Inú­til

El Caribe - - Dinero -

LAS AC­CIO­NES TIE­NEN UN FIN, y ese fin de­be ser útil. De lo con­tra­rio, no tie­nen sen­ti­do.

Po­dría pre­gun­tar­se: ¿Qué pro­pó­si­to tiene una ac­ción, si des­de an­tes de ini­ciar­la se sa­be que no pro­vo­ca­rá el re­sul­ta­do desea­do?

El co­mi­té eje­cu­ti­vo del Co­le­gio Mé­di­co Do­mi­ni­cano (CMD), no Wal­do Ariel Sue­ro, que es el pre­si­den­te, de­ci­de lan­zar des­de hoy una pa­ra­li­za­ción de los ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios. Se su­po­ne que es en abono a su em­pe­ño en lo­grar que el go­bierno ac­ce­da a sus de­man­das. Po­dría ser con un ob­je­ti­vo más sim­ple: que se abra el diá­lo­go.

Pe­ro la mi­nis­tra de Sa­lud ha di­cho: Es­ta­re­mos pres­tos a dia­lo­gar con la nue­va di­rec­ti­va del CMD. Se pue­de con­si­de­rar que la mi­nis­tra pro­ce­de de esa for­ma por­que las ten­sio­nes con la ac­tual di­rec­ti­va ha­cen im­po­si­ble un am­bien­te de dis­ten­sión mí­ni­ma.

Ariel Sue­ro en­tien­de que la mi­nis­tra Al­ta­gra­cia Guz­mán Mar­ce­lino le ce­rró la puer­ta al diá­lo­go por la de­rro­ta que le in­fli­gió a su can­di­da­to en las elec­cio­nes del CMD. Pe­ro an­tes de esas elec­cio­nes los puen­tes es­ta­ban ro­tos.

La mi­nis­tra de Sa­lud pre­fie­re dia­lo­gar con la nue­va di­rec­ción del Co­le­gio, aunque los di­ri­gen­tes sean del mis­mo sec­tor de Sue­ro. Es de­cir, es ma­ni­fies­ta su re­sis­ten­cia a jun­tar­se con Wal­do.

En me­dio de esta ba­rahún­da, ¿qué se­ría lo pru­den­te? ¿Un lí­der gre­mial pue­de tor­cer­le el bra­zo a la mi­nis­tra y for­zar un diá­lo­go? Se su­po­ne que no. Pe­ro pue­de lan­zar una huel­ga y tras­tor­nar los ser­vi­cios de sa­lud, por cual­quier tiem­po, sin con­si­de­rar na­da.

¿La mi­nis­tra de­be dar el bra­zo a tor­cer para evi­tar la huel­ga? En esta co­yun­tu­ra, co­lo­ca­da con­tra la pa­red por la arro­gan­cia triun­fa­do­ra, se­ría una hu­mi­lla­ción. Es im­po­si­ble que sea lle­va­da al diá­lo­go a pun­ta de ba­yo­ne­ta.

En esa pers­pec­ti­va, es­ta­mos an­te un ejer­ci­cio inú­til. El CMD, no Wal­do Ariel Sue­ro, sa­be muy bien que inicia una huel­ga sin pro­pó­si­to, que el ni­vel de ten­sión es­tá en el lí­mi­te, que lo más con­ve­nien­te es re­ce­sar, de­jar que pa­sen los días, que la nue­va di­rec­ti­va ju­re, y en un am­bien­te dis­tin­to, que se abra de nue­vo la co­mu­ni­ca­ción.

Es fá­cil con­cluir en que la con­vo­ca­to­ria de hoy es ma­ja­de­ra, un des­pro­pó­si­to que da­ña a los más po­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.