¿Qué en­se­ña la igle­sia so­bre la cre­ma­ción de los cuer­pos?

El Caribe - - Cultura - RA­MÓN DE LA RO­SA Y CAR­PIO AR­ZO­BIS­PO DE SAN­TIA­GO

Pa­ra res­pon­der a es­ta pre­gun­ta acu­di­mos a dos do­cu­men­tos, que ci­ta­mos tex­tual­men­te: 1.- Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co. “La Igle­sia acon­se­ja vi­va­men­te que se con­ser­ve la pia­do­sa cos­tum­bre de se­pul­tar el ca­dá­ver de los di­fun­tos; sin em­bar­go, no prohí­be la cre­ma­ción, a no ser que ha­ya si­do ele­gi­da por ra­zo­nes con­tra­rias a la doc­tri­na cris­tia­na” (Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co, ca­non 1176 §3).

2.- En la ins­truc­ción “Ad re­sur­gen­dum cum Ch­ris­to” (Pa­ra re­su­ci­tar con Cris­to). Acer­ca de la se­pul­tu­ra de los di­fun­tos y la con­ser­va­ción de las ce­ni­zas en ca­so de cre­ma­ción, di­ce:

“1. Pa­ra re­su­ci­tar con Cris­to, es ne­ce­sa­rio mo­rir con Cris­to, es ne­ce­sa­rio «de­jar es­te cuer­po pa­ra ir a mo­rar cer­ca del Se­ñor» (2 Co 5, 8). Con la Ins­truc­ción Piam et cons­tan­tem del 5 de ju­lio de 1963, el en­ton­ces San­to Ofi­cio, es­ta­ble­ció que «la Igle­sia acon­se­ja vi­va­men­te la pia­do­sa cos­tum­bre de se­pul­tar el ca­dá­ver de los di­fun­tos», pe­ro agre­gó que la cre­ma­ción no es «con­tra­ria a nin­gu­na ver­dad na­tu­ral o so­bre­na­tu­ral» y que no se les ne­ga­ran los sa­cra­men­tos y los funerales a los que ha­bían so­li­ci­ta­do ser cre­ma­dos, siem­pre que es­ta op­ción no obe­dez­ca a la «ne­ga­ción de los dog­mas cris­tia­nos o por odio con­tra la re­li­gión ca­tó­li­ca y la Igle­sia». Es­te cam­bio de la dis­ci­pli­na ecle­siás­ti­ca ha si­do in­cor­po­ra­do en el Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co (1983) y en el Có­di­go de Cá­no­nes de las Igle­sias Orien­ta­les (1990).

2. La re­su­rrec­ción de Je­sús es la ver­dad cul­mi­nan­te de la fe cris­tia­na, pre­di­ca­da co­mo una par­te esen­cial del Mis­te­rio pas­cual des­de los orí­ge­nes del cris­tia­nis­mo: «Les he tras­mi­ti­do en pri­mer lu­gar, lo que yo mis­mo re­ci­bí: Cris­to mu­rió por nues­tros pe­ca­dos, con­for­me a la Es­cri­tu­ra. Fue se­pul­ta­do y re­su­ci­tó al ter­cer día, de acuer­do con la Es­cri­tu­ra. Se apa­re­ció a Pe­dro y des­pués a los Do­ce» (1 Co 15,3-5).

Por su muer­te y re­su­rrec­ción, Cris­to nos li­be­ra del pe­ca­do y nos da ac­ce­so a una nue­va vi­da: «a fin de que, al igual que Cris­to fue re­su­ci­ta­do de en­tre los muer­tos… tam­bién no­so­tros vi­va­mos una nue­va vi­da» (Rm 6,4). Ade­más, el Cris­to re­su­ci­ta­do es prin­ci­pio y fuen­te de nues­tra re­su­rrec­ción fu­tu­ra: «Cris­to re­su­ci­tó de en­tre los muer­tos, co­mo pri­mi­cia de los que dur­mie­ron… del mis­mo mo­do que en Adán mue­ren to­dos, así tam­bién to­dos re­vi­vi­rán en Cris­to» (1 Co 15, 20-22).

