com­pa­ñía del fe­rro­ca­rril de la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se, que se pres­ta­ba a cons­truir el puer­to y la lí­nea fe­rro­via­ria que unie­ra el Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co pa­na­me­ño, y así, fa­ci­li­tar el tra­sie­go de per­so­nas y car­ga que ge­ne­ró el Gold Rush en California, y que iden­ti­fi­có en el pa­so pa­na­me­ño una de las tan­tas ru­tas uti­li­za­das pa­ra sa­tis­fa­cer su de­man­da. El di­se­ño ori­gi­nal de la ciu­dad tam­bién que­dó en ma­nos de los pla­ni­fi­ca­do­res fe­rro­via­rios y que, por lo ade­lan­ta­da de su tra­za re­ti­cu­lar, se hi­zo com­pa­rar con el di­se­ño de ciu­da­des co­mo Fi­la­del­fia o Sa­cra­men­to. Es­to la con­ver­ti­ría se­gu­ra­men­te en la fun­da­ción más an­ti­gua de su ti­po en Amé­ri­ca la­ti­na (Te­jei­ra, 2012).

A ra­zón de es­to, a Co­lón lle­ga­ron nor­te­ame­ri­ca­nos, ade­más de chi­nos y eu­ro­peos, pe­ro prin­ci­pal­men­te an­ti­lla­nos, cuan­do en 1904 ini­cia la cons­truc­ción de la vía in­ter­oceá­ni­ca. Lo que fue­se en­ton­ces un asen­ta­mien­to la­bo­ral con in­mue­bles de vi­vien­das de in­qui­li­na­to de ma­de­ra, po­co a po­co fue evo­lu­cio­nan­do en una ciu­dad más asen­ta­da y plu­ri­cul­tu­ral. La va­rie­dad que aho­ra tam­bién mues­tra su ar­qui­tec­tu­ra, se de­be a los gran­des in­cen­dios que su­frió de ma­ne­ra ca­si cí­cli­ca du­ran­te más de 50 años des­de 1885. Cuan­do la cons­truc­ción ín­te­gra en ma­de­ra se prohi­bió a prin­ci­pios del si­glo XX y se pro­pu­sie­ron los edi­fi­cios de es­ti­lo cla­si­cis­ta, de dos o tres ni­ve­les, don­de los por­ches de los pi­sos su­pe­rio­res se proyectan so­bre las am­plias ace­ras con el apo­yo de co­lum­nas re­par­ti­das rít­mi­ca­men­te fren­te a los mó­du­los de co­mer­cio o ha­bi­ta­cio­na­les del edi­fi­cio. A es­te es­ti­lo se le co­no­ce co­mo el neo­clá­si­co co­lo­nen­se y en­tre los me­jo­res ejem­plos des­ta­can la Mai­son Blan­che en la Ave. Bo­lí­var y la Ca­sa Wil­cox en la Ave­ni­da Cen­tral, cons­trui­das en 1913 y 1919, res­pec­ti­va­men­te.

