De­vo­tos salvadoreños ya ven a mon­se­ñor Romero co­mo un san­to

Mañana el pa­pa Fran­cis­co ofi­cial­men­te ha­rá de Romero un san­to, ca­si cua­tro dé­ca­das des­pués de que un dis­pa­ro al co­ra­zón lo aba­tie­ra

El Caribe - - Internacionales - MAR­COS ALE­MÁN/AP San Salvador

Con ga­fas, sonriente y con el ca­be­llo muy cor­to, el ros­tro del ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño Ós­car Ar­nul­fo Romero se apre­cia des­de se­llos pos­ta­les y bus­tos he­chos a mano que es­tán a la venta en la ca­te­dral de San Salvador. El do­min­go en el Va­ti­cano, el pa­pa Fran­cis­co ofi­cial­men­te ha­rá de Romero un san­to ca­si cua­tro dé­ca­das des­pués de que un dis­pa­ro al co­ra­zón lo trans­for­ma­ra en már­tir. Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos de­vo­tos ca­tó­li­cos salvadoreños y ex­tran­je­ros que ya lo co­no­cían co­mo “San Romero de América”, eso so­lo for­ma­li­za­rá lo que ya sa­bían sus co­ra­zo­nes.

“Él era un gran hom­bre. Él ya era un san­to “, di­jo Jo­sé Da­vid San­tos, de 73 años, en una en­tre­vis­ta re­cien­te con AP an­tes de via­jar a Ro­ma jun­to con otros 5,000 com­pa­trio­tas pa­ra estar pre­sen­tes en la ca­no­ni­za­ción.

“Fue un gran ejem­plo de hu­mil­dad”, agre­gó San­tos, ves­ti­do con una ca­mi­sa blan­ca con la ca­ra de Romero im­pre­sa en ella. “Él pro­fe­só amor por el po­bre hom­bre. De­nun­ció las in­jus­ti­cias. De­fen­dió a las víc­ti­mas. Cri­ti­có la vio­len­cia de los mi­li­ta­res y de los gue­rri­lle­ros”.

Romero fue asesinado el 24 de mar­zo de 1980, un día des­pués de que im­plo­ra­ra a la dic­ta­du­ra mi­li­tar que “ce­sa­ra la re­pre­sión” con­tra los ci­vi­les mien­tras el país avan­za­ba en es­pi­ral ha­cia una gue­rra ci­vil de 12 años.

En ese mo­men­to, y hasta cier­to pun­to to­da­vía hoy, los sec­to­res con­ser­va­do­res lo odia­ban co­mo un “gue­rri­lle­ro con una so­ta­na” por­que pen­sa­ban que sim­pa­ti­za­ba con las cau­sas de la iz­quier­da. No obs­tan­te, fue y si­gue sien­do am­plia­men­te po­pu­lar entre los po­bres y la clase tra­ba­ja­do­ra, a quie­nes de­fen­dió apa­sio­na­da­men­te.

La in­ves­ti­ga­ción del Va­ti­cano com­pro­bó que Romero pre­di­ca­ba las en­se­ñan­zas de tra­di­cio­na­les de la Igle­sia. “Un ver­da­de­ro hom­bre de la gen­te... Y así, in­clu­so an­tes de su ca­no­ni­za­ción, in­clu­so po­co des­pués de su mar­ti­rio, ve­mos sur­gir es­te ti­po de de­vo­ción po­pu­lar, de san­to po­pu­lar”, di­jo An­drew Ches­nut, presidente de es­tu­dios ca­tó­li­cos en la Vir­gi­nia Com­mon­wealth Uni­ver­sity.

“He en­con­tra­do un número de per­so­nas que tie­nen ta­tua­jes de su imagen en los bra­zos... mu­chos mu­ra­les y obras de ar­te po­pu­la­res en las ca­lles de la ca­pi­tal”, con­ti­nuó Ches­nut. “En­ton­ces, sí, es un ver­da­de­ro y ge­nuino ti­po de de­vo­ción po­pu­lar y de clase tra­ba­ja­do­ra que no se ve a me­nu­do con mu­chos otros san­tos ca­tó­li­cos na­ci­dos en Eu­ro­pa”. El fer­vor por Romero ha cre­ci­do tan­to que la crip­ta de la ca­te­dral don­de se en­te­rra­ron sus restos ape­nas pue­de al­ber­gar a los mi­les de pe­re­gri­nos que lle­gan a orar frente a su tum­ba, su­pli­cán­do­le que in­ter­ce­da por ellos an­te Dios. Mu­chos tam­bién vi­si­tan la ca­pi­lla del hos­pi­tal don­de fue asesinado mien­tras ce­le­bra­ba mi­sa.