Si es ver­dad que Cris­to nos re­su­ci­ta­rá en el úl­ti­mo día, tam­bién lo es, en cier­to mo­do, que no­so­tros ya he­mos re­su­ci­ta­do con Cris­to. En el Bau­tis­mo, de he­cho, he­mos si­do su­mer­gi­dos en la muer­te y re­su­rrec­ción de Cris­to y asi­mi­la­dos sa­cra­men­tal­men­te a él: «Se­pul­ta­dos con él en el bau­tis­mo, con él ha­béis re­su­ci­ta­do por la fe en la ac­ción de Dios, que le re­su­ci­tó de en­tre los muer­tos» (Col 2, 12). Uni­dos a Cris­to por el Bau­tis­mo, los cre­yen­tes par­ti­ci­pan ya real­men­te en la vi­da ce­les­tial de Cris­to re­su­ci­ta­do (cf. Ef 2, 6).

Gra­cias a Cris­to, la muer­te cris­tia­na tie­ne un sen­ti­do po­si­ti­vo. La vi­sión cris­tia­na de la muer­te se ex­pre­sa de mo­do pri­vi­le­gia­do en la li­tur­gia de la Igle­sia: «La vi­da de los que en ti cree­mos, Se­ñor, no ter­mi­na, se trans­for­ma: y, al des­ha­cer­se nues­tra mo­ra­da te­rre­nal, ad­qui­ri­mos una man­sión eter­na en el cie­lo». Por la muer­te, el al­ma se se­pa­ra del cuer­po, pe­ro en la re­su­rrec­ción Dios de­vol­ve­rá la vi­da in­co­rrup­ti­ble a nues­tro cuer­po trans­for­ma­do, reunién­do­lo con nues­tra al­ma. Tam­bién en nues­tros días, la Igle­sia es­tá lla­ma­da a anun­ciar la fe en la re­su­rrec­ción: «La re­su­rrec­ción de los muer­tos es es­pe­ran­za de los cris­tia­nos; so­mos cris­tia­nos por creer en ella».

3. Si­guien­do la an­ti­quí­si­ma tra­di­ción cris­tia­na, la Igle­sia re­co­mien­da in­sis­ten­te­men­te que los cuer­pos de los di­fun­tos sean se­pul­ta­dos en los ce­men­te­rios u otros lu­ga­res sa­gra­dos.

En la me­mo­ria de la muer­te, se­pul­tu­ra y re­su­rrec­ción del Se­ñor, mis­te­rio a la luz del cual se ma­ni­fies­ta el sen­ti­do cris­tiano de la muer­te, la in­hu­ma­ción es en pri­mer lu­gar la for­ma más ade­cua­da pa­ra ex­pre­sar la fe y la es­pe­ran­za en la re­su­rrec­ción cor­po­ral.

La Igle­sia, co­mo ma­dre acom­pa­ña al cris­tiano du­ran­te su pe­re­gri­na­ción te­rre­na, ofre­ce al Pa­dre, en Cris­to, el hi­jo de su gra­cia, y en­tre­ga­rá sus res­tos mor­ta­les a la tie­rra con la es­pe­ran­za de que re­su­ci­ta­rá en la glo­ria.

En­te­rran­do los cuer­pos de los fie­les di­fun­tos, la Igle­sia con­fir­ma su fe en la re­su­rrec­ción de la car­ne, y po­ne de re­lie­ve la al­ta dig­ni­dad del cuer­po hu­mano co­mo par­te in­te­gran­te de la per­so­na con la cual el cuer­po com­par­te la his­to­ria. No pue­de per­mi­tir, por lo tan­to, ac­ti­tu­des y ri­tua­les que im­pli­quen con­cep­tos erró­neos de la muer­te, con­si­de­ra­da co­mo anu­la­ción de­fi­ni­ti­va de la per­so­na, o co­mo mo­men­to de fu­sión con la Ma­dre na­tu­ra­le­za o con el uni­ver­so, o co­mo una etapa en el pro­ce­so de re-en­car­na­ción, o co­mo la li­be­ra­ción de­fi­ni­ti­va de la “pri­sión” del cuer­po.

