El ar­te de la co­mu­ni­ca­ción

El Caribe - - Opiniones - MIGUEL GUERRERO

La acu­mu­la­ción de in­for­ma­ción, cual­quie­ra sea su na­tu­ra­le­za —nú­me­ros te­le­fó­ni­cos, die­tas ali­men­ti­cias, da­tos so­bre un par­ti­do, un po­lí­ti­co, un pro­duc­to o una em­pre­sa—ca­si siem­pre guar­da fa­mi­lia­ri­dad con los gus­tos bá­si­cos, há­bi­tos e in­cli­na­cio­nes, et­cé­te­ra, de las per­so­nas. El ma­ne­jo exac­to de es­ta in­for­ma­ción por ter­ce­ros, pue­de re­sul­tar de mu­cho va­lor en el di­se­ño y eje­cu­ción de una es­tra­te­gia de mer­ca­deo de los can­di­da­tos, de ser­vi­cios, pro­duc­tos o ins­ti­tu­cio­nes.

Phi­lip Lesly, a quien ya he men­cio­na­do, di­ce: “Hay una ten­den­cia en ca­da in­di­vi­duo a tra­tar de ase­gu­rar­se que es­tas di­ver­sas par­ti­das de in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da, sean ar­mo­nio­sas en­tre sí y que es­tén, en cuan­to sea po­si­ble, acor­des con sus há­bi­tos y ac­ti­tu­des”. Por ejem­plo, agre­ga, al­gu­nas ex­pe­rien­cias han in­di­ca­do que los fu­ma­do­res muy em­pe­der­ni­dos son me­nos pro­pi­cios que otros a re­cor­dar no­ti­cias acer­ca de la re­la­ción en­tre el fu­mar ci­ga­rri­llos y el cán­cer. Aque­llos que tie­nen un pre­jui­cio con­tra un cier­to gru­po de po­bla­ción, tien­den a re­cor­dar me­nos he­chos fa­vo­ra­bles y más ad­ver­sos acer­ca de es­te gru­po que otros que no tie­nen aquel pre­jui­cio, y así su­ce­si­va­men­te.

La pe­ri­cia en el len­gua­je y las ha­bi­li­da­des per­sua­si­vas de un can­di­da­to, así co­mo los mé­ri­tos de una bue­na cam­pa­ña, no bas­tan siem­pre pa­ra mo­di­fi­car los cri­te­rios del pú­bli­co o pa­ra re­for­zar las Ba­jo de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, ni el más ex­pe­ri­men­ta­do de los ex­per­tos pue­de ser ca­paz de in­fluir so­bre el au­di­to­rio o al­can­zar el éxi­to de­sea­do a tra­vés de una cam­pa­ña a fa­vor de un pro­yec­to po­lí­ti­co”.

opi­nio­nes de los gru­pos que ya com­par­ten una idea o una pro­pues­ta po­lí­ti­ca. Es un error ba­sar una cam­pa­ña en la creen­cia de que só­lo es­tos ele­men­tos bas­tan pa­ra al­can­zar el éxi­to.

La ver­dad es que ba­jo de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, ni el más ex­pe­ri­men­ta­do de los ex­per­tos pue­de ser ca­paz de in­fluir so­bre el au­di­to­rio o al­can­zar el éxi­to de­sea­do a tra­vés de una cam­pa­ña a fa­vor de una can­di­da­tu­ra o de un pro­yec­to po­lí­ti­co. Por eso, es fun­da­men­tal el co­no­ci­mien­to am­plio y pleno de los segmentos de pú­bli­co a los cua­les va di­ri­gi­da la ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.