Los es­cri­to­res y su men­di­ci­dad

El Caribe - - Internacionales - CAR­LOS NI­NA GÓ­MEZ car­los­ni­na­go­mez@yahoo.com

Ser es­cri­tor en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es lo mis­mo que pro­cla­mar, li­te­ral­men­te, que “los es­cri­to­res do­mi­ni­ca­nos son men­di­gos y aven­tu­re­ros de la li­te­ra­tu­ra na­cio­nal”. Sí, men­di­gos es­cri­to­res. Así po­de­mos bau­ti­zar a quie­nes, con es­fuer­zos in­te­lec­tua­les es­par­ta­nos y que lo ha­cen sin te­ner nin­gu­na pro­tec­ción del Es­ta­do y mu­cho me­nos del po­de­ro­so sec­tor pri­va­do, tie­nen -por vo­ca­ción olím­pi­ca- la ta­rea de es­cri­bir li­bros con el pri­ma­rio in­te­rés de lle­var orien­ta­ción cul­tu­ral a la so­cie­dad que les ha to­ca­do vi­vir.

So­bre es­te te­ma, tan es­pi­no­so y com­ple­jo, es­cri­bí ha­ce va­rios me­ses. Y lo hi­ce a pro­pó­si­to pri­me­ro por la des­apa­ri­ción de prác­ti­ca­men­te to­das las li­bre­rías que fun­cio­na­ban en San­to Do­min­go -es­pe­cial­men­te las de la Zo­na Co­lo­nial-; se­gun­do, por el ce­ro apo­yo a los es­cri­to­res y ter­ce­ro por el apa­ren­te em­pe­ño del seg­men­to más ne­ga­ti­vo de nues­tro país que abo­ga por la des­apa­ri­ción del li­bro im­pre­so al con­si­de­rar, en for­ma erró­nea, que de­bi­do al ver­ti­gi­no­so avan­ce de la In­ter­net y to­dos sus la­te­ra­les tec­no­ló­gi­cos, “es ne­ce­sa­rio que im­pe­re el li­bro di­gi­tal”.

El repu­tado pe­rio­dis­ta Car­los En­ri­que Ca­bre­ra, en un in­tere­san­te ar­tícu­lo, que coin­ci­de con mi opi­nión, es­cri­bió es­tas lí­neas: “Es­cri­bir en Es­pa­ña es llo­rar. Ha­cer­lo en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de hoy es mo­rir -co­mo mí­ni­mo­dos ve­ces. To­do es, sin du­da du­ro, es­car­pa­do y di­fí­cil en nues­tro país. Si us­ted es es­cri­tor en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de hoy de­be te­ner un fé­rreo, de­ci­di­do tem­ple de hé­roe, una cla­ra vo­ca­ción de Hér­cu­les re­di­vi­vo, a la par que de­be ser (de­be­ría ser) tre­men­da­men­te hu­mil­de y mo­des­to”.

Re­cor­de­mos que en el 2008 se creó en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na la lla­ma­da “ley del li­bro”, la cual fue ins­ti­tu­cio­na­li­za­da con el nú­me­ro 502-08 y lle­nó de mu­cha ale­gría a los en­tes cul­tu­ra­les y a los li­bre­ros.

Esa ley in­clu­ye la exo­ne­ra­ción de pa­go de im­pues­tos so­bre la ren­ta e Ite­bis a la im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción de li­bros, a la in­dus­tria edi­to­rial, a los in­gre­sos de los es­cri­to­res, a los mon­tos de sus pre­mios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Tam­bién la obli­ga­ción de de­di­car el 0.5% del pre­su­pues­to de to­da obra pú­bli­ca pa­ra cons­truir bi­blio­te­cas, en­tre otras fa­ci­li­da­des.

Pe­ro, ¿ha fun­cio­na­do esa ley? La res­pues­ta to­dos la sa­ben: Esa ley no ha fun­cio­na­do.

Mien­tras tan­to, los es­cri­to­res do­mi­ni­ca­nos, su­mi­dos en la men­di­ci­dad, si­guen en la inopia, por­que pa­ra po­der pu­bli­car sus obras tie­nen que con­ver­tir­se en pe­di­güe­ños con­sue­tu­di­na­rios. ¡Y ca­si nun­ca tie­nen pro­tec­ción!.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.