Acep­tar

El Caribe - - Estilo - GRE­CIA DE LEÓN gre­cia.por­tu­fa­mi­lia@gmail.com PSI­CÓ­LO­GA

“Mi fa­mi­lia di­ce que soy al­cohó­li­co, pe­ro eso no es ver­dad; ya que, cuan­do no quie­ro, no be­bo”, “No soy un fu­ma­dor, ya que so­la­men­te me fu­mo dos ci­ga­rri­llos, y a ve­ces uno so­lo por día”, son ex­pre­sio­nes co­mu­nes de la gran ma­yo­ría de in­di­vi­duos que no acep­tan la reali­dad de ha­ber caí­do en la tram­pa de al­gún ti­po de adic­ción. Exis­te una pro­ble­má­ti­ca co­mún que en su ma­yo­ría no es vis­ta co­mo pro­ble­ma, y es la ne­ce­si­dad per­ma­nen­te de que­rer com­prar co­sas que por lo ge­ne­ral no son ne­ce­sa­rias. Es­ta con­di­ción es más fre­cuen­te en mu­je­res, y la mis­ma aca­rrea pro­ble­mas den­tro del en­torno fa­mi­liar.

La ne­ce­si­dad per­ma­nen­te y el im­pul­so a com­prar cual­quier co­sa son ele­men­tos a to­mar en cuen­ta, ya que es­tos son los pri­me­ros sín­to­mas de es­te tras­torno psi­co­ló­gi­co, el cual no es con­si­de­ra­do co­mo tal por ca­si to­dos aque­llos que lo tie­nen. Son mu­chas las per­so­nas que ma­ne­jan es­ta con­di­ción, la cual re­per­cu­te en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, es­pe­cial­men­te con el cón­yu­ge, quien se que­ja de los ex­ce­si­vos gas­tos rea­li­za­dos por su mu­jer. ¿A qué se de­be? En­tre otras tan­tas cau­sas que pro­vo­ca la ne­ce­si­dad com­pul­si­va de com­prar, po­de­mos men­cio­nar: ca­ren­cias afec­ti­vas, es­ta­dos de­pre­si­vos, si­tua­cio­nes de frus­tra­ción y va­cío exis­ten­cial, que se bus­ca lle­nar ad­qui­rien­do ob­je­tos que so­lo dan sa­tis­fac­ción mo­men­tá­nea. Las com­pras com­pul­si­vas o adic­ción a com­pras es una pa­to­lo­gía que cues­ta iden­ti­fi­car, ya que por lo ge­ne­ral hay una ten­den­cia fe­me­ni­na, ca­rac­te­rís­ti­ca de to­da mu­jer, de cui­dar su as­pec­to per­so­nal y su ho­gar, en­tre otras co­sas. No obs­tan­te, de ahí a com­prar, a ve­ces sin te­ner re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo, lle­nan­do una tar­je­ta has­ta don­de no ca­be y aun te­nien­do dis­po­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, no po­der aguan­tar en­trar a un lu­gar don­de se ven­dan co­sas sin com­prar al­go, es al­go muy dis­tin­to. En es­tos mo­men­tos, don­de to­dos es­ta­mos bom­bar­dea­dos por las pro­pa­gan­das per­ma­nen­tes a con­su­mir co­sas pa­ra ser “me­jo­res”, las per­so­nas con es­te pro­ble­ma son mo­ti­va­das a ha­cer­lo aún más. ¿Re­co­men­da­cio­nes? Acep­tar la con­di­ción co­mo tal; con­si­de­rar en la fa­mi­lia lo que es la crí­ti­ca en su con­tra co­mo un ele­men­to de ayu­da, y en­tre to­dos ela­bo­rar un plan, sien­do es­tos el prin­ci­pal pun­to de apo­yo; evi­tar lle­var tar­je­tas de cré­di­to con­si­go; tra­tar lo me­nos po­si­ble vi­si­tar cen­tros co­mer­cia­les que in­ci­ten a la com­pra; pe­ro, so­bre to­do, sa­ber que los va­cíos del ser hu­mano no se lle­nan con ob­je­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.