Llo­rar pe­ro apren­der

El Caribe - - Opiniones -

VIS­TO EN CI­NE Y TE­LE­VI­SIÓN: en na­cio­nes avan­za­das crí­me­nes o sucesos trá­gi­cos de­ter­mi­na­dos ge­ne­ran trans­for­ma­cio­nes legales afor­tu­na­das; fo­men­tan cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra or­ga­ni­zar me­jor la so­cie­dad, apun­ta­lar avan­ce y jus­ti­cia. Re­cuer­do una pe­lí­cu­la so­bre una mu­jer en Es­ta­dos Uni- dos apu­ña­la­da gra­ve­men­te por su es­po­so. Un po­li­cía pre­sen­ció el ata­que pe­ro no in­ter­vino pues la ley es­ta­tal im­pe­día me­ter­se en “plei­tos de ma­ri­do y mu­jer”. Ese ca­so pro­pi­ció su abo­li­ción. No es la cul­tu­ra do­mi­ni­ca­na. En ge­ne­ral, aquí ac­ci­den­tes gra­ves, o un he­cho atroz co­mo el de Emely Pe­gue­ro, nos des­tro­zan pe­ro se que­dan en in­ci­den­tes ais­la­dos. No pro­pi­cian la ac­ción pú­bli­ca que po­drían y de­be­rían, ha­cia com­ba­tir cau­sas o de­bi­li­da­des so­cio-legales sub­ya­cen­tes. El do­lor es opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to y avan­ce so­cial que tam­bién per­de­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.