Ade­más, la se­pul­tu­ra en los ce­men­te­rios u otros lu­ga­res sa­gra­dos res­pon­de ade­cua­da­men­te a la com­pa­sión y el res­pe­to de­bi­do a los cuer­pos de los fie­les di­fun­tos, que me­dian­te el Bau­tis­mo se han con­ver­ti­do en tem­plo del Es­pí­ri­tu San­to y de los cua­les, «co­mo he­rra­mien­tas y va­sos, se ha ser­vi­do pia­do­sa­men­te el Es­pí­ri­tu pa­ra lle­var a ca­bo mu­chas obras bue­nas».

To­bías el jus­to es elo­gia­do por los mé­ri­tos ad­qui­ri­dos an­te Dios por ha­ber se­pul­ta­do a los muer­tos, y la Igle­sia con­si­de­ra la se­pul­tu­ra de los muer­tos co­mo una obra de mi­se­ri­cor­dia cor­po­ral.

Por úl­ti­mo, la se­pul­tu­ra de los cuer­pos de los fie­les di­fun­tos en los ce­men­te­rios u otros lu­ga­res sa­gra­dos fa­vo­re­ce el re­cuer­do y la ora­ción por los di­fun­tos por par­te de los fa­mi­lia­res y de to­da la co­mu­ni­dad cris­tia­na, y la ve­ne­ra­ción de los már­ti­res y san­tos.

Me­dian­te la se­pul­tu­ra de los cuer­pos en los ce­men­te­rios, en las igle­sias o en las áreas a ellos de­di­ca­das, la tra­di­ción cris­tia­na ha cus­to­dia­do la co­mu­nión en­tre los vi­vos y los muer­tos, y se ha opues­to a la ten­den­cia a ocul­tar o pri­va­ti­zar el even­to de la muer­te y el sig­ni­fi­ca­do que tie­ne pa­ra los cris­tia­nos.

4. Cuan­do ra­zo­nes de ti­po hi­gié­ni­cas, eco­nó­mi­cas o so­cia­les lle­ven a op­tar por la cre­ma­ción, és­ta no de­be ser con­tra­ria a la vo­lun­tad ex­pre­sa o ra­zo­na­ble­men­te pre­sun­ta del fiel di­fun­to, la Igle­sia no ve ra­zo­nes doc­tri­na­les pa­ra evi­tar es­ta prác­ti­ca, ya que la cre­ma­ción del ca­dá­ver no to­ca el al­ma y no im­pi­de a la om­ni­po­ten­cia di­vi­na re­su­ci­tar el cuer­po y por lo tan­to no con­tie­ne la ne­ga­ción ob­je­ti­va de la doc­tri­na cris­tia­na so­bre la in­mor­ta­li­dad del al­ma y la re­su­rrec­ción del cuer­po.

La Igle­sia si­gue pre­fi­rien­do la se­pul­tu­ra de los cuer­pos, por­que con ella se de­mues­tra un ma­yor apre­cio por los di­fun­tos; sin em­bar­go, la cre­ma­ción no es­tá prohi­bi­da, «a no ser que ha­ya si­do ele­gi­da por ra­zo­nes con­tra­rias a la doc­tri­na cris­tia­na».

En au­sen­cia de ra­zo­nes con­tra­rias a la doc­tri­na cris­tia­na, la Igle­sia, des­pués de la ce­le­bra­ción de las exe­quias, acom­pa­ña la cre­ma­ción con es­pe­cia­les in­di­ca­cio­nes li­túr­gi­cas y pas­to­ra­les, te­nien­do un cui­da­do par­ti­cu­lar pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de es­cán­da­lo o in­di­fe­ren­cia re­li­gio­sa.

