Actitudes ciu­da­da­nas

El Caribe - - Opiniones - MI­GUEL GUERRERO

Aveces por apa­tía de­ja­mos al Go­bierno la so­lu­ción de pro­ble­mas so­bre los cua­les los ciu­da­da­nos te­ne­mos una cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad. Por su na­tu­ra­le­za mu­chos de los con­flic­tos que ha­cen di­fí­cil la vi­da co­ti­dia­na pue­den ser re­suel­tos con una me­jor ac­ti­tud ciu­da­da­na. El del trán­si­to, por ejem­plo, tal vez uno de los que más nos irri­ta, tie­ne en par­te su ori­gen en el des­pre­cio a las nor­mas y el des­co­no­ci­mien­to de la ley. Aunque el par­que vehi­cu­lar ha cre­ci­do al pun­to de ge­ne­rar con­ges­tio­na­mien­tos que an­tes na­die se ima­gi­na­ba, la for­ma en que con­du­ci­mos agra­va la si­tua­ción.

Se an­da con de­ma­sia­da pri­sa, co­mo si el mun­do es­tu­vie­ra a pun­to de ter­mi­nar y fue­ra pre­ci­so lle­gar an­tes que na­die pa­ra ase­gu­rar­se un pa­sa­je se­gu­ro al más allá. Re­sul­ta, sin em­bar­go, que aquél que nos re­ba­sa en una ave­ni­da muy tran­si­ta­da con uno de esos es­pec­ta­cu­la­res “cor­tes pa­te­li­tos”, co­mo di­cen nues­tros jó­ve­nes, tie­ne que pa­rar­se de gol­pe por la luz de un se­má­fo­ro o por una sim­ple e in­ter­mi­na­ble hi­le­ra de vehícu­los en la es­qui­na si­guien­te. Mu­chos de los ac­ci­den­tes que a dia­rio se pro­du­cen tie­nen en es­te pe­cu­liar fe­nó­meno del trán­si­to do­mi­ni­cano una de sus cau­sas.

La gen­te se ol­vi­da de dar los bue­nos días y los hom­bres per­ma­ne­ce­mos sen­ta­dos cuan­do una da­ma en­tra a la sa­la. Los jó­ve­nes se bur­lan de sus com­pa­ñe­ros cuan­do uno de ellos ayu­da a una jo­ven a ba­jar la es­ca­le­ra o a cru­zar una ca­lle en un tra­mo pe­li­gro­so. Los niños per­ma­ne­cen vien­do la te­le­vi­sión cuan­do lle­ga la vi­si­ta y aque­llos que aún pi­den per­mi­so no es­pe­ran por­que se les con­ce­da pa­ra en­trar al sa­lón o cru­zar entre una pa­re­ja en­tre­ga­da a una con­ver­sa­ción. Son in­ter­mi­na­bles lo ejem­plos. Los mo­da­les se pier­den y con ello des­apro­ve­cha­mos ca­da día una nue­va opor­tu­ni­dad de me­jo­rar la so­cie­dad pa­ra pro­ve­cho co­lec­ti­vo. Esto pue­de pa­re­cer muy sim­ple, pe­ro ca­si siem­pre las co­sas grandes sur­gen de la ob­ser­va­ción de las nor­mas pe­que­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.