Ya en los años cua­ren­ta, des­pués del úl­ti­mo gran in­cen­dio en

Co­lón, la ciu­dad se en­con­tra­ba ex­pan­di­da ha­cia el es­te de lo que es hoy su cen­tro his­tó­ri­co. Su tra­za va­rió le­ve­men­te con pe­que­ños ca­lle­jo­nes den­tro de las man­za­nas que se dis­pu­sie­ron más gran­des y en sen­ti­do per­pen­di­cu­lar a las ori­gi­na­les. Igual­men­te apa­re­ce una nue­va pro­pues­ta es­ti­lís­ti­ca pa­ra los aho­ra más gran­des y có­mo­dos apar­ta­men­tos que de­man­da­ba la so­cie­dad co­lo­nen­se. La ciu­dad vi­vía su épo­ca do­ra­da con la ma­yor can­ti­dad de si­tios de en­tre­te­ni­mien­to de la zo­na me­tro­po­li­ta­na, aun evi­den­te en la ve­tus­ta fa­cha­da del edi­fi­cio Ar­boix (1940), el me­jor ejem­plo de la co­lec­ción de cons­truc­ción Art De­có en Co­lón. La si­tua­ción em­pe­zó a cam­biar cuan­do aca­bó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y el mo­vi­mien­to de per­so­nas dis­mi­nu­yó. La eco­no­mía de ser­vi­cios se vio fuer­te­men­te gol­pea­da y Co­lón de­bía rein­ven­tar­se y con eso lle­gó la Zo­na Li­bre de Co­lón; la zo­na fran­ca pa­só a ocu­par el úl­ti­mo re­ma­nen­te de te­rreno en la ciu­dad que se man­te­nía de­socu­pa­do y des­de 1948 se ha ido ex­pan­dien­do, tan­to que pa­só de ser 1/6 del área de la ciu­dad a ocu­par más es­pa­cio que la pro­pia ur­be, al gra­do de ser con­si­de­ra­da la más gran­de del oc­ci­den­te.

La ma­yo­ría de la obra nue­va de la ciu­dad se da en la Zo­na Li­bre, pe­ro su con­di­ción de re­cin­to adua­ne­ro in­tra­mu­ros no le ha per­mi­ti­do in­te­grar­se 100% a la psi­quis de la ciu­dad. Pro­ba­ble­men­te lo es­tén un po­co más los nue­vos puer­tos de con­te­ne­do­res que con sus in­men­sas grúas pór­ti­cas han de­fi­ni­do un nue­vo pai­sa­je in­dus­trial que ya de­be­ría ser con­si­de­ra­do pa­tri­mo­nio. Los puer­tos que ro­dean la aho­ra pe­nín­su­la, son en con­jun­to los que más car­ga mue­ven en to­da la re­gión, sien­do el más gran­de el Man­za­ni­llo In­ter­na­tio­nal Ter­mi­nal (MIT), que ope­ra en la bahía ho­mó­ni­ma des­de don­de tam­bién fun­cio­nan y proyectan los puer­tos de cru­ce­ros de pa­sa­je­ros.

A pe­sar de to­da es­ta bo­nan­za, Co­lón vi­ve en una des­con­cer­tan­te si­tua­ción de cri­sis ur­ba­na y so­cial. De­ci­sio­nes po­co acer­ta­das en la po­lí­ti­ca de vi­vien­da en los años se­sen­ta, au­na­do a la fal­ta de vi­sión de los sub­si­guien­tes go­bier­nos lo­ca­les y na­cio­na­les, y la apa­tía de una par­te de su po­bla­ción, acu­mu­la­ron por lar­go tiem­po una com­bi­na­ción trá­gi­ca que su­mer­gió a la ciu­dad en una con­di­ción de cui­da­dos in­ten­si­vos.

Más del 40% de su con­jun­to edi­li­cio lle­gó a es­tar en es­ta­do de aban­dono de pro­pie­ta­rio, pe­ro ocu­pa­dos, con las evi­den­tes con­se­cuen­cias que aca­rrea es­to pa­ra la eco­no­mía y la ima­gen de la ciu­dad. Mu­chas lu­chas des­de en­ton­ces se han su­ce­di­do y unos cuan­tos lo­gros se han da­do. Pro­yec­tos pun­tua­les que des­de los no­ven­ta han ayu­da­do a que po­co a po­co la ciu­dad se re­cu­pe­re y vuel­va a te­ner con­di­ción ple­na, y es que aún en sus ca­pa­ci­da­des dis­mi­nui­das, es po­si­ble vi­sua­li­zar en Co­lón bon­da­des ur­ba­nís­ti­cas y, por qué no, su po­ten­cial.

