Flor de Pas­cua, un sím­bo­lo tra­di­cio­nal de la Na­vi­dad

Es­ta flor, que em­be­lle­ce nues­tros ho­ga­res du­ran­te la tem­po­ra­da de­cem­bri­na, no re­quie­re gran­des cui­da­dos, pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que se tra­ta de una plan­ta de in­te­rior y que es ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble al frío.

El Caribe - - Estilo - IVELISSE SAN­TOS

Cuan­do lle­ga la Na­vi­dad, las tien­das y los ho­ga­res se lle­nan de flores de Pas­cua, o poin­set­tias, ale­gran­do los es­pa­cios con sus co­lo­res na­vi­de­ños ro­jo y ver­de. Es­ta plan­ta se ha con­ver­ti­do en uno de los íco­nos más re­pre­sen­ta­ti­vos de nues­tras fies­tas y es ra­ro el ho­gar que no ten­ga una para esas fe­chas. Su éxi­to se de­be a sus brác­teas u ho­jas de co­lor ro­jo en for­ma de es­tre­lla, las cua­les, pa­sa­dos los me­ses se vuel­ven ver­des para lue­go vol­ver a re­sur­gir ro­jas (tam­bién las hay de co­lor crema, blan­cas o ro­sas).

Sin em­bar­go, con el tiem­po, al pa­sar las fies­tas, em­pie­zan a per­der las flores, a mar­chi­tar­se, y al ca­bo de uno o dos me­ses mue­ren. Y es que la flor de Na­vi­dad es una plan­ta muy fuerte, pe­ro si no te­ne­mos en cuen­ta los cui­da­dos bá­si­cos que ne­ce­si­ta, no con­se­gui­re­mos man­te­ner­la siem­pre be­lla y flo­ri­da.

¿Qué cui­da­dos de­be­mos de­di­car a nues­tra Flor de Pas­cua para que se man­ten­ga viva y fla­man­te el má­xi­mo tiem­po po­si­ble? Para mi­mar­la de for­ma ade­cua­da de­be­rás re­vi­sar dón­de la vas a ubi­car. Las plan­tas de Pas­cua ne­ce­si­tan bas­tan­te luz y un lu­gar fresco, na­da de frío ni de vien­tos. El ex­ce­so de agua y la fal­ta de luz tam­bién pue­den aca­bar con ella, pe­ro un am­bien­te ex­ce­si­va­men­te se­co ha­rá que cai­gan sus ho­jas. Es acon­se­ja­ble pul­ve­ri­zar aque­llas que es­tén ver­des fre­cuen­te­men­te con agua tem­pla­da du­ran­te la épo­ca de flo­ra­ción, pe­ro sin mo­jar las brác­teas ro­jas. Para crear a su al­re­de­dor un am­bien­te más hú­me­do, se pue­de co­lo­car la ma­ce­ta so­bre un plato con agua y ar­li­ta o tie­rra vol­cá­ni­ca, pe­ro sin que el agua to­que la ma­ce­ta.

En cuan­to al sol, la plan­ta se po­drá ex­po­ner en los me­ses de in­vierno y de pri­ma­ve­ra, pe­ro en verano y en oto­ño se­rá me­jor que no re­ci­ba sol de for­ma di­rec­ta. Una vez ter­mi­na­da la flo­ra­ción, es­ta plan­ta re­que­ri­rá que se le aña­da fer­ti­li­zan­te lí­qui­do al agua con la que se­rá re­ga­da, una vez ca­da diez rie­gos. Una bue­na op­ción tam­bién, si dis­po­nes de te­rreno, es tras­plan­tar­la al jar­dín cuan­do se le ha­yan caí­do ya las ho­jas, aun­que si vi­ves en una zo­na fría es me­jor que la de­jes den­tro de ca­sa. Se­rá me­jor de­jar­la re­po­sar des­pués de la caí­da de las ho­jas, pe­ro si­gue sien­do ne­ce­sa­rio re­gar­la al me­nos una vez por se­ma­na. Los ta­llos de la flor de Pas­cua son muy que­bra­di­zos y se pue­den rom­per, por lo que de­bes te­ner cui­da­do de que no su­fra gol­pes o ro­ces.

Las in­con­fun­di­bles ho­jas ro­jas de es­ta plan­ta nos re­cuer­dan inevi­ta­ble­men­te a la Na­vi­dad.

F.E.

La flor de Pas­cua no so­por­ta gran­des cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, ni tam­po­co la hu­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.