TIEM­PO Y VO­LUN­TAD CREA­DO­RAS DE UN SUE­ÑO

Domus en Español Rep Dominicana - - CONFETI - Co­mi­sión Téc­ni­ca Pro­fe­sio­nal Li­berty Hall, “Re­build a Dream” Ren­ders: Cor­te­sía Zür­cher Ar­qui­tec­tos y Green Plan

Con to­do el sa­bor de un pue­blo que es re­fres­ca­do por la bri­sa del mar Ca­ri­be, se al­ber­ga el an­he­lo de re­cons­truir uno de sus prin­ci­pa­les edi­fi­cios, des­pués de un si­nies­tro que mar­có la his­to­ria pa­tri­mo­nial cos­ta­rri­cen­se

El vier­nes 29 de abril del 2016, una tra­ge­dia ines­pe­ra­da de­vas­tó un in­me­mo­ra­ble y re­pre­sen­ta­ti­vo edi­fi­cio cons­trui­do en Puer­to Li­món, el Li­berty Hall, co­no­ci­do co­mo Black Star Li­ne.

Un incendio aca­bó con el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio eri­gi­do en el 1922 y or­gu­llo­sa­men­te in­cor­po­ra­do al pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co ar­qui­tec­tó­ni­co des­de el año 2000.

Las reac­cio­nes in­me­dia­tas, evo­can la me­mo­ria de Mar­cus Gar­vey, lí­der y fun­da­dor de la UNIA (Uni­ver­sal Ne­gro Im­pro­ve­ment As­so­cia­tion),

sus prin­ci­pios y lo­gros, con el fin de es­ta­ble­cer el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial a tra­vés de la unión, con un men­sa­je e ideal e ins­pi­ra­dor:

“hom­bres de otras et­nias se han alar­ma­do en esa ac­ti­tud de au­to­no­mía en el de­seo de que­rer ha­cer co­sas por sí mis­mo y pa­ra sí mis­mo”. In­me­dia­ta­men­te, el Lic­do. Wins­ton Nor­man Scott, pre­si­den­te de la UNIA, reali­zó un lla­ma­do so­li­da­rio pa­ra vol­ver a eri­gir es­ta cons­truc­ción em­ble­má­ti­ca. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Si­tra­pe­quia y el Cen­tro de Pa­tri­mo­nio ba­jo la Di­rec­ción del Arq. Wi­lliam Mon­ge, brin­da­ron au­xi­lio in­me­dia­to.

Es­ta­ble­ci­das las lí­neas de ac­ción, se con­for­mó la Co­mi­sión Téc­ni­ca Pro­fe­sio­nal de Re­cons­truc­ción del Li­berty Hall, in­te­gra­da por la UNIA, la Di­rec­ción de Pa­tri­mo­nio, la Universidad Latina, CR

In­ge­nie­ría, Ca­ma­cho & Mo­ra, el

Arq. Ma­rio Azo­fei­fa y Jorge León Morales y SI­TRA­PE­QUIA, en­ti­dad coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del pro­yec­to, ba­jo la di­rec­ción de Teo­do­ro Sy­mes Camp­bell.

Co­mo par­te de la idea de la re­cons­truc­ción, en la sec­ción del edi­fi­cio que guar­da la me­mo­ria co­lec­ti­va, se plan­tea con­ser­var uno de los ma­te­ria­les más ca­rac­te­rís­ti­cos y em­ble­má­ti­cos de la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal ver­ná­cu­la pre­sen­te en nu­me­ro­sos edi­fi­cios de la pro­vin­cia y el país: la ma­de­ra.

Sin du­da, ha des­per­ta­do con­tro­ver­sia la uti­li­za­ción de ese ma­te­rial en vis­ta de lo in­fla­ma­ble y combustible que es, pe­ro a tra­vés de un tra­ta­mien­to de se­ca­do y un pro­ce­so a tra­vés de au­to­cla­ve, se plan­tea ge­ne­rar una ima­gen si­mi­lar a la ori­gi­nal y así man­te­ner vi­va la me­mo­ria del edi­fi­cio.

Se han es­tu­dia­do nu­me­ro­sos fac­to­res que me­jo­ran el ren­di­mien­to de la ma­de­ra, co­mo la épo­ca de cor­te y el ti­po de cor­te, pues es­to ha de­mos­tra­do en ca­sos de es­tu­dio, que pue­de lle­gar a ser un ma­te­rial muy duradero y efi­cien­te, y po­der re­sis­tir las in­cle­men­cias del tiem­po. La ma­de­ra tie­ne una de las me­jo­res ca­pa­ci­da­des tér­mi­cas, por lo que tam­bién per­mi­ti­rá re­te­ner el ca­lor y que a la vez res­pi­re. La es­truc­tu­ra pri­ma­ria se pla­nea con una idea ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­te al ori­gi­nal, pues se plan­tea un sis­te­ma de ma­sa ac­ti­va, ela­bo­ran­do un mar­co es­truc­tu­ral in­terno en con­cre­to re­for­za­do, con en­tre­pi­so de lo­sa en con­cre­to ex­trui­do, y la ma­de­ra fun­cio­na­rá co­mo fo­rro de es­ta es­truc­tu­ra.