Su cen­tro ur­bano de po­co más de 34.000 ha­bi­tan­tes es tam­bién el que más es­pa­cio pú­bli­co abier­to ga­ran­ti­za por me­tro cua­dra­do ocu­pa­do. Su am­plia Ave­ni­da Cen­tral con sus 2 km de re­co­rri­do ar­bo­ri­za­do, el Par­que 5 de no­viem­bre y su ca­rac­te­rís­ti­ca con­cha acús­ti­ca, o el Par­que Su­cre y la Ave­ni­da Roo­se­velt, por so­lo men­cio­nar los más des­ta­ca­dos, apor­tan a la ciu­dad una con­di­ción de ciu­dad jar­dín que se­gu­ra­men­te ha si­do el ate­nuan­te de mu­chos.

En la ac­tua­li­dad, se res­pi­ra un pe­que­ño ai­re de es­pe­ran­za. Se ade­lan­tan pro­yec­tos pa­ra re­cu­pe­rar al­gu­nos Mo­nu­men­tos His­tó­ri­cos, se re­pa­ra la in­fra­es­truc­tu­ra, se me­jo­ra y crea nue­vos es­pa­cios pú­bli­cos. Se re­gla­men­tó la te­nue pro­tec­ción le­gal del Cen­tro His­tó­ri­co, pro­ba­ble­men­te el más den­so del país y se pu­so en prác­ti­ca la con­ge­la­da ley que bus­ca con­ver­tir to­da la ciu­dad en un Puer­to Li­bre. Aún fal­ta mu­cho por ha­cer y un lar­go ca­mino por re­co­rrer pa­ra en­con­trar­nos con un nue­vo Co­lón y el pe­so re­cae, aho­ra más que an­tes, so­bre los hom­bros de su so­cie­dad, en cui­dar y apor­tar en lo su­yo y así no per­der el de­re­cho de re­cla­mar.

El cen­tro de la ciu­dad de Co­lón es aho­ra una pe­nín­su­la, lue­go de que re­lle­nos unie­ran la is­la a tie­rra fir­me. El mar y la in­dus­tria por­tua­ria siem­pre han te­ni­do una im­por­tan­te pre­sen­cia y re­la­ción con el mu­ni­ci­pio. Des­de el Pa­seo Was­hing­ton, la pri­me­ra de sus ca­lles que bor­dea to­do el nor­te de la ciu­dad, se apre­cian per­ma­nen­te­men­te las de­ce­nas de bu­ques que aguar­dan su pa­so por el Ca­nal de Pa­na­má. Es­ta es­ce­na se ha vuel­to na­tu­ral pa­ra los lo­ca­les, sin em­bar­go, pa­ra los de­sen­ten­di­dos la pri­me­ra im­pre­sión que se lle­van al ver­lo es com­pa­ra­ble a una for­ma­ción bé­li­ca na­val vis­ta so­lo en el ci­ne, co­mo al­gu­na vez co­men­tó un ami­go tu­ris­ta. Mu­cho más mo­vi­mien­to ocu­rre en sus dos bahías: la de Li­món, al oc­ci­den­te, lle­va pre­ci­sa­men­te al Ca­nal y a los mue­lles ori­gi­na­les de la ciu­dad con los que al me­nos el más gran­de de es­tos puer­tos, el de Cris­tó­bal, tie­ne ac­ce­so aun la his­tó­ri­ca ru­ta del fe­rro­ca­rril in­ter­oceá­ni­co.

Ha­cia la bahía de Man­za­ni­llo, al orien­te, se en­cuen­tran los puer­tos de cru­ce­ros de Co­lón 2000 en la cos­ta de la ciu­dad y fren­te a és­te, los de Colon Con­tai­ner Ter­mi­nal y el Man­za­ni­llo In­ter­na­tio­nal Ter­mi­nal. Es­tos puer­tos tie­nen un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el día a día co­lo­nen­se, no so­lo por la for­ma que han con­di­cio­na­do el cre­ci­mien­to de la ciu­dad, sino por ser un pi­lar de la eco­no­mía jun­to con la Zo­na Li­bre y por con­se­cuen­cia una de las prin­ci­pa­les fuentes de la em­pleo­ma­nía.

