Una mo­di­fi­ca­ción pre­su­pues­ta­ria efí­me­ra

El Caribe - - Panorama - PAVEL ISA CON­TRE­RAS ECO­NO­MIS­TA pavel.isa.con­tre­ras@gmail.com Twit­ter: @isa­pa­vel

Re­cien­te­men­te el go­bierno so­me­tió an­te las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas un pro­yec­to pa­ra mo­di­fi­car la ley de pre­su­pues­to de 2020. La cri­sis eco­nó­mi­ca aso­cia­da epi­de­mia del SARS-COV-2 y a las me­di­das de dis­tan­cia­mien­to so­cial des­ca­rri­la­ron to­das las pro­yec­cio­nes eco­nó­mi­cas, las es­ti­ma­cio­nes de in­gre­sos pú­bli­cos y las obli­ga­cio­nes de gas­to pú­bli­co so­bre el ni­vel pre­vis­to. Tam­bién los com­pro­mi­sos de la deu­da pú­bli­ca au­men­ta­ron de­bi­do a una de­va­lua­ción del pe­so ma­yor a la pre­vis­ta.

Es­te ar­tícu­lo pro­vee una sín­te­sis co­men­ta­da de la pro­pues­ta gu­ber­na­men­tal y de lo que im­pli­ca. Sin em­bar­go, hay un preám­bu­lo que es ne­ce­sa­rio ha­cer. Los y las co­le­gas del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pre­su­pues­to (DIGEPRES) ha­rían un gran ser­vi­cio si, jun­to al pro­yec­to de ley, pre­sen­tan al país un do­cu­men­to ex­pli­ca­ti­vo de sus as­pec­tos fun­da­men­ta­les. Co­mo otros del pa­sa­do, es­te pro­yec­to de mo­di­fi­ca­ción pre­su­pues­ta­ria es opa­co e im­pe­ne­tra­ble, un ver­da­de­ro pe­ñón de gra­ni­to que obli­ga a lar­gas ho­ras de tra­ba­jo del ojo es­pe­cia­li­za­do, sin se­gu­ri­dad de lo­grar en­ten­der to­dos sus as­pec­tos. La res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen pa­ra con la trans­pa­ren­cia de­be­ría obli­gar­les a ex­pli­car, no só­lo a los le­gis­la­do­res sino al país, de qué se tra­ta es­te nue­vo pre­su­pues­to. Si bien no de­be in­cluir­se en el pro­yec­to de ley, es tam­bién es re­le­van­te que las au­to­ri­da­des sean más trans­pa­ren­tes y pro­vean más de­ta­lles so­bre el des­tino es­pe­cí­fi­co de los gas­tos que se in­cre­men­tan y del in­cre­men­to en las obli­ga­cio­nes de deu­da.

En­tran­do en ma­te­ria, los gran­des nú­me­ros de la pro­pues­ta no son muy di­fe­ren­tes a lo que se es­pe­ra­ba y de los que ha­bía anun­cia­do el Mi­nis­tro de Ha­cien­da ha­ce va­rias se­ma­nas. Es­tos se pue­den re­su­mir en los si­guien­tes ocho pun­tos.