5. Si por ra­zo­nes le­gí­ti­mas se op­ta por la cre­ma­ción del ca­dá­ver, las ce­ni­zas del di­fun­to, por re­gla ge­ne­ral, de­ben man­te­ner­se en un lu­gar sa­gra­do, es de­cir, en el ce­men­te­rio o, si es el ca­so, en una igle­sia o en un área es­pe­cial­men­te de­di­ca­da a tal fin por la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca com­pe­ten­te.

Des­de el prin­ci­pio, los cris­tia­nos han de­sea­do que sus di­fun­tos fue­ran ob­je­to de ora­cio­nes y re­cuer­do de par­te de la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Sus tum­bas se con­vir­tie­ron en lu­ga­res de ora­ción, re­cuer­do y re­fle­xión. Los fie­les di­fun­tos son par­te de la Igle­sia, que cree en la co­mu­nión «de los que pe­re­gri­nan en la tie­rra, de los que se pu­ri­fi­can des­pués de muer­tos y de los que go­zan de la bie­na­ven­tu­ran­za ce­les­te, y que to­dos se unen en una so­la Igle­sia».

La con­ser­va­ción de las ce­ni­zas en un lu­gar sa­gra­do pue­de ayu­dar a re­du­cir el ries­go de sus­traer a los di­fun­tos de la ora­ción y el re­cuer­do de los fa­mi­lia­res y de la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Así, ade­más, se evi­ta la po­si­bi­li­dad de ol­vi­do, fal­ta de res­pe­to y ma­los tra­tos, que pue­den so­bre­ve­nir so­bre to­do una vez pa­sa­da la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, así co­mo prác­ti­cas in­con­ve­nien­tes o su­pers­ti­cio­sas.

6. Por las ra­zo­nes men­cio­na­das an­te­rior­men­te, no es­tá per­mi­ti­da la con­ser­va­ción de las ce­ni­zas en el ho­gar. Só­lo en ca­sos de gra­ves y ex­cep­cio­na­les cir­cuns­tan­cias, de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes cul­tu­ra­les de ca­rác­ter lo­cal, el Or­di­na­rio, de acuer­do con la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal o con el Sí­no­do de los Obis­pos de las Igle­sias Orien­ta­les, pue­de con­ce­der el per­mi­so pa­ra con­ser­var las ce­ni­zas en el ho­gar. Las ce­ni­zas, sin em­bar­go, no pue­den ser di­vi­di­das en­tre los di­fe­ren­tes nú­cleos fa­mi­lia­res y se les de­be ase­gu­rar res­pe­to y con­di­cio­nes ade­cua­das de con­ser­va­ción.

7. Pa­ra evi­tar cual­quier ma­len­ten­di­do pan­teís­ta, na­tu­ra­lis­ta o nihi­lis­ta, no sea per­mi­ti­da la dis­per­sión de las ce­ni­zas en el ai­re, en la tie­rra o en el agua o en cual­quier otra for­ma, o la con­ver­sión de las ce­ni­zas en re­cuer­dos con­me­mo­ra­ti­vos, en pie­zas de jo­ye­ría o en otros ar­tícu­los, te­nien­do en cuen­ta que pa­ra es­tas for­mas de pro­ce­der no se pue­den in­vo­car ra­zo­nes hi­gié­ni­cas, so­cia­les o eco­nó­mi­cas que pue­den mo­ti­var la op­ción de la cre­ma­ción.

8. En el ca­so de que el di­fun­to hu­bie­ra dis­pues­to la cre­ma­ción y la dis­per­sión de sus ce­ni­zas en la na­tu­ra­le­za por ra­zo­nes con­tra­rias a la fe cris­tia­na, se le han de ne­gar las exe­quias, de acuer­do con la nor­ma del de­re­cho” (Ins­truc­ción Ad re­sur­gen­dum cum Ch­ris­to, agos­to 2016).

CERTIFICO que cons­tan aquí, li­te­ral­men­te, dos do­cu­men­tos de la Igle­sia so­bre la cre­ma­ción.

DOY FE en San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros a los die­ci­sie­te (17) días del mes de ju­nio del año del Se­ñor dos mil vein­te (2020).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.