La di­ver­si­dad cul­tu­ral de es­ta ciu­dad ca­ri­be­ña es prin­ci­pal­men­te trans­mi­ti­da en la plu­ra­li­dad ét­ni­ca de sus ha­bi­tan­tes y su di­ver­so re­per­to­rio de in­mue­bles his­tó­ri­cos. Aun sien­do re­la­ti­va­men­te jo­ven, com­pa­ra­da con los 420 años de la cer­ca­na Por­to­be­lo, Co­lón es­tá con­for­ma­da por un cen­tro ur­bano úni­co, don­de con una dis­tan­cia re­la­ti­va­men­te cor­ta se pue­de mi­rar con ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra afro­an­ti­lla­na en los dos o tres ca­se­ro­nes de ma­de­ra que per­sis­ten, o con el ar­que­ti­po con pór­ti­cos en ace­ras que han pa­sa­do a iden­ti­fi­car am­plia­men­te a la ciu­dad y re­co­no­ci­do hoy co­mo neo­clá­si­co co­lo­nen­se; es­te de prin­ci­pios del Si­glo XX y de cons­truc­ción mix­ta. Tam­bién, se ob­ser­va el pri­mer edi­fi­cio de es­ti­lo re­pu­bli­cano del país en el Pa­la­cio de Go­bierno o Gobernación de Co­lón, aho­ra en res­tau­ra­ción y he­cho en la­dri­llo; o su am­plí­si­ma co­lec­ción de edi­fi­cios de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, es­pe­cial­men­te de es­ti­lo Art De­có, en­ca­be­za­dos por el edi­fi­cio Ar­boix, su es­ta­ción de bom­be­ros o las es­truc­tu­ras del vie­jo Hos­pi­tal Ma­nuel Ama­dor Gue­rre­ro. Aun­que la ma­yo­ría de es­tas edi­fi­ca­cio­nes se en­cuen­tran en un tris­te es­ta­do, tam­bién hay que de­cir que po­co a po­co pro­li­fe­ran ca­da vez más los pro­yec­tos de re­cu­pe­ra­ción edi­li­cia.

En su po­co más de 16 ca­lles co­exis­ten unos 20 edi­fi­cios que os­ten­tan la má­xi­ma ca­te­go­ría de pro­tec­ción cul­tu­ral en Pa­na­má co­mo Mo­nu­men­to His­tó­ri­co. El pri­me­ro en ser ca­ta­lo­ga­do fue la Igle­sia de Cris­to a Ori­llas del Mar en los ochen­tas y el res­to lo hi­cie­ron cuan­do en el 2002 se apro­bó la Ley que pro­te­ge sie­te de sus es­pa­cios pú­bli­cos abier­tos in­clu­yen­do pa­seos y ave­ni­das. Es­ta or­de­nan­za tam­bién nom­bra y pro­te­ge una se­rie de zo­nas de la ciu­dad de­no­mi­na­das Con­jun­tos Mo­nu­men­ta­les, que otor­ga la ca­te­go­ría de mo­nu­men­to no a un edi­fi­cio, sino a la co­lec­ti­vi­dad de es­tos por al­gu­na par­ti­cu­la­ri­dad, prin­ci­pal­men­te his­tó­ri­caes­ti­lís­ti­ca. En to­tal son un po­co más de 1.000 in­mue­bles pro­te­gi­dos den­tro de los 1.600 que con­for­man el cen­tro ur­bano de la ciu­dad. Aun­que en es­tos con­jun­tos, de don­de so­bre­sa­le el Cen­tro His­tó­ri­co, se in­clu­ye to­do lo que es­tá den­tro de sus lí­mi­tes, tam­bién hay que de­cir que so­lo unos 700 po­seen un ver­da­de­ro va­lor pa­tri­mo­nial y que exis­ten más de 100 que tam­bién lo po­seen, pe­ro que no es­tán pro­te­gi­dos. Es­ta­mos ha­blan­do de una na­da des­pre­cia­ble ci­fra de más 800 edi­fi­cios de in­te­rés. Es­ta ley fue re­gla­men­ta­da por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cul­tu­ra a me­dia­dos del año pa­sa­do, per­mi­tien­do me­jo­res he­rra­mien­tas en los pro­yec­tos de in­ter­ven­ción an­te el in­mi­nen­te pro­ce­so de re­no­va­ción que vi­ve es­ta ur­be.

