Vi­vir a to­pe has­ta mo­rir

El Caribe - - Opiniones - IDALIA HAROLINA PAYANO TOLENTINO

Se­ñor di­rec­tor. Se di­ce que nues­tro bien más pre­cia­do es la vi­da, el he­cho de te­ner un cuer­po ca­paz de res­pi­rar y ha­cer mi­les y mi­les de fun­cio­nes vi­ta­les en au­to­má­ti­co, y po­seer el don del ra­cio­ci­nio, es una ma­ni­fes­ta­ción pri­mor­dial de la vi­da y su li­bre al­be­drío. Con­tar con el tiem­po, co­mo alia­do pa­ra po­der ma­ni­fes­tar­nos co­mo en­tes hu­ma­nos an­dan­tes, pen­san­tes e in­te­li­gen­tes, vie­ne a com­ple­men­tar ese pre­cia­do bien, por­que

¿Qué re­sul­ta ser la vi­da si no con­ta­mos con el tiem­po pa­ra po­der­la ma­te­ria­li­zar, y dis­fru­tar nues­tros ma­yo­res an­he­los? Se­ria igual que cual­quier otra vi­da ani­mal, ve­ge­tal o mi­ne­ral, sin más pa­sión que la me­ra exis­ten­cia.

Te­ner vi­da y no dis­po­ner de tiem­po pa­ra dis­fru­tar­la, sa­bo­rear­la y res­pi­rar­la a to­do pul­món, es real­men­te te­ner vi­da sin pri­vi­le­gios, co­mo el res­to de los se­res vi­vos. Te­ner un cuer­po ac­ti­vo, pe­ro per­ma­ne­cer en un es­ta­do de pa­rá­li­sis o iner­cia men­tal, co­mo cuan­do ac­tua­mos de mo­do in­cons­cien­te, sin pen­sar por no­so­tros mis­mos, víc­ti­mas de la ma­ni­pu­la­ción so­cial, es man­te­ner­nos al mar­gen de la vi­da, y la ale­gría que pro­du­ce vi­vir­la a to­pe. En ca­so con­tra­rio, don­de el cuer­po apa­ren­ta es­tar iner­te pe­ro la men­te pue­de se­guir ac­ti­va, co­mo cuan­do su­fri­mos da­ños se­ve­ros y te­ne­mos li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas aun­que no men­ta­les, es tam­bién man­te­ner­nos al mar­gen de la vi­da y sus ale­grías, y al te­ner cla­ri­dad men­tal, la im­po­ten­cia nos cau­sa un su­fri­mien­to ma­yor.

El tiem­po vie­ne a com­ple­men­tar ese te­so­ro des­de el mo­men­to de la concepción, pa­ra cre­cer y desa­rro­llar­nos, na­cer y ma­ni­fes­tar­nos ejer­cien­do de ni­ño, ado­les­cen­te, jo­ven, ma­yor y an­ciano... pe­ro al su­mer­gir­nos en una so­cie­dad hi­per­ac­ti­va y de­man­dan­te, tiem­po es de lo que me­nos dis­po­ne­mos, de­bi­do a las múl­ti­ples co­sas en las que nos in­vo­lu­cra­mos, o a la fal­ta de va­lor pa­ra de­cir “No” y so­me­ter­nos a esa es­cla­vi­tud la­bo­ral o apa­sio­nan­te­men­te en­fer­mi­za que nos ro­ba la vi­da sin per­ca­tar­nos de ello.

Sien­do así, si al­go de­be­mos va­lo­rar es que nos re­ga­len de su tiem­po, por eso no de­be­mos com­pro­me­ter­nos si no es­ta­mos se­gu­ros de po­der cum­plir, es muy feo de­jar plan­ta­do a quien nos es­tá re­ga­lan­do ese pre­cia­do tiem­po, o más feo aún, fa­llar­le al que es­tá en pro­ble­mas, ne­ce­si­ta com­pa­ñía o ayu­da y al ofre­cér­se­la, de­ja de se­guir so­li­ci­tán­do­la pues con­fía en no­so­tros.

Lo que va, vie­ne, el que da, re­ci­be y to­do vuel­ve co­mo un boo­me­rang, pon­ga­mos aten­ción a nues­tros ac­tos y no de­mos lo que no desea­mos re­ci­bir de vuel­ta. Va­lo­re­mos la vi­da, to­dos so­mos dig­nos de res­pe­to y con­si­de­ra­ción, to­dos te­ne­mos pro­pó­si­tos de vi­da. Hay que vi­vir el día a día, aten­tos a lo que nos ro­dea, dis­fru­tar lo que nos ofre­ce co­mo si fue­ra el úl­ti­mo, con los sen­ti­dos pues­to en ello, go­zar y agra­de­cer­lo, irra­diar sa­lud, amor y bie­nes­tar, com­par­tir ale­grías y pe­nas, y de ser po­si­ble, re­pe­tir la ha­za­ña de vi­vir a to­pe el día si­guien­te.

Por­que des­pués de to­do

¿Qué re­sul­ta ser la vi­da si no con­ta­mos con el en­torno y con to­do lo que nos ofre­ce pa­ra po­der­la com­par­tir, y dis­fru­tar nues­tros ma­yo­res an­he­los?

Pa­ra es­cri­bir a es­ta sec­ción di­rí­ja­se a: lec­to­res@el­ca­ri­be.com.do. Las car­tas no de­ben so­bre­pa­sar las 15 lí­neas y los au­to­res de­ben iden­ti­fi­car­se con su nom­bre, di­rec­ción y nú­me­ro te­le­fó­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.