Pri­me­ro, se re­du­cen las es­ti­ma­cio­nes de in­gre­sos ca­si 78 mil mi­llo­nes de pe­sos. Es­to es una caí­da de más de 10% res­pec­to a la ori­gi­nal y aho­ra los ubi­ca en 673 mil mi­llo­nes. Sin em­bar­go, es­ta pa­re­ce una es­ti­ma­ción op­ti­mis­ta aso­cia­da a una pro­yec­ción igual­men­te es­pe­ran­za­da de que la eco­no­mía no va a de­cre­cer. De­sa­for­tu­na­da­men­te, lo más pro­ba­ble es que los in­gre­sos ter­mi­nen ubi­cán­do­se no­ta­ble­men­te por de­ba­jo de esa ci­fra por­que la pro­duc­ción real cae­rá. Esas son las pre­vi­sio­nes do­mi­nan­tes en­tre ex­per­tos y en­ti­da­des es­pe­cia­li­za­das. Por ejem­plo, Fitch Ra­tings es­ti­mó un cre­ci­mien­to del PIB real de -3.5% y la es­ti­ma­ción de The Economist In­te­lli­gen­ce Unit lo ubi­ca en -6.5%. Si la con­trac­ción del PIB real fue­se de 5% y si no hu­bie­se pos­po­si­cio­nes de com­pro­mi­sos tri­bu­ta­rios des­de 2020 has­ta 2021, los in­gre­sos del Go­bierno Cen­tral po­drían ubi­car­se en más de 25 mil mi­llo­nes por de­ba­jo de lo pro­pues­to en la pie­za de en­mien­da pre­su­pues­ta­ria. Eso se­gu­ra­men­te obli­ga­rá a rea­li­zar una nue­va mo­di­fi­ca­ción.

Se­gun­do, sor­pren­den­te­men­te, es­ti­ma in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios por 29.2 mil mi­llo­nes de pe­sos. Es­ta es una ci­fra inau­di­ta. Equi­va­le a ca­si el 4% de los in­gre­sos ini­cial­men­te es­ti­ma­dos pa­ra el año. Es cier­to que, de ese mon­to, 13, 250 mi­llo­nes o 45% del to­tal, tie­nen un ori­gen cla­ro y co­no­ci­do: fon­dos no uti­li­za­dos del Ins­ti­tu­to Do­mi­ni­cano de Pre­ven­ción y Pro­tec­ción de Ries­gos La­bo­ra­les (IDOPPRIL) cu­yo po­si­ble uso ha­bía es­ta­do sien­do dis­cu­ti­do des­de ha­ce un tiem­po. A pe­sar de eso, el res­to, que su­ma ca­si 16 mil mi­llo­nes de pe­sos, es una ci­fra in­só­li­ta y su­gie­re que hay más re­cur­sos dis­po­ni­bles de lo que el go­bierno ha es­ta­do dis­pues­to a re­co­no­cer o que las ins­ti­tu­cio­nes apor­tan­tes (FONPER, ETED, Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos, TSS y el Fon­do de Desa­rro­llo Vial) fue­ron ex­pri­mi­das de tal for­ma que han que­da­do en una po­si­ción ex­tre­ma­da­men­te pre­ca­ria, la cual ame­ri­ta­rá ser sub­sa­na­da en el fu­tu­ro pró­xi­mo.

De no ha­ber si­do por esos re­cur­sos, los in­gre­sos hu­bie­sen si­do 106 mil mi­llo­nes de pe­sos (14%) me­nos de lo pre­su­pues­ta­do ori­gi­nal­men­te.

Ter­ce­ro, au­men­ta las ero­ga­cio­nes to­ta­les del Go­bierno Cen­tral en 73.2 mil mi­llo­nes. Es­to es 7.3% más que en el pre­su­pues­to ori­gi­nal. De esos, 45.6 mil mi­llo­nes se­rían gas­tos y 27.6 mil mi­llo­nes son pa­ra pa­gar deu­da pú­bli­ca. Co­mo re­sul­ta­do de la de­va­lua­ción, el ser­vi­cio de la deu­da me­di­da en pe­sos se ha in­cre­men­ta­do. Del to­tal del au­men­to del gas­to, se asig­nan ca­si 13 mil mi­llo­nes de pe­sos pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y 4.7 mil mi­llo­nes pa­ra el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca.

Se ha co­no­ci­do que, pa­ra en­fren­tar la epi­de­mia, el go­bierno pre­vé ter­mi­nar gas­tan­do unos 64 mil mi­llo­nes de pe­sos. Ca­si la to­ta­li­dad es pa­ra fi­nan­ciar los nue­vos pro­gra­mas e in­ter­ven­cio­nes en pro­tec­ción so­cial y en sa­lud aso­cia­dos a la res­pues­ta.

