LA HIS­TO­RIA CO­MO RE­FLE­JO DE LA IDEN­TI­DAD

Domus en Español Rep Dominicana - - EDITORIAL - Die­go Le­vin­son Di­rec­tor edi­to­rial de Do­mus Amé­ri­ca Cen­tral y El Ca­ri­be

La adap­ta­ción de las ciu­da­des al pa­so del tiem­po ha si­do mu­chas ve­ces ca­tas­tró­fi­ca pa­ra su iden­ti­dad cí­vi­ca y ur­ba­na. La mo­der­ni­dad ba­rrió de ma­ne­ra im­pla­ca­ble con re­cuer­dos, cuentos e his­to­rias de vi­da. El le­ga­do cul­tu­ral y ar­qui­tec­tó­ni­co es­tu­vo, por mu­chas dé­ca­das, ame­na­za­do por el cre­ci­mien­to vo­raz de las ur­bes. En oca­sio­nes, el po­co va­lor de lo cons­trui­do, se lle­vó con­si­go en la de­mo­li­ción, la me­mo­ria in­tan­gi­ble de la so­cie­dad.

El di­le­ma no es so­la­men­te de­fi­nir que que­da en pie y que obra se pue­de de­mo­ler, sino que tam­bién es ne­ce­sa­rio po­ner en te­la de jui­cio la se­lec­ción de quie­nes son los res­pon­sa­bles de to­mar ésa de­ci­sión. Cuá­les son los cri­te­rios de eva­lua­ción, es tam­bién, otro pun­to ál­gi­do en la dis­cu­sión y mu­chas ve­ces so­mos tes­ti­gos de eter­nos de­ba­tes que in­vo­lu­cran as­pec­tos y ob­je­tos pa­tri­mo­nia­les.

De­be­mos tra­tar al le­ga­do his­tó­ri­co de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­ce­mos con los re­cur­sos na­tu­ra­les. La his­to­ria no es re­no­va­ble. Una vez que per­de­mos un edi­fi­cio pa­tri­mo­nial, no es po­si­ble re­cu­pe­rar­lo en to­dos sus as­pec­tos, aun­que lo re­cons­tru­ya­mos.

Si la his­to­ria no se pue­de adap­tar a los nue­vos tiem­pos, pa­re­ce inevi­ta­ble pre­sen­ciar su des­apa­ri­ción. La me­mo­ria po­pu­lar tie­ne el po­der de de­fen­der di­cho le­ga­do, pe­ro tam­bién tie­ne la obli­ga­ción de po­der ana­li­zar ob­je­ti­va­men­te su im­por­tan­cia. La he­ren­cia cul­tu­ral de ca­da país, se re­fle­ja en ca­da rin­cón del te­rri­to­rio, no so­lo en muros y te­chos (que es lo que nos ata­ñe co­mo ar­qui­tec­tos), sino tam­bién ob­je­tos, mú­si­ca, ar­te­sa­nías, jue­gos y le­yen­das.

Co­mo di­se­ña­do­res, so­mos ca­pa­ces de abs­traer­nos de lo es­tric­ta­men­te edi­li­cio, pa­ra in­vo­lu­crar­nos con di­ver­sas ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les que se desa­rro­llan en nues­tras co­mu­ni­da­des. El apo­yo a las nue­vas ten­den­cias ar­tís­ti­cas, que mu­chas ve­ces se re­fle­jan en la ar­qui­tec­tu­ra y el in­terio­ris­mo, es una ca­rac­te­rís­ti­ca in­na­ta en el gre­mio. Sin em­bar­go, no siem­pre par­ti­ci­pa­mos de la va­lo­ra­ción de las téc­ni­cas y tra­di­cio­nes an­ces­tra­les.

Así co­mo en el si­glo XX, Amé­ri­ca bus­có pa­re­cer­se a Eu­ro­pa, esa cos­tum­bre de mi­rar ha­cia afue­ra e idea­li­zar al vie­jo con­ti­nen­te fue per­dién­do­se con el co­rrer del si­glo XXI. La in­cor­po­ra­ción del con­cep­to de pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble a la jer­ga cul­tu­ral co­ti­dia­na, des­per­tó el in­te­rés por la in­tros­pec­ción.

Afor­tu­na­da­men­te, la ne­ce­si­dad de pre­ser­var el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co lle­vó a po­bla­do­res y go­ber­nan­tes a en­ten­der los fun­da­men­tos de la reali­dad ac­tual, ba­sa­dos en la ob­ser­va­ción y aná­li­sis de vie­jas edi­fi­ca­cio­nes, que es­tu­vie­ron a so­lo un ins­tan­te de ser de­mo­li­das en nom­bre del pro­gre­so. Y así co­mo ha­bla­mos de cons­truc­cio­nes, tam­bién po­de­mos re­fe­rir­nos a téc­ni­cas de te­ji­do u or­fe­bre­ría, fies­tas y jue­gos po­pu­la­res o ins­tru­men­tos mu­si­ca­les ru­di­men­ta­rios.

