El país de­be se­guir en bue­nas ma­nos

El Caribe - - Opiniones - EURI CA­BRAL eu­ri­ca­bral07@gmail.com

La Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na atra­vie­sa por uno de sus mo­men­tos his­tó­ri­cos más cru­cia­les de ca­ra al fu­tu­ro in­me­dia­to. Los gra­ves efec­tos sa­ni­ta­rios de la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus po­drían ser mí­ni­mos, an­te la com­pli­ca­da e in­cier­ta si­tua­ción eco­nó­mi­ca que nos es­pe­ra.

El co­ro­na­vi­rus ha cam­bia­do drás­ti­ca­men­te la si­tua­ción de nues­tra na­ción y de to­do el mun­do. Los re­tos eco­nó­mi­cos son mu­chos y muy di­fí­ci­les. Par­tien­do de ese gran re­to, el Pre­si­den­te y el par­ti­do que sean ele­gi­dos pa­ra con­du­cir el país a par­tir del 16 de agos­to, de­ben con­tar con su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia, ca­pa­ci­dad ge­ren­cial, vi­sión, sen­ti­do de so­li­da­ri­dad, con mu­cha hu­mil­dad y sin nin­gún víncu­lo con sec­to­res o ac­cio­nes ne­ga­ti­vos pa­ra la na­ción.

En es­te mo­men­to, dos can­di­da­tos, Gon­za­lo Cas­ti­llo y Luis Abi­na­der, se per­fi­lan con po­si­bi­li­da­des de ser ele­gi­dos co­mo el pró­xi­mo Pre­si­den­te y ser los res­pon­sa­bles de con­du­cir la na­ción en es­te mo­men­to com­pli­ca­do, pa­ra po­ner­la en el ca­mino del cre­ci­mien­to y del res­ca­te de la eco­no­mía.

Luis Abi­na­der y su par­ti­do el PRM, re­pre­sen­tan un ries­go gran­de pa­ra el fu­tu­ro de nues­tro país. Luis no tie­ne nin­gu­na ex­pe­rien­cia de Es­ta­do y su equi­po eco­nó­mi­co, con muy con­ta­das ex­cep­cio­nes, no mues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra di­ri­gir la na­ción. Y lo más gra­ve aún: Se han mos­tra­do mu­chas evi­den­cias de que el PRM es­tá re­la­cio­na­do, o tie­ne víncu­los, con sec­to­res del nar­co­trá­fi­co, y que en su bo­le­ta con­gre­sio­nal y mu­ni­ci­pal in­clu­ye­ron per­so­nas vin­cu­la­dos al mun­do de las dro­gas, con ex­pe­dien­tes cri­mi­na­les pen­dien­tes y que in­clu­so, han fal­si­fi­ca­do do­cu­men­tos ofi­cia­les pa­ra po­der op­tar por esos car­gos.

El PRM y Luis Abi­na­der son un gran ries­go pa­ra la na­ción. So­lo de­be­mos te­ner en con­si­de­ra­ción que su je­fe de cam­pa­ña co­me­tió la osa­día de lla­mar a vo­tar por Ya­mil Abreu Na­va­rro, un re­co­no­ci­do nar­co­tra­fi­can­te de he­roí­na, con va­rios ex­pe­dien­tes cri­mi­na­les. Eso tie­ne gra­ves im­pli­ca­cio­nes. Y más aún por el he­cho de que ese nar­co­tra­fi­can­te del Sur, era miem­bro de la di­rec­ción na­cio­nal del PRM, se­gún cons­ta en la in­ves­ti­ga­ción de las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les. A ese ca­so de Abreu Na­va­rro, se su­man otros, de nar­cos que han si­do de­nun­cia­dos co­mo par­te de la bo­le­ta del PRM.

El PLD y Gon­za­lo Cas­ti­llo son las bue­nas ma­nos en que de­be con­ti­nuar el país. Re­pre­sen­tan un equi­po de gen­tes ex­pe­ri­men­ta­das, ca­pa­ces de di­ri­gir la na­ción con efi­ca­cia y con am­plias po­si­bi­li­da­des de re­to­mar el di­na­mis­mo de la eco­no­mía, del cual ese mis­mo equi­po ha si­do res­pon­sa­ble des­de ha­ce ca­si dos dé­ca­das.

A pe­sar de sus erro­res y li­mi­ta­cio­nes, los go­bier­nos del PLD, tan­to los tres pe­río­dos de Leo­nel co­mo los dos de Da­ni­lo, han si­do de mu­cho be­ne­fi­cio pa­ra la na­ción do­mi­ni­ca­na. La es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y un cre­ci­mien­to pro­me­dio de 6% anual, du­ran­te 16 años con­se­cu­ti­vos, han si­do re­sul­ta­do de los bue­nos go­bier­nos del PLD.

En los úl­ti­mos ocho años, son mu­chos los pun­tos po­si­ti­vos de los go­bier­nos de Da­ni­lo. La tan­da ex­ten­di­da, re­duc­ción de la po­bre­za, in­cre­men­tos sa­la­ria­les a mé­di­cos y maes­tros, in­cre­men­to de las pen­sio­nes, vi­si­tas sor­pre­sa, es­ta­bi­li­dad de la eco­no­mía, es­tan­cias infantiles, re­vo­lu­ción edu­ca­ti­va, el 9-11, la Nue­va Bar­qui­ta, for­ta­le­ci­mien­to del tu­ris­mo, Pun­ta Ca­ta­li­na, Te­le­fé­ri­co, y mu­chos más, son con­quis­tas im­por­tan­tes y fa­vo­ra­bles a la po­bla­ción, que de­ben se­guir vi­gen­tes y ser am­plia­das.

Y eso so­lo lo ga­ran­ti­zan Gon­za­lo Cas­ti­llo, Mar­ga­ri­ta Ce­de­ño y el PLD. Por eso, el país de­be se­guir en esas bue­nas ma­nos.

El au­tor es eco­no­mis­ta y co­mu­ni­ca­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.