His­to­ria, epi­de­mia y pan­de­mia en el Ca­ri­be (3-4)

El Caribe - - Cultura - WIL­SON EN­RI­QUE GE­NAO Pro­fe­sor. In­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios Ca­ri­be­ños Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ma­dre y Maes­tra Cam­pus San­to Do­min­go Wil­so­nGe­nao@pucmm.edu.do

“La pla­ga no es­tá he­cha a la me­di­da del hom­bre, por lo tan­to, el hom­bre se di­ce que la pla­ga es irreal, es un mal sue­ño que tie­ne que pa­sar. Pe­ro no siem­pre pa­sa, y de mal sue­ño en mal sue­ño son los hom­bres los que pa­san, y los hu­ma­nis­tas en pri­mer lu­gar, por­que no han to­ma­do pre­cau­cio­nes”

Al­bert Ca­mus, La pes­te, 1947

Las en­fer­me­da­des epi­dé­mi­cas han si­do una cons­tan­te ame­na­za pa­ra la sa­lud de los pue­blos. En Amé­ri­ca el equi­li­brio sa­ni­ta­rio que­dó al­te­ra­do a par­tir de 1492, tras el con­tac­to con los eu­ro­peos al in­tro­du­cir agen­tes pa­tó­ge­nos exó­ti­cos, por una par­te y, por otra, nue­vas po­bla­cio­nes que, a su vez, ex­pe­ri­men­ta­ban in­fec­cio­nes por agen­tes pa­tó­ge­nos pa­ra los que ca­re­cían de de­fen­sa. Des­de fi­na­les del si­glo XV y a lo lar­go del si­glo XVI las epi­de­mias im­pac­ta­ron la de­mo­gra­fía y la vi­da po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial en Amé­ri­ca.

Du­ran­te los si­glos XVII y XVIII las epi­de­mias con­ti­nua­ron pro­vo­can­do es­tra­gos en la po­bla­ción. Se su­ce­die­ron pes­tes im­pla­ca­bles que cau­sa­ron es­tu­por por el nú­me­ro de víc­ti­mas y des­truc­ción de po­bla­cio­nes. Hu­bo epi­de­mias en­tre los in­gle­ses de Vir­gi­nia pro­ba­ble­men­te de vi­rue­la o fie­bre ama­ri­lla (1617), epi­de­mia de in­fluen­za en Nue­va In­gla­te­rra (1647), fie­bre ama­ri­lla en Guatemala y Yu­ca­tán (1648), vi­rue­la en Guatemala (1680), epi­de­mia de ti­fo en al­gu­nas co­lo­nias in­gle­sas en Nor­tea­mé­ri­ca (1698), fie­bre ama­ri­lla en Ve­ra­cruz, Mé­xi­co (1699), vi­rue­la en Guatemala (1733), sa­ram­pión en Guatemala (1769), fie­bre ama­ri­lla en New York (1795) y fie­bre ama­ri­lla en Fi­la­del­fia (1797). Tam­bién hu­bo di­ver­sas epi­de­mias en los Vi­rrei­na­to de Pe­rú, Nue­va Gra­na­da y el Vi­rrei­na­to del Río de la Pla­ta.

El Ca­ri­be in­su­lar du­ran­te el si­glo XVII y XVIII se vio afec­ta­do por epi­de­mias de fie­bre ama­ri­lla, sa­ram­pión, in­fluen­za y vi­rue­la que in­flu­ye­ron en su di­ná­mi­ca so­cial y eco­nó­mi­ca. En Cu­ba el si­glo XVII ini­ció con una epi­de­mia no bien pre­ci­sa­da en el año 1603 y lue­go otra en 1621 re­co­gi­da en la li­te­ra­tu­ra de la épo­ca co­mo pes­te, aun­que pro­ba­ble­men­te se tra­tó de al­gún bro­te de pa­lu­dis­mo. En 1637, hu­bo una epi­de­mia de sa­ram­pión, y otra de vi­rue­la en La Ha­ba­na. En La Ha­ba­na en 1649, 1652 y 1654 se re­gis­tró una epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla. En 1677 apa­re­ció una epi­de­mia de vi­rue­la que con­ti­nuó afec­tan­do has­ta 1684. Es­te si­glo fi­na­li­zó con una epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla en La Ha­ba­na y San­tia­go de Cu­ba. El si­glo XVIII fue muy ac­ti­vo en cuan­to a en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas se re­fie­re. En 1709 la fie­bre ama­ri­lla y la vi­rue­la pro­vo­có es­tra­gos en San Juan de los Re­me­dios. En 1718 exis­tió mu­cha vi­rue­la en­tre la po­bla­ción es­cla­va afri­ca­na en las plan­ta­cio­nes y hu­bo epi­de­mias de sa­ram­pión en 1727, de vi­rue­la en 1730 y 1770 y de fie­bre ama­ri­lla en 1733, 1738, 1742, 1761 y 1794.

En Puer­to Ri­co en­tre 1625-1700 se re­gis­tra­ron uno de los ni­ve­les más ba­jos de po­bla­ción en su his­to­ria, por di­ver­sas ra­zo­nes, en­tre ellas las en­fer­me­da­des epi­dé­mi­cas. En 1648 se desató una epi­de­mia des­co­no­ci­da lle­va­da por sol­da­dos de la guar­ni­ción de San Mar­tín. En 1681, 250 per­so­nas mu­rie­ron por vi­rue­la. En 1689 una epi­de­mia de vi­rue­la pro­vo­có la muer­te a más de 700 per­so­nas. En 1720 lue­go de dos años de hu­ra­ca­nes y llu­vias to­rren­cia­les, Puer­to Ri­co su­frió ham­bru­na y una epi­de­mia que cau­só gran­des es­tra­gos.