Los ele­men­tos ti­po­ló­gi­cos que tan­to ca­rac­te­ri­zan a la ar­qui­tec­tu­ra ca­ri­be­ña se man­tie­nen pre­sen­tes en la pro­pues­ta, al con­ser­var el do­ble ale­ro en la se­gun­da plan­ta pa­ra ta­par el sol y cu­brir del agua al her­mo­so co­rre­dor que bor­dea la edi­fi­ca­ción, y que per­mi­te pro­te­ger de los ra­yos del sol las pa­re­des de la obra, y evi­tar que se ca­lien­ten.

Otro de los ele­men­tos de ese ri­co vo­ca­bu­la­rio ar­qui­tec­tó­ni­co ca­ri­be­ño, es la re­ji­lla, ele­men­to ho­ri­zon­tal que brin­da som­bra en sec­cio­nes más pe­que­ñas que un ale­ro, pe­ro siem­pre re­fres­can­te al in­te­rior.

En la sec­ción del edi­fi­cio que com­ple­men­ta la edi­fi­ca­ción, la par­te “con­tem­po­rá­nea”, el con­cre­to se de­fi­ne co­mo el

ma­te­rial pre­do­mi­nan­te. Al­gu­nos ele­men­tos son en ma­de­ra, co­mo puer­tas co­rre­di­zas y re­ji­llas, y lle­va­rá to­dos los re­que­ri­mien­tos de re­gla­men­ta­ción que de­man­da la NFPA, me­jo­ran­do así las con­di­cio­nes que pre­sen­ta­ba la edi­fi­ca­ción ini­cial en cuan­to a las ca­rac­te­rís­ti­cas de un si­tio co­mo el Li­berty Hall, el ma­ra­vi­llo­so sa­lón en el se­gun­do ni­vel que lle­gó a al­ber­gar has­ta

500 per­so­nas, en uno de tan­tos bai­lon­gos que ahí se efec­tua­ron.

Otro res­ca­te en el di­se­ño fue la bar­be­ría de Mr. King, es­pa­cio vi­tal, en­la­ce ar­mó­ni­co vi­ven­cial con el Black Star Li­ne.

Uno de los ele­men­tos con­cep­tua­les e in­tan­gi­bles más in­tere­san­tes que se plan­teó en la re­cons­truc­ción lo cons­ti­tu­ye el plan­tea­mien­to de una eu­rit­mia, es de­cir, una re­la­ción ar­mó­ni­ca en­tre las par­tes, pa­ra lo­grar en­la­zar la sec­ción tra­di­cio­nal con la con­tem­po­rá­nea.

La me­di­da pa­ra ge­ne­rar es­ta eu­rit­mia se to­mó de la al­tu­ra de las puer­tas, de 2,40 me­tros de al­tu­ra y con­tem­plan­do la hoja co­mo la lin­ter­ni­lla so­bre ella. Es­te ele­men­to de en­la­ce per­mi­tió dar una idea de unión fí­si­ca y con­cep­tual a am­bas par­tes del edi­fi­cio, y de esa me­di­da se ge­ne­ró el sub-mó­du­lo de 80 cen­tí­me­tros, que es la ter­ce­ra par­te. Es­te sub mó­du­lo per­mi­tió la con­fi­gu­ra­ción de los ele­men­tos de com­po­si­ción de muros, mar­que­te­rías, puer­tas y co­lo­ca­ción de re­ji­llas pa­ra­so­les.

El es­pí­ri­tu ins­pi­ra­dor co­lec­ti­vo y de per­te­nen­cia de los in­vo­lu­cra­dos ha­rá que es­te in­mue­ble re­co­bre su inob­je­ta­ble fun­ción de uso so­cial, en ba­se a una mu­tua­li­dad con­ce­bi­da ba­jo la in­sig­nia de su lí­der ins­pi­ra­dor, Mar­cus Gar­vey. De es­ta ma­ne­ra se mue­ven las fuer­zas de un país que quie­ren ver re­cons­trui­do el sue­ño de una iden­ti­dad que na­die le ro­ba­rá ja­más.

En la pá­gi­na an­te­rior: las sec­cio­nes nue­vas del edi­fi­cio ge­ne­ran un es­pa­cio más có­mo­do pa­ra una sa­la de ac­ti­vi­da­des múl­ti­ples en el pri­mer ni­vel y las ofi­ci­nas de la UNIA, or­ga­ni­za­ción que ad­mi­nis­tra el edi­fi­cio. Cen­tro: el con­cep­to de la...

En es­ta pá­gi­na: a am­bos la­dos de la edi­fi­ca­ción, se pen­só en una pro­pues­ta que tu­vie­ra una ex­pre­sión más con­tem­po­rá­nea, ge­ne­ran­do nue­vas fun­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.