Ma­ría Isa­bel de Hi­la­rio nun­ca co­no­ció a Romero, pe­ro está con­ven­ci­da de que en 1981, un año des­pués de su ase­si­na­to, la visitó en su le­cho de en­fer­ma.

“No sa­bía quién era él, y vino a mi ca­ma en el hos­pi­tal. Pu­so su mano so­bre mi ca­be­za y me di­jo: “Ya no se­rá ne­ce­sa­rio que es­tés aquí. Se­rás sa­na”, di­jo de Hi­la­rio llo­ran­do frente a la tum­ba. “Ve­ni­mos to­dos los do­min­gos a vi­si­tar­lo”.

Nin­gún lu­gar es más un san­tua­rio pa­ra Romero que la ca­sa de la fa­mi­lia Cha­cón en San Salvador. Fue aquí don­de Romero bus­có re­fu­gio, mi­ran­do te­le­vi­sión y ce­nan­do con la fa­mi­lia pa­ra ol­vi­dar, aunque sea bre­ve­men­te, las ame­na­zas de muerte que au­men­ta­ban a dia­rio.

“Se sen­ta­ba al la­do de mi pa­dre pa­ra ver te­le­no­ve­las y con­tar chis­tes mien­tras le pre­pa­ra­ban los fri­jo­les vol­tea­dos. Di­jo que és­ta era su fa­mi­lia. Di­jo que es­ta ca­sa era su Be­ta­nia, que se sen­tía tan fe­liz de te­ner ga­nas de qui­tar­se los za­pa­tos”, di­jo Leo­nor Cha­cón, de 80 años.

Cha­cón man­tie­ne una co­lec­ción de re­cuer­dos de Romero --su so­ta­na, una ca­mi­sa, una pos­tal que en­vió a la fa­mi­lia des­de la To­rre La­ti­noa­me­ri­ca­na de la Ciu­dad de México, en ese mo­men­to el ras­ca­cie­los más al­to de América La­ti­na-- y cien­tos de per­so­nas han ve­ni­do a la ca­sa pa­ra es­cu­char­la.

En un día re­cien­te, ella mos­tró una foto de él to­ma­da en mar­zo de 1980, días an­tes de su muerte. “Sa­bía que lo iban a ma­tar. Nos lo di­jo, así de sim­ple, pe­ro no que­ría ha­blar de eso”, di­jo Cha­cón, quien co­no­ció a Romero en 1963 cuan­do ofi­ció su bo­da.

El ase­sino de Romero fue con­tra­ta­do por es­cua­dro­nes de la muerte de de­re­cha, pe­ro nin­guno de los que or­de­nó el ase­si­na­to fue cas­ti­ga­do en par­te de­bi­do a una am­nis­tía por crí­me­nes de la era de la gue­rra ci­vil que fue de­cla­ra­da in­cons­ti­tu­cio­nal hace dos años. En 2015, mu­cho tiem­po des­pués de la muerte de Romero, el pa­pa Fran­cis­co lo de­cla­ró un már­tir asesinado por “odio a la fe”, alla­nan­do el ca­mino pa­ra su bea­ti­fi­ca­ción y lue­go su ca­no­ni­za­ción.

“Es lo más gran­de que po­de­mos te­ner, es la ben­di­ción más gran­de del cie­lo, el mun­do en­te­ro re­co­no­ce su san­ti­dad”, di­jo el ar­zo­bis­po de San Salvador Jo­sé Luis Es­co­bar Alas. “Por­que no so­lo su per­so­na, sino tam­bién sus en­se­ñan­zas, es­tán sien­do ca­no­ni­za­das”. In­fluen­cia­do por el mo­vi­mien­to iz­quier­dis­ta de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción que se ex­ten­día por la igle­sia la­ti­noa­me­ri­ca­na en ese mo­men­to, Romero ins­tó a los sol­da­dos a des­obe­de­cer ór­de­nes in­mo­ra­les e in­clu­so le pi­dió al presidente Jimmy Car­ter que cor­ta­ra la ayu­da de los Es­ta­dos Uni­dos a El Salvador.

Paz La gue­rra ci­vil de El Salvador ter­mi­nó con acuer­dos de paz en el año 1992.

AP

Mu­ral del ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño Ós­car Ar­nul­fo en la ca­te­dral de San Salvador.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.