LA IM­POR­TAN­CIA DE LA CONS­TRUC­CIÓN SOS­TE­NI­BLE

Domus en Español Rep Dominicana - - CALEIDOSCOPIO - Spar­ta­co Paris

Ya en la se­gun­da pos­gue­rra mun­dial al­gu­nos ais­la­dos pio­ne­ros mo­der­nis­tas tra­ta­ron de re­plan­tear la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­cán­do­la en una re­la­ción más ar­mo­nio­sa con la na­tu­ra­le­za.

Un pa­so más en es­ta di­rec­ción fue da­do en los años se­ten­ta, mar­ca­dos por la emer­gen­cia ener­gé­ti­ca. La im­por­tan­cia de la cons­truc­ción sos­te­ni­ble fue des­ta­ca­da por los gru­pos per­te­ne­cien­tes a una cul­tu­ra am­bien­tal y ha si­do, du­ran­te mu­cho tiem­po, un en­fo­que sec­to­rial re­ser­va­do a los es­pe­cia­lis­tas.

A prin­ci­pios de los años no­ven­ta el con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad co­men­zó a ser asi­mi­la­do pro­gre­si­va­men­te por el sec­tor de la cons­truc­ción. Los di­se­ña­do­res en­con­tra­ron en los me­dios téc­ni­cos su pro­pia for­ma de re­pen­sar el pa­pel de la tec­no­lo­gía en cla­ve eco­ló­gi­ca, en bus­ca de un nue­vo re­co­no­ci­mien­to en el cam­po de la cons­truc­ción, a me­nu­do a tra­vés de la co­lo­ca­ción de los pre­fi­jos -eco o bio- co­mo atri­bu­tos de su ar­qui­tec­tu­ra fi­nal.

Es­ta eta­pa no ge­ne­ró, ex­cep­to en po­cos ca­sos, una ar­qui­tec­tu­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, pe­ro tu­vo el mé­ri­to de per­mi­tir la in­cor­po­ra­ción pro­gre­si­va del va­lor de la sos­te­ni­bi­li­dad a la nor­ma­ti­va que re­gu­la la cons­truc­ción y, en con­se­cuen­cia, al mer­ca­do.hoy el cum­pli­mien­to de los cri­te­rios eco­ló­gi­cos se ha con­ver­ti­do, an­tes que un re­qui­si­to re­gla­men­ta­rio, en una ne­ce­si­dad compartida y, aun­que so­lo par­cial­men­te, en una ma­ne­ra de con­ce­bir la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea.

Así fue co­mo se re­de­fi­nie­ron los ni­ve­les de ren­di­mien­tos ener­gé­ti­cos y me­dioam­bien­ta­les re­que­ri­dos de los edi­fi­cios. Po­co a po­co se co­men­zó a com­pren­der que el pa­pel de la cons­truc­ción es cru­cial en el pre­su­pues­to general del con­su­mo de re­cur­sos y ener­gía. Fue crea­da una nue­va con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de usar con mo­de­ra­ción y pre­ci­sión de nues­tros re­cur­sos, no so­lo pa­ra pre­ser­var nues­tro frá­gil mun­do pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, sino tam­bién pa­ra re­con­si­de­rar la to­ta­li­dad del pa­tri­mo­nio exis­ten­te; y se en­ten­dió que el mo­de­lo eco­nó­mi­co de cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do no orien­ta la pro­duc­ción y la ges­tión.

Por lo tan­to, la cons­truc­ción ver­de pue­de sig­ni­fi­car re-cons­truc­ción en los paí­ses oc­ci­den­ta­les y la in­te­gra­ción de la sos­te­ni­bi­li­dad del me­dioam­bien­te con la so­cial y la eco­nó­mi­ca. Pa­ra los paí­ses emergentes, que es­tán pa­san­do por la mo­der­ni­dad, es la po­si­bi­li­dad de re­pen­sar las for­mas de vi­vien­da y desa­rro­llo ur­bano en ba­se a las lec­cio­nes y los erro­res de la mo­der­ni­dad eu­ro­pea.

La in­dus­tria de la cons­truc­ción, que aún hoy no tie­ne el im­pul­so de una pro­duc­ción en ma­sa, sal­vo en cuan­to a los com­po­nen­tes del edi­fi­cio, tie­ne las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra ge­ne­rar su pro­duc­tos de una ma­ne­ra ra­cio­nal des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y más efi­cien­te des­de el as­pec­to me­dioam­bien­tal. La in­ves­ti­ga­ción en es­te cam­po es­tá li­ga­da a to­do el ci­clo de vi­da de los pro­duc­tos, des­de su pro­duc­ción has­ta la eli­mi­na­ción o el re­ci­cla­do.

El te­ma es có­mo iden­ti­fi­car y lle­var a ca­bo las elec­cio­nes que, más allá de las exi­gen­cias téc­ni­cas im­pues­tas por el mer­ca­do, se de­can­ten por un en­fo­que cons­cien­te del di­se­ño, que com­bi­ne lo ar­te­sa­nal y lo in­dus­trial en una éti­ca que con­duz­ca a ge­ne­rar y vi­vir nue­vas ar­qui­tec­tu­ras ami­ga­bles con el me­dioam­bien­te.

Aba­jo: la Ca­sa Tuia, he­cha por Ri­chard J. Neu­tra (Vie­na, 1892-Wup­per­tal, 1970) en As­co­na, La­go Ma­yor (Do­mus In­ter­na­cio­nal #425, en abril de 1965). Neu­tra an­ti­ci­pó los te­mas más im­por­tan­tes del de­ba­te con­tem­po­rá­neo so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad con el li­bro...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.