Cuar­to, se re­ubi­can re­cur­sos por 18.2

Ese pre­su­pues­to, el cual to­da­vía ne­ce­si­ta en­con­trar 137 mil mi­llo­nes de pe­sos que no tie­ne en es­te mo­men­to, de­ja al es­ta­do “en el cha­sis”, sin ca­pa­ci­dad pa­ra ma­nio­brar más allá de ju­lio o agos­to y pa­ra res­pon­der a la cri­sis co­mo se de­be”.

mil mi­llo­nes de pe­sos. Lla­ma la aten­ción que, en es­ta co­yun­tu­ra, se re­duz­can los re­cur­sos asig­na­dos al Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo por ca­si 1,200 mi­llo­nes. Las prin­ci­pa­les en­ti­da­des be­ne­fi­cia­rias son la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca con más de 5 mil mi­llo­nes de pe­sos, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca con 3,800 mi­llo­nes y la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral con ca­si 5 mil mi­llo­nes.

Quin­to, el dé­fi­cit pú­bli­co más que se du­pli­ca. Co­mo re­sul­ta­do de la caí­da en los in­gre­sos, el au­men­to de los gas­tos y el au­men­to en los pa­gos de deu­da pú­bli­ca, el dé­fi­cit pú­bli­co es­ti­ma­do pa­sa­rá des­de al­go más de 110 mil mi­llo­nes has­ta 233 mil mi­llo­nes de pe­sos. Es­ta ci­fra no es ex­pli­ci­ta­da en el pro­yec­to de ley, pe­ro se pue­de es­ti­mar a par­tir de los da­tos que con­tie­ne.

Sex­to, la emi­sión to­tal de deu­da en 2020 se­ría de ca­si 400 mil mi­llo­nes de pe­sos o 7 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Es­to es 151 mil mi­llo­nes de pe­sos o unos 2,600 mi­llo­nes de dó­la­res más que el mon­to con­sig­na­do en el pre­su­pues­to ori­gi­nal que era de unos 246 mil mi­llo­nes de pe­sos o 4,400 mi­llo­nes de dó­la­res. El go­bierno pro­po­ne que el 90% de to­do el in­cre­men­to en el fi­nan­cia­mien­to adi­cio­nal ne­ce­sa­rio sea pro­vis­to por fuen­tes ex­ter­nas.

Has­ta abril, el go­bierno ha­bía ob­te­ni­do re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar sus ope­ra­cio­nes por 165 mil mi­llo­nes de pe­sos. Eso sig­ni­fi­ca que le fal­ta­ba por con­tra­tar 81 mil mi­llo­nes pa­ra completar el vie­jo pre­su­pues­to. De ser apro­ba­do el nue­vo pre­su­pues­to, el go­bierno ten­dría que bus­car 232 mil mi­llo­nes o unos 4 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

De ese fal­tan­te, sin em­bar­go, ya con­si­guió una par­te, pre­su­mi­ble­men­te unos 95 mil mi­llo­nes. Es­to in­clu­ye los cré­di­tos del FMI y del Ban­co Mun­dial por 800 mi­llo­nes de dó­la­res (cer­ca de 45 mil mi­llo­nes de pe­sos) y el fi­nan­cia­mien­to del Ban­co Cen­tral por 12 mil mi­llo­nes, to­dos ellos in­clui­dos en la pie­za pa­ra fi­nes de san­ción le­gis­la­ti­va. Tam­bién in­clu­ye los 40 mil mi­llo­nes de bo­nos emi­ti­dos y ad­qui­ri­dos por las AFP. De tal for­ma que el fi­nan­cia­mien­to adi­cio­nal que ha­bría que lo­grar pa­ra ce­rrar la bre­cha es de 137 mil mi­llo­nes de pe­sos o 2,400 mi­llo­nes de dó­la­res.