La ma­yor par­te de la obra nue­va en la ciu­dad se da en el área de la Zo­na Li­bre de Co­lón y aun­que co­mo he­mos di­cho, las in­ter­ven­cio­nes pa­tri­mo­nia­les son ca­da vez más co­mu­nes, no siem­pre han si­do así, co­mo no siem­pre han de­pen­di­do de pro­yec­tos es­ta­ta­les. En el 2008 tu­ve la opor­tu­ni­dad de pro­yec­tar­le a Colon Ma­ri­ti­me In­ves­tor la reha­bi­li­ta­ción del edi­fi­cio de la an­ti­gua em­bo­te­lla­do­ra de la Co­ca-co­la en su nue­vo cen­tro de ne­go­cios. El aho­ra re­fe­ren­te in­mue­ble de ar­qui­tec­tu­ra re­pu­bli­ca­na de prin­ci­pios de Si­glo XX, tam­bién fue el pri­me­ro en in­ter­ve­nir el es­pa­cio pú­bli­co de su en­torno co­mo par­te del pro­yec­to, ins­ta­lan­do por pri­me­ra vez ado­qui­nes en las ace­ras de la ciu­dad; prác­ti­ca que aho­ra se re­pli­ca en la in­ter­ven­ción de la ar­bo­ri­za­da Ave­ni­da Cen­tral o Pa­seo Cen­te­na­rio. En la res­tau­ra­ción del Par­que 5 de No­viem­bre se hi­zo más ri­gu­ro­so y se pro­cu­ró pro­yec­tar una in­ter­ven­ción más ape­ga­da al di­se­ño ori­gi­nal de la Pla­za di­se­ña­da por Luis Cruz en 1944. La re­ubi­ca­ción de su as­ta, la re­cu­pe­ra­ción de la fuente cen­tral con sus mo­sai­qui­llos y la res­ti­tu­ción de los co­lo­res ori­gi­na­les del par­que, so­bre­sa­len den­tro de las ac­cio­nes lo­gra­das en la re­no­va­da pla­za cí­vi­ca por ex­ce­len­cia del co­lo­nen­se.

La men­cio­na­da Re­no­va­ción Ur­ba­na y la pues­ta en mar­cha y re­gu­la­ri­za­ción de un sis­te­ma de Puer­to Li­bre pa­ra que to­do el cen­tro de la ciu­dad sea una zo­na fran­ca, abre nue­vas ven­ta­nas pa­ra la in­ver­sión de la em­pre­sa pri­va­da. Tam­bién brin­da nue­vas opor­tu­ni­da­des a los ciu­da­da­nos que po­seen un po­ten­cial cau­ti­vo y una cul­tu­ra crio­lla con mu­cho que com­par­tir. Y es que con re­co­rrer muy po­co en Co­lón se des­cu­bre que ca­da ca­lle­jón tie­ne su pro­pio so­ni­do am­bien­te, que la ciu­dad tie­ne no so­lo sus pro­pias re­ce­tas, sino sus pro­pias cos­tum­bres cu­li­na­rias. Es un pue­blo que le ha cos­ta­do rein­ven­tar­se sin per­der su esen­cia, pe­ro lo es­tá lo­gran­do. Des­de los no­ven­ta se vie­nen dan­do pa­sos en esa di­rec­ción, unos más acer­ta­dos que otros.

