La jus­ti­cia en la pan­de­mia

El Caribe - - Opiniones -

LA PAN­DE­MIA lo pa­ra­li­zó to­do. Im­pac­tó to­do y to­da­vía son mu­chos los da­ños que si­gue su­frien­do la hu­ma­ni­dad, en cues­tio­nes bá­si­cas y fun­da­men­ta­les, y en lo prin­ci­pal, la sa­lud y la vi­da.

Al­gu­nas ac­ti­vi­da­des esen­cia­les pa­ra la so­bre­vi­ven­cia fun­cio­na­ron siem­pre y de­ben con­ti­nuar, otras se han ido in­cor­po­ran­do en lo que las po­bla­cio­nes de los di­fe­ren­tes paí­ses van apren­dien­do so­bre el co­ro­na­vi­rus.

Más allá de la so­bre­vi­ven­cia ma­te­rial, es­tá la sal­va­guar­da de las cues­tio­nes con­sus­tan­cia­les a la vi­da hu­ma­na, co­mo sus de­re­chos, y den­tro de ellos, la vi­gen­cia de ins­ti­tu­cio­nes co­mo la jus­ti­cia, que aún en me­dio de las peo­res cir­cuns­tan­cias, de­be pre­va­le­cer co­mo ga­ran­te de las re­la­cio­nes en­tre los in­di­vi­duos, en­tre los in­di­vi­duos y las ins­ti­tu­cio­nes, en­tre el po­der es­ta­ble­ci­do y los go­ber­na­dos.

Sin una ad­mi­nis­tra­ción del ré­gi­men ju­di­cial, la so­cie­dad re­tro­ce­de a las ti­nie­blas de la ti­ra­nía. Du­ran­te una pan­de­mia que lo ame­na­za to­do, los res­pon­sa­bles de la jus­ti­cia de­ben ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que las per­so­nas no pier­dan su con­di­ción, a con­se­cuen­cia de la dis­mi­nu­ción de sus de­re­chos.

Es­ta in­quie­tud no es el pro­duc­to de la de­man­da del de­re­cho al tra­ba­jo de los abo­ga­dos que pre­sio­nan por­que los tri­bu­na­les abran y que los res­pon­sa­bles del po­der ju­di­cial vuel­van a sus pues­tos.

No. Es la vi­gen­cia del es­ta­do de de­re­cho. Y es que el po­der ju­di­cial no de­be per­mi­tir que mue­ra.

En tal vir­tud, co­rres­pon­de al pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia bus­car los me­dios pa­ra que los de­re­chos de los pri­va­dos de li­ber­tad, de las per­so­nas con pro­ce­sos en desa­rro­llo, de to­dos aque­llos que as­pi­ran a re­cu­pe­rar sus vi­das fue­ra de las cár­ce­les, no sean víc­ti­mas de la pro­pia jus­ti­cia o de una jus­ti­cia tar­día.

Tam­bién en­tran aquí los in­tere­ses en jue­go en la so­cie­dad eco­nó­mi­ca y so­cial, que tam­bién pa­san por la ins­tan­cia ju­di­cial, lla­ma­da a di­ri­mir los asun­tos de su com­pe­ten­cia.

En po­cas pa­la­bras, que el Po­der Ju­di­cial de­be ex­plo­rar las vías, más allá de los lla­ma­dos jui­cios vir­tua­les, pa­ra que la jus­ti­cia vuel­va ple­na­men­te por sus fue­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.