Cues­tión de ac­ti­tud

El Caribe - - Estilo - GRE­CIA DE LEÓN gre­cia.por­tu­fa­mi­lia@gmail.com PSICÓLOGA

Un do­min­go, a las 10:00 de la no­che, mien­tras sa­lía de la igle­sia a la cual asis­to, al­can­cé a ver a un se­ñor, el cual no te­nía pier­nas, arras­trar­se por me­dio de una pa­ti­ne­ta, uti­li­zan­do am­bas ma­nos, las cua­les pro­te­gía con unas chan­cle­tas de go­ma. Im­pac­ta­da, de­ten­go mi vehícu­lo, ba­jo, y al acer­cár­me­le, tra­tan­do de brin­dar­le ayu­da, le­van­ta su ca­be­za y me sa­lu­da con fir­me­za y se­gu­ri­dad di­cien­do: “Aquí, des­vián­do­me a la ce­ra, no se asus­te, es que hay un la­do ma­lo que no me per­mi­te mo­ver­me y ten­go que ti­rar­me a la ca­lle, siem­pre lo ha­go”. Le di­go: “Us­ted ne­ce­si­ta una si­lla de rue­das pa­ra mo­ver­se”, y, en­fá­ti­ca­men­te, me di­ce: “Ja­más, yo ten­go una, pe­ro me in­va­li­da; sin em­bar­go, con es­ta pa­ti­ne­ta, soy un atle­ta, es­toy me­jor que tú, ten­go la pre­sión de un ni­ño”. Y son­rien­do me di­jo: “¡mu­cha­cha!, a mí no me ga­na na­die”.

El sen­ti­mien­to de pe­na que me apro­xi­mó a es­te in­di­vi­duo se trans­for­mó en una en­se­ñan­za pa­ra mí, por su se­gu­ri­dad y acep­ta­ción, más que ma­ni­fes­ta­da por sus pa­la­bras, por la ex­pre­sión de su ros­tro. La ac­ti­tud que asu­mi­mos an­te las si­tua­cio­nes de la vi­da, ad­ver­sas o no, es la que de­ter­mi­na en qué se va a con­ver­tir la mis­ma. Mi­ran­do el ejem­plo de es­ta per­so­na, que, sin te­ner pier­nas, se con­si­de­ra atle­ta, cuan­do hay tan­tas per­so­nas que, por una frac­tu­ra sim­ple de un to­bi­llo, por ejem­plo, no quie­ren vol­ver a ca­mi­nar, y si lo ha­cen, lo que les que­da de vi­da se lo pa­san amar­ga­dos y frus­tra­dos por te­ner que co­jear de vez en cuan­do.

Aun­que es nor­mal que al­gu­nas per­so­nas ha­gan re­sis­ten­cia al cam­bio, es­to no sig­ni­fi­ca que tú, co­mo in­di­vi­duo, no ha­gas el es­fuer­zo ne­ce­sa­rio pa­ra readap­tar­te a lo que és­te im­pli­ca que ha­gas. Acep­tar vi­vir con cier­tas con­di­cio­nes que te li­mi­tan fí­si­ca­men­te es la lla­ve pa­ra que, en tér­mi­nos emo­cio­na­les, pue­da ser co­mo ese se­ñor: un ejem­plo pa­ra to­do el que le ro­dea. Cuan­do mi­ras per­so­nas que fí­si­ca­men­te y eco­nó­mi­ca­men­te lo tie­nen to­do y mu­chas ve­ces no tie­nen la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra le­van­tar­se en las ma­ña­nas, por­que es­tán hun­di­dos en una gran de­pre­sión o sen­ci­lla­men­te an­dan por las ca­lles mu­ti­la­dos del al­ma por vi­cios y en­ca­de­na­dos por sí mis­mos, es ahí don­de te das cuen­ta de que la vi­da es cues­tión de ac­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.