San­dra Ro­bles

Ca­da si­tio con­tie­ne su pro­pia at­mós­fe­ra, nos co­mu­ni­ca una in­ten­ción

Domus en Español Rep Dominicana - - Proyectos - Tex­to: Ro­lan­do Ga­brie­lli

El es­pa­cio nos ha­bla de po­si­bi­li­da­des, su len­gua­je se tra­du­ce en con­ver­tir en reali­dad las ne­ce­si­da­des del clien­te y la propuesta que el ar­qui­tec­to, di­se­ña­dor, va cons­tru­yen­do so­bre la ba­se del diá­lo­go y de su vi­sión so­bre el ma­ne­jo es­pa­cial, la vo­lu­me­tría, los ma­te­ria­les y es­pe­cial­men­te los de­ta­lles, co­mo ha ocu­rri­do en es­te ca­so. Au­ten­ti­ci­dad ya ha­bi­ta­da. El lu­gar nos re­ve­la su pro­pio ros­tro, en la me­di­da que la propuesta va ex­pre­san­do su fi­lo­so­fía y re­co­ge el es­pí­ri­tu de quien ha­bi­ta­rá el apar­ta­men­to, por lo que des­de un ini­cio hubo una com­pe­ne­tra­ción de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les que sus­ten­ta­rían un trabajo de re­no­va­ción y dis­tri­bu­ción de los nue­vos es­pa­cios que con­for­ma­rían es­te es­ce­na­rio y plan­tea­mien­to.

Lue­go de ha­cer una pri­me­ra lec­tu­ra del si­tio, se pro­ce­dió a des­nu­dar el es­pa­cio, vol­ver­lo a su es­truc­tu­ra bá­si­ca, esen­cial, asu­mien­do un re­to in­te­gral de la obra, sin des­cui­dar lo ya ha­bi­ta­do, por­que el apar­ta­men­to tie­ne esa ca­rac­te­rís­ti­ca que se to­mó en cuen­ta: un si­tio con su pro­pia me­mo­ria. Iden­ti­dad. El ho­gar, es lo más per­so­nal, ca­da es­pa­cio se tra­du­ce en in­ti­mi­dad, una ma­ne­ra de vi­vir, por lo que con­si­de­ra­mos ele­men­tal in­cor­po­rar lo nue­vo sin per­tur­bar la esen­cia de las ne­ce­si­da­des del clien­te y a la vez, in­ci­dir en una me­jo­ra de su ca­li­dad de vi­da. Ya exis­tían há­bi­tos en el apar­ta­men­to, el clien­te ha­bía vi­vi­do allí y el ma­yor re­to era in­cor­po­rar­los en un nue­vo es­pa­cio, crean­do una nue­va his­to­ria.

El apar­ta­men­to ubi­ca­do en una zo­na re­si­den­cial tra­di­cio­nal de la ca­pi­tal pa­na­me­ña en ple­na trans­for­ma­ción ur­ba­na, co­rre­gi­mien­to de San Fran­cis­co, mi­de 344 me­tros cua­dra­dos y con­te­nía su pro­pia his­to­ria es­pa­cial, que que­dó ex­pues­ta en su es­ta­do más crudo. Flui­dez. El con­cep­to del pro­yec­to es su di­ná­mi­ca, el ma­ne­jo de la flui­dez del es­pa­cio y en­tre los es­pa­cios, pro­po­nien­do trans­pa­ren­cia y ex­po­si­ción, lo­gran­do co­ne­xio­nes di­rec­tas e in­di­rec­tas que brin­dan sen­sa­cio­nes pu­ras y ho­nes­tas. Ese len­gua­je que po­de­mos ver en su dis­tri­bu­ción, de igual ma­ne­ra se trans­fie­re a la es­co­gen­cia de los ma­te­ria­les que en­vuel­ven el en­torno, ma­te­ria­les no­bles, cru­dos.

IZ­QUIER­DA: Los mu­ros se ele­van a tra­vés de la do­ble al­tu­ra, in­te­gran­do la es­ca­le­ra y el dor­mi­to­rio­prin­ci­pal con el res­to­de los es­pa­cios, sos­te­nien­do en­tre si las lo­sas frías que pro­te­gen el es­pa­cio.DE­RE­CHA: En­tre mu­ros blan­cos con­ver­gen res­guar­da­dos, la co­ci­na, la an­te­sa­la, el co­me­dor y la sa­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.