Sép­ti­mo, el mon­to de las trans­fe­ren­cias anua­les pa­ra re­ca­pi­ta­li­zar al Ban­co Cen­tral es re­cor­ta­do has­ta me­nos de la mi­tad de lo apro­ba­do en el pre­su­pues­to ori­gi­nal. Se lle­va­ría has­ta al­go más de 12 mil mi­llo­nes, sien­do que el mon­to ini­cial es­ti­pu­la­do era de unos 28 mil mi­llo­nes (0.6% del PIB).

Oc­ta­vo, se au­to­ri­za a un ma­yor en­deu­da­mien­to de las EDEs. La ley au­to­ri­za­ría a que, con el ob­je­ti­vo de que ha­gan fren­te al im­pac­to de la cri­sis en la co­bran­za, és­tas in­cre­men­ten el to­pe de la deu­da con­tra­ta­da con ban­cos co­mer­cia­les des­de 20 mil mi­llo­nes has­ta 30 mil mi­llo­nes. Es­te pun­to tam­bién lla­ma la aten­ción por­que con la drás­ti­ca caí­da en los pre­cios del pe­tró­leo y la en­tra­da en operación de la Cen­tral Ter­moe­léc­tri­ca Pun­ta Ca­ta­li­na, los pre­cios de ge­ne­ra­ción de­ben ha­ber caí­do y con ello las pér­di­das de las dis­tri­bui­do­ras. Es­to po­dría es­tar su­po­nien­do que los co­bros de las EDEs se han des­plo­ma­do tan­to que han más que com­pen­sa­do la re­duc­ción en los pre­cios de la ener­gía.

A pe­sar de que los nú­me­ros ex­pues­tos pa­re­cen gi­gan­tes, la ver­dad es que esos cam­bios y el fi­nan­cia­mien­to ne­ce­sa­rio pen­dien­te de con­se­guir ape­nas ser­vi­rán pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des más in­me­dia­tas aso­cia­das a la res­pues­ta a la epi­de­mia y pa­ra sos­te­ner las ope­ra­cio­nes del go­bierno has­ta fi­nal de año. Eso sig­ni­fi­ca que ese pre­su­pues­to no da pa­ra ex­ten­der más allá de ju­nio los pro­gra­mas de com­pen­sa­ción so­cial. Tam­po­co pa­ra fi­nan­ciar un pro­gra­ma de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de en­ver­ga­du­ra. Las con­se­cuen­cias de des­man­te­lar la pro­tec­ción del em­pleo y las trans­fe­ren­cias a la po­bla­ción po­bre y vul­ne­ra­ble se­rían desas­tro­sas. Tam­bién lo se­ría no ha­cer na­da fren­te al co­lap­so de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca por­que sig­ni­fi­ca­ría acep­tar un ni­vel de des­em­pleo in­aguan­ta­ble.

En po­cas pa­la­bras, ese pre­su­pues­to, el cual to­da­vía ne­ce­si­ta en­con­trar 137 mil mi­llo­nes de pe­sos que no tie­ne en es­te mo­men­to, de­ja al es­ta­do “en el cha­sis”, sin ca­pa­ci­dad pa­ra ma­nio­brar más allá de ju­lio o agos­to y pa­ra res­pon­der a la cri­sis co­mo se de­be.

Es­ta es, por lo tan­to, una mo­di­fi­ca­ción efí­me­ra. De­be­rá ser se­gui­da por otra a par­tir de agos­to que com­pro­me­ta mu­chos más re­cur­sos pa­ra la pro­tec­ción so­cial y la re­cu­pe­ra­ción. Pa­ra fi­nan­ciar eso, no ha­brá otra al­ter­na­ti­va que au­men­tar aún más el dé­fi­cit pú­bli­co en 2020 y con­tra­tar más deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.