Las de­rrui­das fa­cha­das no son sim­ples muros de la­dri­llos mu­dos sin im­por­tan­cia. Son pa­re­des que con­tie­nen cul­tu­ra. El pa­tri­mo­nio de un pue­blo es la ma­ne­ra cons­trui­da de con­tar la his­to­ria del país, de sus ha­bi­tan­tes ori­gi­na­les y las ge­ne­ra­cio­nes sub­si­guien­tes. Por

En­ten­der de dón­de ve­ni­mos es, po­si­ble­men­te, la me­jor ga­ran­tía pa­ra sa­ber dón­de es­ta­mos. Cuan­do re­cor­da­mos a nues­tros an­te­pa­sa­dos y re­vi­sa­mos la his­to­ria, es­ta­mos re­cu­pe­ran­do par­tes de nues­tra iden­ti­dad. Iden­ti­dad co­mo pue­blo y co­mo per­so­nas. Nues­tras ciu­da­des guar­dan un te­so­ro in­men­so, re­ple­to de anéc­do­tas y vi­ven­cias ur­ba­nas

lo tan­to, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble bus­car la ma­ne­ra de pro­gre­sar sin per­der la esen­cia, res­pe­tan­do los di­ver­sos ele­men­tos que cuen­tan la his­to­ria del país.

Ca­da rin­cón es­tá car­ga­do de his­to­ria. Nues­tra vi­da dia­ria va de­jan­do una hue­lla que se apo­ya en las mar­cas de quie­nes pa­sa­ron an­tes por ese mis­mo lu­gar. Se apo­ya, no aplas­ta. Bus­ca el sus­ten­to en el pa­sa­do pa­ra en­ten­der lo que ocu­rre hoy.

La im­por­tan­cia de re­cu­pe­rar y pre­ser­var la his­to­ria, cons­ti­tu­ye la úni­ca ma­ne­ra de en­ten­der­la. Sin la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria

(ya sea un edi­fi­cio, un te­lar o una par­ti­tu­ra) el le­ga­do an­ces­tral se per­de­rá pau­la­ti­na­men­te. Los ar­qui­tec­tos in­sis­ti­mos en man­te­ner los edi­fi­cios im­por­tan­tes, no so­lo por el va­lor sen­ti­men­tal que és­tos re­pre­sen­tan pa­ra el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo de una ciu­dad, sino pa­ra en­ten­der la evo­lu­ción del len­gua­je y la tec­no­lo­gía de ca­da es­ti­lo o pe­rio­do ar­qui­tec­tó­ni­co.

El pro­ce­so de de­cla­ra­to­rias pa­tri­mo­nia­les, incompletos o po­co rea­lis­tas en mu­chos ca­sos, ne­ce­si­ta de un am­plio cri­te­rio de se­lec­ción, ya que mu­chas obras va­lio­sas se pier­den por no con­tar con la edad su­fi­cien­te. La ta­rea se vuel­ve más complicada cuan­do in­vo­lu­cra un ele­men­to in­tan­gi­ble.

La­ti­noa­mé­ri­ca ha pues­to mu­cho em­pe­ño en las úl­ti­mas dé­ca­das pa­ra re­va­lo­ri­zar su his­to­ria. No so­lo se ob­ser­va a la po­bla­ción em­po­de­rán­do­se de las cul­tu­ras au­tóc­to­nas, sino que tam­bién ha si­do po­si­ble tra­du­cir di­cha cul­tu­ra en un va­lor eco­nó­mi­co im­por­tan­te, con­vir­tién­do­la en la mar­ca or­gu­llo­sa de ca­da país. El atrac­ti­vo tu­rís­ti­co in­cor­po­ró la cul­tu­ra co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor.

Los ciu­da­da­nos ame­ri­ca­nos pa­sa­ron de ig­no­rar a sus pue­blos ori­gi­na­rios, a sen­tir­se or­gu­llo­sos de su le­ga­do cul­tu­ral. Las rui­nas se con­vir­tie­ron en los edi­fi­cios más im­por­tan­tes ver­sus las gran­des ur­bes mo­der­nas y los cen­tros co­mer­cia­les. El or­gu­llo na­cio­nal pa­só del ser el pro­gre­so y la tec­no­lo­gía, a las ar­te­sa­nías, pue­blos co­lo­nia­les y pre­co­lom­bi­nos.

Mu­chos di­se­ña­do­res se atre­vie­ron a in­cor­po­rar las vie­jas téc­ni­cas y re­in­ter­pre­tar­las. De es­ta ma­ne­ra, de­mos­tra­ron que la his­to­ria si­gue vi­gen­te y se adap­ta a los nue­vos tiem­pos, tras­cen­dien­do las fron­te­ras del con­ti­nen­te, ga­nan­do adep­tos glo­bal­men­te.

Nu­me­ro­sos pro­fe­sio­na­les de la re­gión lle­va­ron su crea­ti­vi­dad a to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, ba­sán­do­se en ele­men­tos y téc­ni­cas pa­tri­mo­nia­les. Es­te he­cho ge­ne­ró un im­pac­to so­cial de gran im­por­tan­cia en las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des, prin­ci­pal­men­te. El pa­tri­mo­nio tan­gi­ble e in­tan­gi­ble es el hi­lo con­duc­tor en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te. En es­tos tiem­pos de in­me­dia­tez y co­mu­ni­ca­cio­nes ve­lo­ces, de­te­ner­se a re­vi­sar el pa­sa­do re­sul­ta por mo­men­tos utó­pi­co. Sin em­bar­go, re­pre­sen­ta la madurez de una so­cie­dad que bus­ca in­te­grar el pa­sa­do con el pre­sen­te y en­tre­la­zar las dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes con el ob­je­ti­vo de sen­tar las me­jo­res ba­ses pa­ra el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.