Los más exi­to­sos, co­mo siem­pre, in­clu­yen aque­llos que tu­vie­ron una pla­ni­fi­ca­ción y que en­vuel­ven al com­po­nen­te lo­cal en el asun­to. La re­cu­pe­ra­ción de cen­tros ur­ba­nos his­tó­ri­cos vi­vos co­mo el de Co­lón son pro­ce­sos com­ple­jos que lle­van dé­ca­das y de­pen­den de mu­chos fac­to­res; en Co­lón ya se tie­nen dos fun­da­men­ta­les: un só­li­do an­te­ce­den­te y la ne­ce­si­dad im­pe­ran­te de lo­grar­lo.

Aba­jo: el co­lo­nen­se vi­ve su ciu­dad en sus pla­zas y par­ques, y aun­que di­fí­cil­men­te la ta­ri­ma de la con­cha acús­ti­ca del Par­que 5 de No­viem­bre vuel­va ser tes­ti­go de las pre­sen­ta­cio­nes do­mi­ni­ca­les de an­ta­ño, se­gu­ra­men­te nue­vas ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas...

Arri­ba: la fa­cha­da de la an­ti­gua em­bo­te­lla­do­ra de la Co­ca-co­la en la ciu­dad de Co­lón es un cu­rio­so y muy par­ti­cu­lar tra­ta­mien­to a un edi­fi­cio de ti­po in­dus­trial. So­bre­sa­len sus al­tos re­vie­les y ar­cos de me­dio pun­to. Ha re­ci­bi­do múl­ti­ples re­for­mas, la...

Arri­ba: el Tri­bu­nal Elec­to­ral de Pa­na­má re­cien­te­men­te ins­ta­ló sus ofi­ci­nas re­gio­na­les en las reha­bi­li­ta­das es­truc­tu­ras de la an­ti­gua Es­cue­la Cris­tó­bal Co­lón o Cris­to­bal School, co­mo fue bau­ti­za­da ori­gi­nal­men­te cuan­do fue inau­gu­ra­da en 1917 por los...

Aba­jo: el im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio Ar­boix (1940), a pe­sar de su es­ta­do mí­ni­mo de con­ser­va­ción, de­no­ta aun las cla­ras in­ten­cio­nes de su ar­qui­tec­to, el tam­bién co­lo­nen­se Luis Cruz, en do­tar de una ele­gan­te pre­sen­cia al in­mue­ble, que en­ton­ces fue ocu­pa­do...

De­re­cha: es­ta­do ac­tual de las obras de reha­bi­li­ta­ción de la Mai­son Blan­che (1913). Des­pués de una dé­ca­da de pro­yec­tos fa­lli­dos, el Es­ta­do ins­ta­la­rá en es­te his­tó­ri­co in­mue­ble las ofi­ci­nas de la Lotería Na­cio­nal de Be­ne­fi­cen­cia. Foto: Yam­hall Gar­cía.

Arri­ba: atar­de­cer de la bahía de Co­lón. En pri­mer plano, bu­que en­ca­lla­do lis­to pa­ra el des­hue­se. Foto: Yam­hall Gar­cía. Aba­jo: el Puer­to de Man­za­ni­llo In­ter­na­tio­nal Ter­mi­nal, el más gran­de de la ciu­dad. En pri­mer plano ve­mos las grúas pór­ti­cas ap­tas de...

Pá­gi­na de aper­tu­ra: vis­ta de la Ave­ni­da Cen­tral o Pa­seo cen­te­na­rio en el 2007. Pá­gi­na an­te­rior: ma­pa de la ciu­dad de Co­lón en 1895. En es­ta pá­gi­na, aba­jo: plano general de la Ciu­dad de Co­lón des­de la Bahía de Man­za­ni­llo en la ac­tua­li­dad. Foto:...

En es­ta pá­gi­na: Co­lón tam­bién tie­ne un co­lor es­pe­cial vis­tos en sus oca­sos re­fle­ja­dos en sus edi­fi­cios y es­cul­tu­ras. Arri­ba: vis­ta par­cial del Puer­to de Cru­ce­ros Co­lón 2000. Cen­tro: una inusual pers­pec­ti­va pos­te­rior del con­jun­to de es­cul­tu­ras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.