El cá­ña­mo des­de la an­ti­güe­dad (VII)

El Caribe - - Opiniones - MAR­COS TAVERAS ma­ra­ta­ve­ras@gmail.com

Se­gún el his­to­ria­dor británico de la me­di­ci­na de Per­sia Cy­ril El­good, tras la in­tro­duc­ción del ta­ba­co en Per­sia y la In­dia por mi­sio­ne­ros je­sui­tas, fue el mé­di­co per­sa Ir­fán Shaikh, uno de los mé­di­cos al ser­vi­cio del em­pe­ra­dor mo­gol Ak­bar, quien in­tro­du­jo la pi­pa o ca­chim­ba al­yān (la hoo­kah), en la cor­te mo­gol en uso ya en su tie­rra na­tal de Per­sia, que ha­bía si­do in­ven­ta­da por el mé­di­co per­sa Ha­kim Abu´l- Fath Gi­la­ni co­mo ins­tru­men­to pa­ra fu­mar ta­ba­co sa­bo­ri­za­do y pa­ra re­du­cir los ries­gos de da­ños a la sa­lud de la fu­ma.

En la len­gua es­pa­ño­la, la pi­pa o ca­chim­ba de agua, se­gún el dic­cio­na­rio de du­das de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la se lla­ma nar­gui­le o nar­gui­lé (pi­pa orien­tal), y tie­ne dos acen­tua­cio­nes vá­li­das en español: la lla­na nar­gui­le, ma­yo­ri­ta­ria en el uso, y la agu­da nar­gui­lé, de in­flu­jo fran­cés. En cas­te­llano, a es­te ins­tru­men­to pa­ra uso so­cial tam­bién se le lla­ma ca­chim­ba y shis­ha. El por­tal de la ¨Ca­sa Egip­cia¨ de­fi­ne am­bos tér­mi­nos co­mo si­gue:

“La shis­ha (Nar­gui­le, hoo­kah, pi­pa de agua ca­chim­ba), tie­ne una his­to­ria amplia e in­tere­san­te. Se di­ce que la cos­tum­bre de fu­mar en pi­pa co­men­zó en la In­dia hace apro­xi­ma­da­men­te unos qui­nien­tos años. Sus co­mien­zos fue­ron pri­mi­ti­vos, uti­li­zan- do en vez de cris­tal en la ba­se, cás­ca­ras de co­co. La ar­gui­la es un fe­nó­meno so­cial ex­ten­di­do a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta, te­nien­do una ma­yor influencia y número de usua­rios en Orien­te. Es usa­do por mi­llo­nes de per­so­nas dia­ria­men­te, sin dis­cri­mi­nar se­xo, ra­za o re­li­gión. El fu­ma­dor de shis­ha es usual­men­te una per­so­na pa­cien­te, in­te­li­gen­te y cul­ta, que to­ma es­te mo­men­to pa­ra char­lar y pen­sar pro­fun­da­men­te en diferentes as­pec­tos de la vi­da dia­ria, acom­pa­ña­do por fa­mi­lia­res y ami­gos, que gus­tan de una ame­na charla, siem­pre acom­pa­ña­da de un buen te orien­tal o un buen ca­fé. Des­de hace unos años han pro­li­fe­ra­do los ba­res (Hoo­kah Bars) en Oc­ci­den­te, que ofre­cen la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de una ca­chim­ba”.

“Ciu­da­des co­mo Lon­dres, Pa­ris, Los An­ge­les, etc. aco­gen a un gran número de afi­cio­na­dos a es­te in­tere­san­te pa­sa­tiem­po. Es usual en­con­trar en ba­res y te­te­rias a lo lar- go del mun­do a es­tos afi­cio­na­dos ju­gan­do a las cartas, back­ga­món y do­mi­nó, char­lan­do du­ran­te ho­ras y de­ján­do­se lle­var por los afru­ta­dos y de­li­cio­sos aro­mas que las shis­has ofre­cen”. Pa­re­ce, por tan­to, que Abu lFath Gi­la­ni de­be ser acre­di­ta­do co­mo in­tro­duc­tor de la al­yān, ya en uso en Per­sia, en la In­dia. Por otra par­te, se cree que el ta­ba­co de­be ha­ber lle­ga­do a Per­sia al­re­de­dor del año 1600, hasta en­ton­ces se fu­ma­ba en Per­sia e In­dia can­na­bis y ha­chís...”.

Des­de hace unos po­cos días he tra­ta­do de en­ten­der el sen­ti­do de la pre­ten­di­da ley que pen­sa­ron, es­cri­bie­ron y apro­ba­ron nues­tros diputados que con­de­na a la in­me­dia­ta des­truc­ción de un ins­tru­men­to, pe­ro que pa­re­ce no ha­ber­se to­ma­do en cuen­ta que el fu­mar no es un de­li­to en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, aunque tal­vez debería ser­lo.

El au­tor es con­sul­tor pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.