En San­to Do­min­go, los si­glos XVII y XVIII fue­ron es­ce­na­rios de dis­tin­tos bro­tes in­fec­cio­sos que a pe­sar de que ofre­cen al his­to­ria­dor un en­fo­que ex­cep­cio­nal so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de la vi­da co­ti­dia­na de la épo­ca ha si­do es­ca­sa­men­te abor­da­dos por la his­to­rio­gra­fía do­mi­ni­ca­na. Du­ran­te el si­glo XVII, lla­ma­do por va­rios his­to­ria­do­res co­mo el “si­glo de la mi­se­ria” la co­lo­nia es­pa­ño­la de San­to Do­min­go se vio in­mer­sa en una per­ma­nen­te cri­sis eco­nó­mi­ca, de­mo­grá­fi­ca y so­cial. En­tre 1650 y 1680 San­to Do­min­go fue víc­ti­ma de di­ver­sas epi­de­mias que in­flu­ye­ron en la si­tua­ción de cri­sis. A las epi­de­mias hay que agre­gar hu­ra­ca­nes, te­rre­mo­tos y se­quías que agu­di­za­ron es­ta si­tua­ción y diez­ma­ron a la po­bla­ción de es­cla­vos y pro­vo­ca­ron un ba­jo ín­di­ce de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción en ge­ne­ral. En 1651 una epi­de­mia aca­bó con una par­te de los es­cla­vos ne­gros y en 1660 una epi­de­mia de vi­rue­las ma­tó a más de 1,000 per­so­nas, in­clui­dos 500 es­cla­vos.

A par­tir del año 1666 la co­lo­nia em­pe­zó a su­frir una pro­lon­ga­da epi­de­mia de vi­rue­las, agu­di­za­da, co­mo apun­tan los his­to­ria­do­res con sa­ram­pión y di­sen­te­ría, y ca­si se­gu­ro con muy es­ca­sos re­cur­sos mé­di­cos pa­ra ha­cer­les fren­te. En 1666, una pla­ga se­có la ma­yor par­te de los ár­bo­les de ca­cao y una epi­de­mia de vi­rue­las diez­mó la po­bla­ción de la co­lo­nia. El sa­cer­do­te e his­to­ria­dor Jo­sé Luis Sáez par­tien­do de las fuen­tes del Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Ar­zo­bis­pa­do de San­to Do­min­go es­ta­ble­ce en su tra­ba­jo La epi­de­mia de vi­rue­las en San­to Do­min­go, 1666-1674, que en la ciu­dad de San­to Do­min­go mu­rie­ron 225 per­so­nas en 1667, 198 en 1668, 776 en 1669, 139 en 1670, 164 en 1671, 173 en 1672, 233 en 1673 y 171 en 1674.

Al mar­gen de la dis­cu­sión en torno a si los vi­rus y las epi­de­mias dis­tin­guen en­tre ideo­lo­gías, cla­ses y te­rri­to­rios, es ne­ce­sa­rio apun­tar que es­tas epi­de­mias afec­ta­ron no so­lo a la po­bla­ción es­cla­va, a los ni­ños y a los sec­to­res más po­bres de la co­lo­nia, sino tam­bién a fi­gu­ras pro­mi­nen­tes de la ciu­dad de San­to Do­min­go. En­tre 1666-1674, pe­re­cie­ron fi­gu­ras co­mo Fran­cis­co de la Cue­va Mal­do­na­do, ar­zo­bis­po de San­to Do­min­go (1667); Gaspar Vé­lez Man­ti­lla, oi­dor de la Real Au­dien­cia (1668); el ca­pi­tán Juan Ro­drí­guez de Al­va­ra­do (1668); el pa­dre Luis Ver­gel, S.J., rec­tor del Co­le­gio de la Com­pa­ñía de Je­sús (1668); Die­go de So­ria Par­do, te­so­re­ro de S.M. (1669); el ca­pi­tán Lo­ren­zo So­lano Mal­do­na­do, al­cal­de or­di­na­rio de San­to Do­min­go (1669); el sar­gen­to ma­yor Fer­nan­do de Mo­ron­ta Fer­nán­dez de Fuen­ma­yor (1669); el fis­cal don Juan Pi­za­rro Ca­jal y Monroy (1670); Pe­dro Serrano Pimentel, re­gi­dor de la ciu­dad de San­to Do­min­go (1671) y Pe­dro Nieto La­gu­na, re­gi­dor de la Ciu­dad de San­to Do­min­go (1674).

Las epi­de­mias con­ti­nua­ron afec­tan­do San­to Do­min­go. En 1677 hu­bo una epi­de­mia de di­sen­te­ría. Tam­bién, la fie­bre ama­ri­lla ata­có de nue­vo San­to Do­min­go en 1733 y la vi­rue­la en 1774.

¿In­flu­ye­ron las epi­de­mias en los pro­ce­sos po­lí­ti­cos y so­cia­les del si­glo XIX y XX? ¿El re­cuer­do his­tó­ri­co del im­pac­to so­cial de las gran­des epi­de­mias en el pa­sa­do pue­de apor­tar al­gu­nas lec­cio­nes a nues­tro pre­sen­te? Lo ana­li­za­mos en la si­guien­te en­tre­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.